Procrastinar matará tu negocio

Procrastinar se puede convertir en un verdadero problema para cualquier emprendedor o empresario que no es capaz de confrontar ciertas situaciones y las posterga en el tiempo. Realmente, representa un gran problema porque no le permite desarrollar e impulsar los proyectos en tiempo y forma.

Cuando se tienen muchas labores entre manos, hay que saber organizarse y priorizar para que el negocio pueda avanzar. Por ese motivo, es fundamental que el emprendedor sea capaz de diferenciar entre lo que es urgente, prioritario o importante.

¿Qué es procrastinar?

Son muchas las personas que desconocen o se preguntan qué es procrastinar. Podemos definir este término como aplazar tareas, deberes o responsabilidades por otras actividades que nos agradan y son menos relevantes. En resumen, es una forma de evadir una acción o decisión que debemos tomar. Sin embargo, lo importante es reflexionar hasta qué punto priorizamos nuestros deberes de la forma correcta.

Pasos para dejar de procrastinar

Todos procrastinamos en cierta medida. Desde el estudiante que deja el trabajo para última hora, pasando por un individuo que deja un papeleo para el final, hasta el emprendedor que posterga una actividad. Bien sea por miedo, estrés, perfeccionismo, impaciencia o un exceso de responsabilidad.

A continuación, vamos a enumerar los pasos a tener en cuenta para dejar de procrastinar:

1. Identificar un patrón y establecer estrategias

Hay que comenzar observando la rutina para terminar con los malos hábitos. Percibir en qué horarios se es más productivo, hacer anotaciones y analizar qué tareas nos gustan más o menos.

2. Control y meditación

Dado que todos los problemas nacen de los pensamientos, lo mejor es controlarlos. Esta técnica ayuda a tener una consciencia plena y enfocar el presente. El individuo evolucionará mejor en las tareas.

3. Haz solo una cosa a la vez

Es muy habitual, que las personas hagan varias tareas a la vez. Si bien puede ser sinónimo de productividad, también de procrastinación. Realizar muchas acciones a la vez, posterga la entrega de todas. Hay que ser capaces de dividir las tareas en pequeñas partes para conseguir un buen resultado.

4. Técnicas de gestión del tiempo

Uno de los principales motivos por los que se procrastina es por no saber cómo gestionar el tiempo. Hay diversas técnicas de gestión del tiempo como la Pomodoro. Consiste en trabajar en periodos separados de 25 minutos y luego descansar 5. Este ciclo se puede repetir un total de cuatro veces. Posteriormente, se hará una pausa mayor de 30 minutos.

¡Ey! Aprende los pasos para vender millones de euros en internet...👇  

Enviando sabes que aceptas nuestra política de privacidad.

5. Contempla imprevistos

Un problema importante al que se enfrentan la mayoría de los procrastinadores son los imprevistos. Cuando una persona no se organiza con anticipación y deja para última hora las cosas, podría verse sujeta a factores externos que no maneja. Por ejemplo, un corte de luz, Internet no funciona o surge un imprevisto familiar urgente.

Procrastinar y productividad

A simple vista, puede parecer que la persona que más horas trabaja es la más productiva. No siempre es así. Un emprendedor puede estar lleno de trabajo y no centrarse. Al final, podría evitar hacer lo que realmente tiene que hacer. Por lo tanto, si la procrastinación pudiera impedir alcanzar nuestros objetivos laborales, es conveniente saber qué nos puede hacer más productivos. A continuación, enumeramos algunas de las razones:

1. Creatividad

Las personas pueden volverse más creativas si son capaces de enfocar un mismo problema desde diferentes ángulos para encontrar más soluciones.

2. Priorizar las tareas

Cuando se consigue ejecutar una tarea en un tiempo muy justo, se aprende el concepto de priorizar para no tener que volver a trabajar bajo presión. Se aprende a centrarse en lo más crítico e importante y se pone una cruz a los “ladrones del tiempo”.

3. Eficiencia

Cuando se dedica menos tiempo para trabajar en una determinada tarea, se trabaja con fechas límite. Se aprenderá a emplear el tiempo necesario para un proyecto o trabajo.

4. Motivación

Normalmente, las personas que procrastinan son capaces de completar una tarea en tiempo y de forma correcta si se sienten motivados. Esto deriva en un aumento de la motivación.

5. Potenciar la energía

Cuando una persona se distrae de su tarea y consigue relajarse, puede aumentar su energía y ser capaz de trabajar mejor en sus obligaciones.

6. Retrasar las obligaciones

A veces hay que dejar de trabajar en un momento determinado para que llegue la inspiración.

7. Reducir la ansiedad

La preocupación conlleva estrés, ansiedad o falta de motivación. Cuando se aumenta la motivación, se mejora la salud emocional y se trabaja mucho mejor.

Tras esta exposición, cabe destacar que retrasar las obligaciones del trabajo no es tan malo si sabemos ser mucho más productivos.

Dejar de procrastinar

La psicología pone de manifiesto que aplazar las tareas se puede volver un signo de ansiedad que perturba nuestra la fluidez. Hay ciertas dosis de ignorancia al pensar que las cosas pueden salir mejor al día siguiente, siempre y cuando no exista una verdadera fatiga mental.

El hecho de que una persona atrase ciertas entregas o actividades en determinados momentos de su vida, no es un problema. Este comienza cuando se vuelve una tendencia que se hace repetitiva. Por ese motivo, hay que saber cuáles son los límites saludables.

Relajarse y dejar de pensar en las responsabilidades no implica que haya que huir eternamente de lo que uno debe hacer. Para dejar de procrastinar se debe trabajar la autodisciplina como herramienta educativa de la voluntad. Por ese motivo, es bueno hacer una lista de quehaceres y deberes de tareas muy simples que nos será de gran ayuda.

Es cierto que no es fácil, pero si se aplica disciplina y organización, pronto se verán los cambios y los resultados. Este mal hábito irá desapareciendo poco a poco porque tendremos otro patrón mental.

Conclusión

En resumen, procrastinar es un mal hábito que puede sabotear la proyección de un negocio o proyecto si no se toman las medidas adecuadas. Por esa razón, un buen emprendedor debe empezar por canalizar sus energías si quiere que el trabajo salga eficientemente y a tiempo.

5/5 (1 Review)

¡Comparte a quien quieras!