Errores que dañan la imagen de empresa 💀 💀💀

Los errores que dañan la imagen de empresa

¿Cuáles son los errores que dañan la imagen de un negocio?

Queremos reflexionar sobre esta cuestión en este artículo. La imagen de tu empresa se fortalece a través de la suma de diferentes factores. Incluso cuando un negocio tiene un buen posicionamiento online y transmite confianza ante el cliente, también es vulnerable por el efecto que un error puede producir en su imagen.

Suscríbete al Club donde hacemos crecer negocios

Apúntate gratis y recibe en tu mail consejos para desarrollar tu negocio gracias a las nuevas tecnologías. ¡Vamos!

En este artículo queremos presentar algunos de estos fallos corporativos que conviene evitar.

Un blog de empresa poco profesional

Muchas empresas son conscientes de la importancia que tiene el blog en la estrategia de comunicación digital. Sin embargo, la eficacia de un blog no depende de sí mismo, sino de la correcta utilización de este canal. Un blog puede causar una imagen poco profesional cuando un lector deja comentarios de manera habitual, pero casi nunca recibe una respuesta.

También, cuando la fecha del último artículo publicado está lejos del día presente. O cuando el diseño de la página es poco atractivo. Te recomendamos que no restes importancia a estos posibles fallos porque muchos clientes tienen en cuenta la información que poseen de un negocio.

Falta de estrategia de las empresas en redes sociales

Una empresa que está presente en las redes sociales debe realizar un uso profesional de estos canales. Solo a través de una correcta planificación, una entidad puede aproximarse hacia su objetivo. Por ejemplo, ofrecer una buena atención al cliente a través de las redes sociales.

Pero un error que puede cometerse en este escenario es cambiar la planificación por decisiones que no parten de una programación ordenada. En esta todos los elementos tienen un significado en relación con el contexto.

A veces ocurre que una empresa se centra principalmente en su presencia en una red social y descuida las demás. De este modo, solo añade información de manera habitual con contenido interesante en un punto en concreto.

Lentitud en la gestión de las reclamaciones

La atención al cliente es una parte muy importante de la comunicación que un negocio establece con el consumidor. Pero no solo debemos dar una solución adecuada al caso concreto, sino que también debemos hacerlo en el tiempo preciso.

Cuando esta respuesta llega tarde desde el punto de vista del cliente, la empresa puede haber roto las expectativas de este al superar los límites de la paciencia. Por tanto, es muy importante que este proceso no se eternice en el tiempo para gestionar esta información con prontitud.

La imagen de una empresa se deteriora más por la respuesta inadecuada que la entidad realiza ante esas posibles reclamaciones que por el motivo de esa posible insatisfacción. Ya que cuando un negocio resuelve con profesionalidad ese asunto sigue contando con la confianza del cliente.

Atención poco profesional

Un cliente se acerca a un negocio para elegir un producto o servicio. Una empresa puede tener un catálogo formado por una selección de artículos variados y de calidad. Pero también es fundamental que el vendedor que atiende al cliente le asesore en esta experiencia de compra.

Si la percepción que el cliente tiene de la atención recibida no es positiva, y estas valoraciones negativas se repiten de manera frecuente en diferentes personas, este es un error que produce consecuencias a largo plazo. Porque esos clientes se marchan a la competencia. Y, además, también comparten su opinión sobre esa empresa con más personas.

Por ejemplo, un cliente puede sentirse defraudado en la confianza que depositó en una empresa cuando sus expectativas se rompen de manera justificada. Así ocurre, por ejemplo, cuando el vendedor exagera las características de un producto. Esta atención poco profesional por parte del vendedor puede estar causada por distintos factores. Por ejemplo, la falta de motivación.

No estar en Internet

Actualmente, estar en Internet es una necesidad comercial para tantos negocios que se contextualizan en un sector en el que el posicionamiento online es clave. Así como un negocio cuida los aspectos de interiorismo y decoración del punto de venta, también debe ocuparse de cuidar su imagen en Internet.

Pero en ocasiones ocurre que esta es la gran asignatura pendiente de algunos emprendedores, que tienen la creencia limitante de que este objetivo solo es verdaderamente importante para las grandes compañías. No estar en Internet significa cerrar esta puerta tan importante. Este es un fallo porque la competencia sí ha dado este paso de posicionarse mejor en el mercado.

Fallos que se mantienen en el tiempo en la empresa

Pero además de estos fallos, queremos recordarte que existe uno todavía peor: el mantenimiento prolongado de algún aspecto que la entidad debe corregir. Sin embargo, en lugar de hacerlo, sigue en esta línea.

Estos son algunos de los errores que dañan la imagen de las empresas y que hemos compartido contigo en este artículo. Estos fallos pueden llegar a condicionar el éxito de un negocio.

¡Vamos, cuéntaselo a todos!

Deja un comentario