Pasos para crear una empresa con éxito

Emprender en España requiere un proceso a seguir para hacerlo correctamente. Previamente, hay que analizar el tipo de negocio que se va a llevar a cabo y posteriormente aplicar el tipo de compañía que más se adapte a lo que se está buscando. Por ello, es importante conocer los pasos para crear una empresa de forma exitosa y no tener ningún tipo de problema legal ni fiscal con Hacienda o la Administración pública.

Tomar la decisión de la creación de un negocio propio es realmente importante. Siempre es positivo apostar por el conocimiento para brindar un servicio que pueda beneficiar a la sociedad y, además, contribuya a la creación de empleo. En este sentido, es una gran elección que hayamos llegado a plantearnos dar este paso.

¿Cómo crear una empresa en España?

A la hora de constituir una empresa es importante que establezcamos el objetivo y la forma jurídica que se va a utilizar. Es importante conocer las ventajas y desventajas así como el formato de las diferentes opciones con las que se cuenta. En este sentido, a la hora de querer constituir un negocio hay una serie de pasos que debemos respetar de forma rigurosa.

1- Establecer un nombre para la empresa

Cada empresa debe tener un nombre único, que debe ser avalado por el Registro Mercantil Central en Madrid. Por ello, es necesario acudir a esta institución y llevar a cabo un certificado negativo de nombre. Esto significa enviar diferentes propuestas de nombre y esperar a que el Registro confirme que está disponible.

Este trámite puede llevarse a cabo a través del correo convencional o a través de Internet mediante el pago por tarjeta. En este formulario deberá incluirse el nombre del interesado y la forma social, así como la denominación social elegida. Una vez que el nombre esté confirmado, ya se cuenta con una denominación social y una razón social.

2- Estatutos sociales

Los estatutos sociales recogen todos los derechos y deberes de cada uno de los socios. Además, reglan la constitución de una sociedad la finalidad comercial que puedan tener, el domicilio social, la denominación social y la capacidad que pueden abarcar. Es importante dedicarle tiempo, ya que establece todos los principios de la empresa.

🔥🔥🔥 No te pierdas...  Cómo registrar una marca en España paso a paso

3- Capital inicial invertido

Hay que pensar si el tipo de sociedad que se ha elegido requiere un capital inicial o no. Por ejemplo, a la hora de constituir una sociedad limitada se requiere una inversión mínima en capital de 3000 euros dividida en participaciones sociales. Sin embargo, una sociedad anónima requiere un capital mínimo de 6000 euros en acciones.

4- CIF

Toda sociedad debe firmarse ante notario donde se debe acudir con un certificado de la entidad bancaria conforme se ha depositado el capital con fines sociales. Una vez concluida la firma ya se contará con un Número de Identificación Fiscal que servirá para identificarse ante la Agencia Tributaria.

Este se conseguirá presentando el modelo 036, obteniendo inicialmente un NIF provisional y posteriormente el definitivo. Con este documento ante el banco, con el NIF provisional, ya se podrá facturar cumpliendo con la legislación de blanqueo de capitales, pero hasta no contar con el NIF definitivo no se podrá emitir ningún tipo de factura.

¡Ey! Vende millones de euros en internet con estos pasos... 👇👇👇

Enviando sabes que aceptas nuestra política de privacidad.

5- Escritura al Registro Mercantil Provincial

Una vez constituida la sociedad ante notario, también es necesario que la inscribamos en el Registro Mercantil Provincial para contar con la total jurisdicción sobre la empresa.

6- Darse de alta en IAE

También hay que darse de alta en el impuesto de actividades económicas en una oficina de la Agencia Tributaria para poder pagar los diferentes impuestos como el impuesto de sociedades. Al final de cada ejercicio deberán presentarse todos los libros contables en el Registro Mercantil para comprobar que todas las acciones llevadas a cabo dentro de la empresa cumplen con la legalidad.

😎 Por cierto, ¿Sabes que podemos posicionar tu web o tienda y atraer contactos? Click aquí para saber más >>

En líneas generales, para crear una empresa se necesita cumplir toda esta serie de procedimientos. Adicionalmente, también puede ser necesario acudir al Registro Oficial de Patentes para registrar como propio el nombre de la marca, diferentes palabras o frases, así como logotipos o creatividades propias de la compañía.

7- Constituir una sociedad limitada o ser autónomo

Una de las grandes dudas que pueden surgir a la hora de la creación de una empresa es si lo vamos a hacer como sociedad o bien como autónomo. La realidad es que no existe una fórmula matemática que determine si es mejor tirar por un tipo de criterio o por otro, pero si existen algunos puntos que pueden ayudar a decidir con conocimiento de causa.

🔥🔥🔥 No te pierdas...  Comunidad de bienes: concepto y características

Uno de los principales es la responsabilidad. Cuando se opta por una Sociedad de Responsabilidad Limitada (SL) se cuenta con una responsabilidad limitada, por lo que se debe solo responder hasta por el capital invertido inicialmente en caso de deuda o de quiebra. No obstante, el empresario individual debe responder con su patrimonio personal de forma ilimitada. En este sentido, los autónomos deben cubrir la totalidad de las deudas que puedan llegar a tener.

El proceso de constitución de la empresa también varía. A la hora de crear una empresa como autónomo, prácticamente solo se necesita un día. Solo es necesario darse de alta como autónomo y pagar la cuota de autónomos y ya se puede empezar a facturar. Es un proceso realmente mucho más sencillo que el de la constitución de una sociedad, que se demora entre 5 y 30 días. No hay que olvidar que hay que acudir al Registro Mercantil, firmar ante notario y darla de alta.

Los costes de gestión de los autónomos también son mucho más sencillos. A nivel contable, los autónomos solo deben presentar la declaración trimestral de IVA. En cambio, cualquier tipo de sociedad deberá presentar el IVA, pero también los libros contables al final de cada uno de los ejercicios.

Diferencias fiscales entre sociedades y autónomos

Por contra, a nivel fiscal, constituir una sociedad limitada pueden ser más ventajosas en caso de tener un alto nivel de facturación. Cualquier tipo de Sociedad tributa al 25 % fijo en el impuesto de sociedades después de gastos, mientras que como autónomos tributaremos por el IRPF, que es un impuesto progresivo. En este sentido, si hay la finalidad de dejar capital en la sociedad será más ventajoso. En caso de que al final del ejercicio se repartan dividendos acaba siendo más o menos similar. Cualquier dividendo tributa al 19 %, por lo que al final una persona física que sea socia de una empresa podría cobrar dividendos tributando al 44 %. Por IRPF se puede llegar a tributar hasta el 55 %, pero estaríamos hablando de cantidades monetarias realmente elevadas.

Constituir una sociedad

A la hora de crear una sociedad se suele exigir una aportación mínima de capital que no suele bajar de los 3000 euros. En cambio, el único coste que deben asumir los trabajadores por cuenta propia es la cuota de autónomos. Además, desde 2019 está disponible la tarifa plana de los autónomos que permite pagar una cantidad fija de 60 euros durante los 12 primeros meses, con bonificaciones posteriores del 50 y el 30 % respectivamente en los próximos años. Esta es la aportación a la Seguridad Social que debe hacer un autónomo. En cambio, un miembro de una sociedad que no tenga más del 25 % de las participaciones puede elegir entre hacerse autónomo societario o bien tener un contrato. Hay que tener en cuenta que los costes de contratación a la Seguridad Social suelen rondar el 30 % de la nómina.

🔥🔥🔥 No te pierdas...  ¿Es posible patentar un programa informatico?

Según el tipo de sector puede ser necesario acceder a créditos de financiación, especialmente cuando se inicia una actividad profesional. No obstante, la imagen comercial de un tipo de negocio o de otro no es el mismo. En líneas generales, una SL suele tener la imagen de empresa más grande. Además, son consideradas un tipo de compañía más solvente, por lo que tiene acceso a mayores opciones de financiación que las que tendría un autónomo.

Empezar como autónomo

No hay que obviar que a la hora de montar una empresa también existe la posibilidad de empezar como autónomo y posteriormente pasar a constituir una sociedad limitada. Generalmente, cuando se va a crear una empresa en España no se suelen tener recursos demasiado boyantes.

En este sentido, para empezar a cobrar lo antes posible del negocio que se vaya a fundar es recomendable crear una empresa como autónomo y beneficiarse de la tarifa plana de los autónomos. En este sentido, solo se deberán pagar 60 euros durante los 12 primeros meses a la Seguridad Social, junto con darse de alta en la IAE. Un autónomo, además, puede ponerse un sueldo adaptado a sus necesidades. Si se empieza como SL, además de mayores costes de gestión en su creación, se debe pagar un 30 % a la Seguridad Social del salario.

La importancia de montar una empresa

Como conclusión, recalcamos la importancia de seguir los pasos para crear una empresa. Elegir el nombre correcto y realizar los procedimientos adecuados tanto con el Registro Mercantil como con la Agencia Tributaria y el notario es crucial para que el proceso sea exitoso. Además, tomar en consideración la forma jurídica más beneficiosa para cada uno de los negocios. De esta forma, se conseguirá que la decisión de iniciar un negocio nuevo haya sido un completo acierto.

¿Sabes que hacemos software cloud a medida?

➝ Click para saber más sobre software cloud a medida
0/5 (0 Reviews)

¡Envía a quien quieras!