Caso de Éxito: El Ganso

El Ganso, una historia de éxito en la empresa española

Siempre es motivador hablar de compañías que han triunfado. Nada mejor que ofrezcamos ejemplos que sirvan a emprendedores como referencia y modelo a seguir. La marca El Ganso es un claro caso de éxito de una empresa pequeña española que ha sabido consolidar su proyecto.

Esta iniciativa se creó en el año 2004 en la localidad de Boadilla del Monte (Madrid). Los hermanos Álvaro y Clemente Cebrián fundaron una marca que se ha convertido en referencia en el sector de las tiendas de ropa de moda. En el recuerdo queda un inicio marcado por el sacrificio, la creatividad y mucha cabeza.

Un caso de éxito empresarial

Los cofundadores y consejeros delegados, Álvaro y Clemente, comenzaron su aventura con una inversión inicial de 32 000 euros. Consiguieron 21 000 euros de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Madrid y Avalmadrid y el resto llegó por la venta de un coche y una moto. ¿Quién les diría que abrirían puntos en el resto de mundo y alcanzarían cifras de 70 millones de euros?

Los orígenes del negocio familiar

La idea de crear este negocio surgió en Londres. Los dos hermanos aprendían inglés durante los meses de verano en esta ciudad. En este tiempo, comprobaron que en el Reino Unido existía una línea de moda totalmente desconocida en nuestro país. Por ese motivo, tras inaugurar su primera tienda en el año 2006, popularizaron unas zapatillas que descubrieron en Budapest inspiradas en un modelo del ejército eslovaco de mitad del siglo XX.

Como nos ha ocurrido prácticamente a todos, en sus inicios cometieron algunos errores. Las primeras camisas de cuadros y pantalones perdieron su color tras un solo lavado. Otro ejemplo que debemos destacar de esta falta de experiencia fue su presencia en la primera feria a la que acudieron en primavera-verano. Allí llevaron la colección de otoño-invierno. No obstante, aprendieron de los errores y su firma pronto comenzó a volar.

Su nombre es totalmente anecdótico y tiene que ver con una frase que decía su abuela Carmen: «Dejad de hacer el ganso». De ahí que decidieran apostar por esa denominación como símbolo de la marca en homenaje a este entrañable familiar.

Por otro lado, también hemos de señalar que la representativa foto del Tío José, que se tomó en Edimburgo en el año 1976, decora muchos de sus establecimientos. De hecho, no deja de ser el alma de la compañía. Ataviado con un kit escocés y bailando con los brazos en alto, es capaz de transmitir un carácter elegante, desenfadado, divertido y rebelde.

Con el paso del tiempo, esta marca fue ganando terreno en el ámbito nacional. Sin embargo, 2011 fue un año clave, ya que es cuando empezó la internacionalización de la firma.

Una empresa que apuesta por la internacionalización

Con el paso del tiempo, la compañía fue posicionándose y aumentando su presencia y prestigio en el mercado. La primera tienda que abrió en el extranjero fue en la calle Rosiers en París, situada en el barrio Le Marais.

Como ya hemos comentado, 2011 fue un año muy productivo, ya que les llevó a dar el salto a Lisboa y Santiago de Chile. Al año siguiente continuaron su expansión nacional e internacional. Estrenaron un segundo punto de venta en París y la primera tienda en Londres (en la prestigiosa Carnaby Street). En poco tiempo, la entidad se había incorporado a cinco mercados diferentes.

Por otro lado, el crecimiento a nivel nacional iba a la par y también empezaron a abrir tiendas propias en localidades como PamplonaVigoSan SebastiánGijón y Alicante. Además, decidieron instaurar puntos de venta de El Corte Inglés en varias ciudades relevantes como, por ejemplo, MadridValladolidBilbao A Coruña.

Además, la firma podía presumir de contar con un gran número de profesionales que mantenían viva la ilusión y su espíritu original. No debemos olvidar que una de las claves de su éxito radica en dar importancia a cada detalle en la confección.

Por ese motivo, sus prendas son diferentes y aportan un valor añadido. Eso, sin obviar su enorme compromiso por una sociedad respetuosa con el medio ambiente. Actualmente, la marca dispone de una amplia gama de productos masculinos y ha creado colecciones propias de mujer, niño y complementos.

Los momentos de turbulencias

Emprender es una fascinante aventura, pero sabemos que no siempre todo es de color de rosa. Los fundadores también han lidiado con problemas y han tenido que cuestionarse ciertas estrategias del mercado. La empresa vivió una década de continuo crecimiento, aunque hubo fases de cierta incertidumbre.

😎 Por cierto, ¿Sabes que podemos posicionar tu web o tienda y atraer contactos? Click aquí para saber más >>

En este sentido, la marca tuvo que plantearse ralentizar su incremento, ya que amenazaba con llevarse por delante gran parte del trabajo realizado desde su fundación. Asimismo, se valoró invertir las ganancias obtenidas para empezar desde cero tras proceder a recomprar su parte al fondo L. Catterton, el cual adquirió el 49 % del accionariado de la firma textil en el año 2015.

La empresa española ha atravesado sus vaivenes económicos y dificultades. Desde mediados del año 2018, tras hacerse de nuevo con el 100 % de la compañía, los hermanos Cebrián decidieron emprender una recuperación lenta que les llevó a facturar casi 65 millones de euros en sus casi 150 puntos de venta.

Por otra parte, hemos de resaltar la importancia de su capital humano, una plantilla formada por 630 trabajadores (cifras anteriores a la crisis provocada por el coronavirus). Los hermanos Cebrián señalan que, en momentos críticos, se requiere una gestión especial. Ellos mismos han puesto de manifiesto en más de una ocasión que la confianza es una pieza clave y que la comunicación resulta determinante en estos casos.

Por ese motivo, estamos ante un claro reflejo de cómo resurgir de las propias cenizas para afrontar y superar las dificultades empresariales. Para ellos, lo más importante es no olvidar la esencia del negocio. Por ese motivo, han sido valientes y se han reinventado continuamente para volver a empezar.

Refuerza las ventas online

En este caso, invertir en tecnología ha resultado fundamental. En el año 2016 decidió emplear 360 000 euros en proyectos digitales para impulsar las ventas a través de internet. Su canal online facturó un 75 % en el primer semestre, más que en el mismo periodo de 2015.

Este esfuerzo fue prioritario en una compañía que ya vislumbraba un cambio de cultura, forma de pensar, comunicar, distribuir y relacionarse con el cliente. La marca decidió emplear a un equipo interno de IT que se encargara de los nuevos desarrollos. Y apostó por unir el mundo online y offline como estrategia principal de crecimiento.

Muchas de estas innovaciones fueron fruto de la colaboración con startups tecnológicas para que, de este modo, los clientes pudieran financiar sus compras online. Además, la entidad dio una especial importancia a la entrega, en un par de horas, al software que recomendaba la talla adecuada, al marketing y a las redes sociales. Todos estos factores conllevaron un notable aumento de las ventas.

Hace dos años, la prensa lanzaba a la luz su acuerdo con Naiz.fit para potenciar su ecommerce. Debemos recordar que el software de Naiz.fit permite a los clientes conocer cuál es su talla más adecuada.

Esta herramienta facilita en gran medida el proceso de compra y reduce el número de devoluciones en los pedidos en línea. La colaboración de estas empresas surgió en un encuentro que tuvo lugar en el marco de Atelier by Isem, aceleradora de startups de la escuela de negocios.

Su funcionamiento en los tiempos del coronavirus

Al principio de esta pandemia, igual que muchas de las empresas del sector de la moda, la entidad se veía empujada a presentar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que afectó a unos 500 empleados (el 80 % de su plantilla).

La crisis sanitaria derivada de la COVID-19 ha dado lugar a que muchas compañías tengan que potenciar la tecnología o se reinventen. El Ganso ha decidido poner en funcionamiento a través de su página web The Community, una herramienta creada a raíz de esta situación de excepcionalidad para dar visibilidad a todas aquellas empresas que se han visto obligadas a cerrar.

En este caso, ha decidido ofrecer su propia fortaleza logística a terceros. Se ha convertido en un marketplace y se ha abierto a todos los sectores (alimentación, hogar, moda, belleza, deportes, etc.). Entre 5 y 7 compañías se podrán beneficiar de su posicionamiento online. Por su parte, la marca obtendrá un porcentaje de las ventas para poder hacer frente, entre otros, a los gastos tecnológicos, de atención al cliente y de logística.

Otra característica que no debemos pasar por alto es que ha orientado su proyecto hacia la sostenibilidad y la solidaridad. Un claro ejemplo es la donación de 1300 pares de zapatillas para auxiliares y sanitarios del hospital de la UME de IFEMA.

Como hemos podido comprobar, la marca española El Ganso es un claro referente de éxito. Ha sabido lidiar con las dificultades empresariales que se le han presentado para mantener a flote este proyecto de moda incluso en los momentos más críticos.

¿Sabes que hacemos software cloud a medida?

➝ Click para saber más sobre software cloud a medida
5/5 (1 Review)
¡Dale caña y haz que se enteren!