Caso de Éxito: Glovo

Cuando surgió Glovo fueron muchos los que se preguntaron cómo algo tan básico iba a funcionar. ¿Quién iba a pagar por un servicio así?

Hoy hablamos sobre este caso de éxito.

Glovo, la iniciativa que mejor encarna un emprendimiento de éxito

Poco tardó el tiempo en demostrar que la idea tan básica de recoger pedidos por otros había sido un dardo en el centro de la diana; un caso de éxito que vamos a desgranar. Dejaremos al descubierto un sinfín de detalles de esta empresa que ha crecido a nivel mundial en pocos años.

¿Cuándo nació Glovo como empresa?

Son muchos los que desconocen que Glovo, la app que consiste en una mensajería para particulares cuyo objeto son recados como recoger la cena, es una iniciativa española. Una iniciativa que nacía oficialmente en marzo de 2015, después de que el fundador encontrara socios capitalistas que respaldaran el proyecto, que se había basado en otras iniciativas del momento como Airbnb y Uber.

En este caso en concreto hay que saber que al tratarse de una app, no es destacable el espacio físico, sino el papel fundamental que ostentan lo que se conoce como glovers. Los encargados de llevar a cabo esos recados que ahorran tiempo a los usuarios. Los pilares fundamentales en esta empresa moderna e innovadora, con un crecimiento que podemos considerar brutal y que encarna uno de los casos de éxito mercantiles más impresionantes en esta década.

Los inicios de la revolucionaria aplicación

Es esencial saber que tras la idea inicial del catalán Óscar Pierre, ingeniero de profesión, fue esencial la confianza moral y en capital del socio cofundador de la start up: Sacha Michaud. Los dos nombres propios dentro de esta andadura empresarial, que echaba a andar con tan solo nueve empleados en 2015. Una cifra que parece imposible si se tienen en cuenta los datos actuales y los dividendos, cuando se superan ya los 1000 empleados.

Si bien en 2015 bastaron unos 100.000 euros para poner en marcha esta idea y transformarla en la primera versión de la app, en 2016 se le inyectaban 5 millones de euros para iniciar la expansión internacional, que en 2018 contaba con una inversión de más de 118 millones de euros. Números y cifras que reflejan a la perfección no solo el crecimiento de la mercantil, sino la magnitud de su éxito.

La política de esta start up: sus pilares fundamentales

La seriedad, el compromiso con los clientes y la libertad de los repartidores son en esencia la idiosincrasia de este negocio made in Spain. “Pide un Glovo y ya vamos nosotros” es el eslogan de la app catalana que mejor define su política, en la que los precios y las garantías están pactadas de antemano con los clientes.

Todo está cerrado y no solo es cuestión de precios. Incluso la manera en la que se resuelven las incidencias están más que diseñadas. Está claro que el éxito solo puede pasar hoy en día por la satisfacción de los clientes. Por una experiencia en la que exista la excelencia. Buenos servicios a precios competitivos y en el que el trato siempre es el mejor. No obstante, analizamos las claves sobre las que se levanta esta sociedad:

✅ La rapidez

Si partimos de la base de que quien contrata el servicio es alguien a quien no le apetece salir de casa para hacer él mismo el recado, la velocidad es una condición esencial y consecuente. La rapidez en el servicio será, por lo tanto, una de las claves cuando nadie está preparado ni dispuesto a esperar. Estamos en la generación del aquí y del ahora. Estamos ante la edad en la que todo lo queremos de inmediato. La empresa catalana lo supo ver desde un principio, incluyendo esta premisa entre sus políticas básicas de funcionamiento. Está claro que quien pide una cena, no la quiere comer para el desayuno como tampoco la quiere disfrutar cuando está fría.

En este sentido, es señalable que el tiempo medio de entrega de los pedidos es de menos de 25 minutos, ¿quién da más?

😎 Por cierto, ¿Sabes que podemos posicionar tu web o tienda y atraer contactos? Click aquí para saber más >>

✅ La elección de las ciudades en las que está presente no es fruto de la casualidad

Nada más lejos de la realidad. Es decir, uno de los secretos del éxito de este emprendimiento catalana es la elección de las ciudades donde está presente. Las dimensiones, la modernidad y la condición de cosmopolita son solo algunos de los denominadores comunes de las ciudades en las que opera esta app. No es casualidad que la iniciativa no opere en ciudades de menos de 50 000 habitantes.

✅ La relación de los glovers y la satisfacción de los clientes

Es importante la excelencia en el servicio. Que los clientes estén satisfechos. Un hecho que tiene que ver con los glovers o mensajeros. ¿Cómo? Premiando con incentivos las puntuaciones que obtienen de los clientes. Así, no solo es importante que el glover sea un repartidor independiente con vehículo y smartphone propio, es esencial que sea amable y diligente. A mayores o mejores valoraciones, más ingresos. Otro de los grandes secretos de la sociedad.

✅ El compromiso al máximo nivel

Otro de los grandes desafíos de la mercantil catalana ha sido la de no perder el compás. La de mantenerse en lo más alto, pese al surgimiento de otras iniciativas parecidas o del aumento de la competencia. En este sentido y sabedores de la importancia de marcar la diferencia, la aplicación integra una geolocalización por GPS que no solo permite localizar de manera inmediata al repartidor más cercano, sino que optimiza el tiempo y los recursos. Es una manera de ahorrar combustible, reducir la contaminación medioambiental en su claro compromiso con el medio ambiente.

La geolocalización, a su vez, ayuda en esa experiencia del usuario que va a poder ver el estado y el lugar donde se encuentra su pedido en todo momento.

Datos económicos llamativos de la sociedad catalana

Si particular es la empresa desde su principio a su fin, los números no escapan a esta particularidad propia cuando en 2018, la mercantil era noticia por sus ventas y sus pérdidas. Así, cabe destacar cómo la app catalana llegó a multiplicar sus ingresos hace tan solo dos años en un 268 %, alcanzando los 52 millones de euros. Sin embargo y pese a estos ingresos, sufrían hace un par de años unas pérdidas de 42 millones. Un desequilibrio que la marca justificaba con la enorme expansión internacional que estaban llevando a cabo y mostrando en todo momento la creencia en la firma.

Era entonces, cuando la propia firma anunciaba un incremento de inversiones y de captación de capital para continuar con esa expansión, pero también para inversiones en investigación y desarrollo. Desde entonces hasta ahora varias han sido las inyecciones de capital en la aplicación que este año 2020 tenía previsto salir a bolsa. Una previsión ambiciosa que se marcaba la dirección entre los años 20 y 21.

La app exitosa en datos a modo de resumen

En 2015 y con una inversión próxima a los 100 000 euros se ponía en marcha esta iniciativa empresarial que hoy, cinco años después, tiene entre sus planes estar entre las empresas que cotizan en bolsa. Inyecciones de millones de euros, una expansión inaudita e impensable en sus inicios y un modelo de negocio seguido por muchas otras iniciativas que han surgido en los últimos años.

La sencillez de la idea de la que parte el servicio, dar solución a las necesidades más básicas, hacerlo con extrema rapidez o integrar la tecnología son algunos de los secretos de este caso de éxito. Un caso en el que la constante evolución y la investigación también han tenido que ver en el desarrollo de una empresa en la que sus fundadores nunca han dejado de creer.

Además, a todo este escenario que acabamos de esbozar hay que añadir la pandemia vivida. Una circunstancia que los catalanes han sabido convertir en oportunidad. Una gran salida de negocio en mitad del desastre empresarial, cuando los restaurantes solo han tenido permitido durante un tiempo el reparto a domicilio. Una circunstancia extraordinaria en la que el reparto ha cobrado aún más protagonismo si cabe, ayudando a compensar las pérdidas sufridas por la mayoría de los negocios españoles durante la crisis del COVID-19.

La app no solo ha crecido sino que ha sabido reinventarse y evolucionar a lo largo de los años. ¿Suerte? Sí, también. Pero sobre todo una capacidad de adaptación empresarial camaleónica a una situación social y económica sometida a una revolución digital y a otros fenómenos como la pandemia que acabamos de mencionar. Otras de las grandes claves de una iniciativa, que sin duda ha sido consciente de la necesidad de marcar la diferencia con el fin de sobrevivir y de crecer.

Millones de dividendos, ambiciosos planes, un crecimiento de la plantilla y una expansión territorial es la apuesta de Glovo, que este año tiene previsto seguir sumando enteros en uno de los iconos empresariales de la década. Las alianzas, la apuesta por lo que se conoce como cocinas fantasma o la posibilidad de integrar cocineros independientes son algunas de las claves del futuro inmediato de la compañía que lejos de acobardarse, saca pecho en medio de tanta incertidumbre.

¿Sabes que hacemos software cloud a medida?

➝ Click para saber más sobre software cloud a medida
5/5 (1 Review)
¡Dale caña y haz que se enteren!