Big data y small data: definición y diferencias

Big data y small data, definición y diferencias

En no pocas ocasiones, es posible leer diversos artículos sobre dos términos que parecen ser imprescindibles y complementarios: big data small data. A continuación, definimos en qué consiste cada uno de ellos así como las diferencias existentes entre ambos.

¿Qué es el big data?

El término hace referencia a la cantidad de datos que recibe cualquier tipo de negocio a diario. Este conjunto de datos, sus múltiples combinaciones, su variabilidad y su crecimiento es objeto de análisis por parte de las grandes compañías del mercado.

Es decir, lo que se investiga es el comportamiento de los clientes al buscar una página web en un buscador, cuántas personas se inscriben en una página web determinada, cuál es la efectividad de una campaña de email marketing y datos similares que se obtienen tanto en cualquier ordenador como en un dispositivo móvil.

Su importancia es fundamental ya que en empresas que reciben miles de solicitudes al día es esencial trazar algún tipo de plan que permita prever el comportamiento de su clientela. Además, un plan efectivo de big data permite ahorrar costes, acelera la toma de decisiones y ayuda a conocer cuál será la reacción de la clientela potencial ante el lanzamiento de un nuevo producto.

Small data, definición y características

Aunque no lo parezca, su creación fue anterior a la del big data. Fue a principios de este siglo cuando algunas compañías del sector financiero o de los seguros comenzaron a analizar la reacción de sus clientes ante la aparición de nuevas opciones comerciales.

Se basa principalmente en las siguientes características:

– El análisis del comportamiento de los clientes en las redes sociales. Se contabiliza el seguimiento positivo de cualquier tipo de entrada y se tiene en cuenta la opinión de cada usuario sobre las novedades ofertadas.

– La interacción con los clientes gracias, precisamente, a la recopilación previa de datos. El objetivo es crear productos y campañas a medida de cada persona. Además, te permite basarte en los datos y no solo en previsiones optimistas o en estudios de mercado demasiado genéricos.

– El retorno de la inversión es casi inmediato. Insistimos, siempre trabajarás con datos reales extraídos del comportamiento de tu clientela. Conocer de antemano cómo reaccionará tu cliente-tipo a cualquier producto o servicio que lances al mercado es siempre una garantía de éxito.

Apúntate gratis a las ventas online 👇👇👇

Aprende gratis el proceso para aumentar tus ventas con internet

Enviando sabes que aceptas nuestra política de privacidad.

😎 Por cierto, ¿Sabes que podemos posicionar tu web o tienda y atraer contactos? Click aquí para saber más >>

– Podrás crear perfiles CRM y crear campañas específicas para el segmento específico al que pertenece la mayoría de tu clientela.

– Es más asequible que el big data. Cualquier PYME debería aprovechar la información proveniente del small data para conseguir alcanzar sus objetivos empresariales en menos tiempo.

¿Se recomienda el uso combinado de big data y small data?

Sí y no es tan complicado como puede parecer en un primer momento. De hecho, lo que suele hacerse es convertir el big data en small data gracias a herramientas como Google Analytics. En el fondo, lo interesante es no seguir trabajando a ciegas sino tener las pistas necesarias para prever qué sucederá en el futuro.

No en vano, empresas de sectores como el turismo, la salud, la venta al por mayor o la publicidad, por citar algunos ejemplos, no dejan de apostar por hacer análisis completos en los que se combinan las dos fuentes de datos. Ir de lo general a lo particular siempre resulta efectivo para ir siempre un paso por delante de la competencia.

Sin embargo, hay que tener en cuenta una serie de aspectos imprescindibles:

– La alta volatilidad de los datos. Las tendencias en Internet van variando casi cada día. El análisis de los datos ha de llevarse a cabo con un plazo máximo de una semana para obtener unos resultados más ligados a la realidad que es, en realidad, la meta a alcanzar tras la puesta en marcha de este tipo de análisis.

– Aunque existen algunas normas ISO, como la ISO 8000, al respecto, no hay unidad alguna de criterios a la hora de leer los datos obtenidos. Es decir, cada experto tiene su manera de interpretar la información por lo que resulta imprescindible apostar solo por profesionales que tengan una experiencia demostrable en este sector.

Lo ideal es hacer un plan general en el que siempre se mantenga la separación entre ambos tipos de datos a pesar de que luego vayan a combinarse. Solo así resultará más sencillo conocer el comportamiento de todos tus clientes potenciales y determinar la forma de proceder de cada grupo de clientes dependiendo de su edad o características.

Esperamos haberte aclarado en qué consiste el big data y el small data. No dudes a la hora de poner en marcha este tipo de análisis para conseguir aumentar la efectividad de tus estrategias de marketing y, sobre todo, para conocer qué piensa exactamente tu cliente potencial de tu oferta comercial. Solo así lograrás convertir tu esfuerzo diario en una posibilidad real de aumentar tus beneficios y de recuperar la inversión fácilmente.

¿Sabes que hacemos software cloud a medida?

➝ Click para saber más sobre software cloud a medida
5/5 (2 Reviews)

¡Dale caña y haz que se enteren!