Cómo registrar una marca en España paso a paso

¿Cómo registrar una marca en España?

Estamos rodeados de marcas, es algo común en nuestro día a día, pero lo que no sabemos es que detrás de esa palabra, diseño o logotipo hay escondido un proceso de gran utilidad y muy interesante. Cómo registrar una marca comercial en España es, sin duda, una pregunta que se hacen todos los que desean proteger un proyecto, idea, empresa, producto o servicio.

No obstante, es normal que surjan dudas cuando nos embarcamos en un trámite de estas características. Como expertos en todo lo referente al marketing digital, en este artículo desvelamos las claves de este proceso para que cualquiera que esté interesado pueda realizarlo por sí mismo.

La importancia de patentar una marca en España

Aunque no es algo que sea obligatorio, registrar una marca es una poderosa herramienta de la que tanto autónomos como pymes se pueden beneficiar. Y, es que, mediante esta distinción, el Estado no solo reconoce a su creador poder para utilizar dicha marca en el mercado económico, sino que impide que otras personas puedan usarla dentro de España. De esta forma tan sencilla, podemos identificar y diferenciar nuestros productos y servicios de los de la competencia.

Antes de ponernos con todo el trámite que supone registrar una marca en España, debemos tomarnos un tiempo en definir cómo será. ¿Estará formada por solo una palabra?, ¿estará escrita en alguna tipografía especial?, ¿en qué color?, ¿irá acompañada de un logotipo?… Estas son solo algunas de las cuestiones que debemos valorar. Nuestra futura marca tendrá un papel fundamental en el éxito de nuestra empresa, por lo que no está de más abordar este proceso detenidamente e incluso obtener ayuda de expertos que nos orienten sobre el tema.

Aspectos importantes para elegir y registrar una marca

El distintivo con el que vayamos a designar nuestros productos o servicios admite múltiples posibilidades. Pueden ser palabras, símbolos, números, imágenes o una combinación de todos ellos. De este modo, nos encontramos con marcas denominativas, las cuales están constituidas por un nombre, marcas mixtas (compuestas por un nombre y un gráfico o logotipo) y, por último, marcas gráficas, que son las que constan de un logotipo o gráfico únicamente.

Este paso es esencial, ya que el signo que elijamos, además de ser clave para estructurar más adelante las estrategias de marketing y la publicidad, también las condicionará.

En cuanto a las denominaciones, en líneas generales hemos de intentar que el nombre sea corto y fácil de pronunciar, ya que cuanto más sencillo, más fácil de memorizar es. La originalidad es otra faceta a tener en cuenta si queremos llamar la atención de los posibles consumidores y destacarnos de la competencia.

Por otro lado, también es importante que nos aseguremos de que la palabra o palabras que hayamos escogido no tengan ningún significado poco apropiado en alguna de las lenguas cooficiales, sobre todo si no queremos llevarnos sorpresas si vamos a operar a nivel nacional o en alguna de estas regiones.

Asimismo, no hay que olvidarse de consultar la denominada Ley de Marcas, ya que en esta normativa se establecen algunas prohibiciones acerca de qué elementos son susceptibles de constituir marcas y cuáles no.

Apúntate gratis a las ventas online 👇👇👇

Aprende gratis el proceso para aumentar tus ventas con internet

Enviando sabes que aceptas nuestra política de privacidad.

Por último, es imprescindible que ninguna otra persona, física o jurídica, haya registrado previamente nuestra identificación o alguna muy parecida. Para ello, lo más recomendable es realizar previamente un estudio de viabilidad. A través de este proceso, se analizan aquellas marcas registradas en España que puedan entrar en conflicto con la que tenemos pensada.

Englobar la marca dentro de la clasificación de Niza

Una vez que hemos dado con el nombre idóneo y hemos comprobado que no hay ninguna traba para registrarlo, el siguiente paso es determinar cuáles son los productos y servicios que la empresa va a ofrecer con dicha denominación.

Esta es una información que necesitaremos durante el proceso de registro, ya que los bienes y servicios indicados serán los que estarán protegidos bajo la marca. Para ello, deben agruparse en alguna de las 45 clases que comprende la Clasificación de Niza. Como es lógico, las tasas de registro incrementarán en función del número de tipos que elijamos.

Esta es una decisión que hemos de tomar con sumo cuidado. Debemos tener presente que el proceso de registro no admite posteriormente la ampliación del número de clases elegidas en esta clasificación.

El solicitante

En cuanto al solicitante, el registro podrá efectuarse por cualquier persona, ya sea física o jurídica. Por otro lado, existe la posibilidad de hacerlo directamente, a través de un agente de la propiedad industrial o mediante un representante.

😎 Por cierto, ¿Sabes que podemos posicionar tu web o tienda y atraer contactos? Click aquí para saber más >>

Cómo presentar la solicitud

Una vez completados todos los pasos anteriormente citados, es el momento de presentar la solicitud. Esto se puede llevar a cabo de forma presencial o telemática. Lo más sencillo y ágil es optar por la segunda opción, ya que la Oficina Española de Patentes y Marcas tiene habilitada en su página web un apartado para realizar dicho trámite. Además, otra ventaja de utilizar la vía telemática es que conlleva una reducción del 15 % en las tasas.

De forma presencial

Si se elige esta alternativa, es preciso que descarguemos previamente el formulario de solicitud, el cual podemos presentarlo junto con el resto de la documentación en la propia Oficina Española de Patentes y Marcas, en el Centro Regional de Información de Propiedad Industrial de nuestra comunidad autónoma o haciendo uso de las oficinas de Correos.

De forma telemática

En el caso de realizar el trámite en línea, tan solo es necesario acceder a la sede electrónica de la OEPM y pinchar en «trámites para signos distintivos». A continuación, se desplegará un menú donde elegiremos el epígrafe que pone «solicitud de marcas, nombres comerciales y marcas internacionales». A partir de ahí, simplemente tendremos que ir completando con nuestros datos los diversos formularios que vayan apareciendo en pantalla.

Documentación según la marca a registrar

Además de los datos mínimos que son necesarios para presentar la solicitud, tales como identificación y firma del solicitante, declaración de que se solicita una marca o la lista de los productos o servicios a los que se aplicará, hemos de adjuntar una representación fidedigna de esta.

En este sentido, una marca puede agrupar multitud de aspectos diferentes y, atendiendo a estos, será preciso aportar una documentación u otra:

– Para aquellas identificaciones que comprendan una marca de carácter figurativo, tridimensional, de posición, patrón o color, la solicitud deberá ir acompañada de un archivo en formato gif, bmp, png, tif, tiff, jpg o jpeg. Y lo mismo para marcas sonoras que se representen mediante un pentagrama y hologramas o movimientos que quieran hacerlo mediante imágenes.

– Cuando se trate de marcas sonoras, de movimiento, hologramas o multimedia, es necesario incluir un archivo en formato MP3 o MP4.

– Por último, si la identificación en cuestión es únicamente denominativa y carente de color, disposición o caracteres especiales, únicamente se deberá indicar el nombre.

El proceso de tramitación

Tras presentar la solicitud, se abre el proceso de tramitación que, por lo general, tiene una duración de entre 6 y 12 meses. Durante este periodo de tiempo, cualquier incidencia y resolución se comunicará al solicitante a través del medio facilitado en la solicitud.

En el caso de que, finalmente, la marca resultase concedida, la resolución irá acompañada de una dirección URL en la que podremos descargar el título de registro. Si, por el contrario, el resultado fuese negativo, disponemos de un mes de plazo desde la publicación de la denegación para interponer un recurso de alzada.

La renovación de la marca

La concesión de la marca nos da el derecho a usarla de forma exclusiva por un tiempo de 10 años a partir de la fecha de solicitud. Una vez transcurrido este plazo, no debemos olvidarnos de solicitar su renovación y pagar las correspondientes tasas que establece la OEPM si queremos que nuestros productos sigan protegidos por otros 10 años. Esta acción puede hacerse indefinidamente por periodos sucesivos de la misma duración.

Es conveniente llevar a cabo esta renovación dentro de los seis meses anteriores al vencimiento. De no ser así, todavía podríamos solicitarla en un plazo de seis meses, aunque se nos aplicaría un recargo de hasta un 25 % (si se realiza en los primeros 3 meses posteriores al vencimiento) y de un 50 % en los 3 meses restantes.

En FC Networks nos ponemos a disposición de todos nuestros clientes para conseguir sus objetivos, ya que somos expertos en ayudar a las empresas a vender más y a aumentar sus contactos. En este sentido, la creación de una marca y su posterior registro son dos piezas claves para articular todo el entramado que hace posible ganar notoriedad y prestigio tanto en Internet como en el mundo real.

Conclusión

En conclusión, el proceso de cómo registrar una marca puede ser mucho más ameno y satisfactorio si se cuenta con la ayuda de los profesionales que conforman nuestra agencia de marketing digital. Nadie mejor que ellos para solventar cualquier tipo de duda que pueda surgir y asesorar en todo momento acerca de cuáles son las opciones más adecuadas en cada caso.

¿Sabes que hacemos software cloud a medida?

➝ Click para saber más sobre software cloud a medida
5/5 (1 Review)

¡Dale caña y haz que se enteren!