La diferencia entre bruto y neto

Bruto y neto, en el ámbito de las empresas, son expresiones que se usan para separar dos partes claramente diferenciadas de un salario. Básicamente, los términos distinguen el total que percibe el trabajador (incluidos los impuestos que pagará al Estado) del dinero que realmente se llevará a casa. Ahora indagaremos más en la diferencia entre bruto y neto y daremos algún ejemplo.

¿Qué es el salario bruto?

El salario bruto es todo lo que tiene que reservar un empresario cada mes para pagar la contratación de un empleado. Incluye la cantidad de dinero que percibirá el trabajador junto con las cantidades que tendrá que abonar a Hacienda y la Seguridad Social.

A grandes rasgos, los impuestos que se incluyen en un salario bruto son la cuota a la Seguridad Social (contingencias comunes, contingencias por desempleo…) y la retención de la declaración de la renta o IRPF (que suele ser un 20 % de la cantidad abonada a la persona contratada).

¿Qué es el salario neto?

Este concepto hace referencia a la cantidad de dinero que un empleado recibe mensualmente tras haber descontado el importe de los impuestos antes mencionados.

Diferencia entre bruto y neto de un autónomo y un trabajador asalariado

El autónomo no tiene un salario como tal, sino que él es el único responsable del dinero que gana. Asimismo, ha de abonar los impuestos que le correspondan mediante la cuota de autónomo (a la Seguridad Social) y la retención IRPF (a Hacienda). Una vez descontados dichos impuestos del dinero que haya acumulado por su actividad, podrá conocer su ganancia neta.

En cuanto a la persona asalariada, será el empresario quien pague por él esos impuestos. Este debe entregarle todos los meses una nómina junto con su salario. Este documento recoge claramente qué cantidades se han destinado a los diferentes impuestos y cuál es la que ha quedado para disfrute del trabajador.

Ejemplo de nómina para diferenciar entre el bruto y el neto

Supongamos que Carlos es un electricista que trabaja para una gran cadena hotelera. Puesto que lleva varios años en esa compañía, su salario está compuesto por una base y una serie de complementos. Las cantidades que refleja su nómina este mes han sido las siguientes:

– Salario base: 880,48 €.

– Plus de convenio: 461,70 €.

– Plus de mejora voluntaria: 112,42 €.

– Plus por antigüedad: 94,48 €.

– Complemento a líquido: 586,93 €.

Por lo tanto, Carlos ha percibido un salario bruto de 2136,01 €. No olvidemos que a esta cantidad no se le ha descontado aún los impuestos.

Además del salario base y sus diferentes complementos, en la nómina aparecen los siguientes cuatro impuestos:

– Cotización por contingencias comunes: 110,91 €.

– Cotización por formación PRAC: 2,36 €.

😎 Por cierto, ¿Sabes que podemos posicionar tu web o tienda y atraer contactos? Click aquí para saber más >>

– Cotización por desempleo: 36,58 €.

– Cotización IRPF: 333,43 €.

La suma total de los impuestos es de 483,28 €. Para conocer cuánto dinero recibirá realmente, debemos restar 2136,01 y 483,28 €. De este modo, Carlos tiene un salario bruto de 2136,01 € y un salario neto de 1652,73 €.

Otras curiosidades de la diferencia entre bruto y neto

Las palabras bruto y neto son también muy utilizadas en el pesaje, embalaje y envasado de productos. Por regla general, podemos observarlas en cajas de cartón o en las etiquetas de los envases de cristal. En este ámbito, neto hace referencia al peso del producto en sí y bruto sería la suma del peso del producto más el del envase o embalaje.

Un ejemplo: 4 kg de fresas están envasadas en una caja que pesa 1 kg. El peso bruto del paquete es de 5 kg y el peso neto (contenido) 4 kg.

Para hacer un símil con lo que se ha explicado acerca del salario, la caja con las fresas representa el salario completo antes de que se descuenten impuestos (bruto). Si se quita el envase (impuestos), queda el contenido neto.

El bruto y el neto en los presupuestos y facturas

Todavía queda un sector en el que se manejan estos dos términos. Se trata de calcular el precio de un producto o la ganancia real de un servicio prestado. En este caso, el precio bruto de un producto es la cantidad que cuesta con los impuestos incluidos y sin que se haya aplicado ningún descuento. Con un ejemplo lo veremos más claro.

Una empresa que se dedica a la construcción de barcos tiene que comprar una gran cantidad de madera. La compañía que se la vende le emite a la constructora de barcos un presupuesto por valor de 2000 € en precio bruto.

Para calcular el coste o precio neto, a esta cantidad hay que descontarle el importe del IVA (21 %) que previamente había sido añadido al importe del trabajo realizado. O sea, 2000 / 1,21 = 1652,89 €.

Por otro lado, vamos a suponer que la fábrica de maderas tiene un precio especial al por mayor y que aplica un 30 % de descuento a la compra, por lo que el precio neto será el 70 % de 1652,83. El resultado final nos da una cantidad de 1157,02 €.

Es muy importante para las empresas manejar estos conceptos, ya que permiten ver cuál es su gasto real.

Bruto y neto en una factura de autónomo

También son conceptos muy habituales en la elaboración de las facturas de un profesional autónomo. Si un electricista emite una factura de 500 € a una empresa por un trabajo, tendrá que desglosar el IVA y la retención IRPF si quiere conocer su ganancia neta real por ese trabajo.

500 / 1,21 = 413,22 € sin IVA. El importe del IVA a pagar es 86,78 €.

De los 413,22 €, la otra empresa tiene que descontar un 20 % de IRPF. Este importe asciende a 82,64 €, por lo que el precio neto se queda en 330,58 €.

El precio bruto de la factura del electricista es de 500 €. Por lo tanto, su ganancia real asciende a 330,58 €.

Esperamos haber aclarado la diferencia entre bruto y neto. Estos dos conceptos nos ayudarán a interpretar una nómina, pesaje, presupuesto o factura de la forma adecuada.

¿Sabes que hacemos software cloud a medida?

➝ Click para saber más sobre software cloud a medida
5/5 (2 Reviews)
¡Dale caña y haz que se enteren!