Qué es el IRPF

Son muchas las personas que se preguntan qué es el IRPF y cómo funciona exactamente la recaudación. Consideramos que los ciudadanos deben tener nociones básicas acerca de este impuesto para poder hacer las gestiones correspondientes sin incidentes.

Qué es el impuesto sobre la renta de las personas físicas

El IRPF es un impuesto que deben pagar todas y cada una de las personas físicas que residen en España por las rentas obtenidas durante un año natural. Sin embargo, hay una serie de excepciones que comentaremos a continuación.

El IRPF es un impuesto que se encarga de recaudar la Agencia Tributaria en España y que tiene gran importancia cuantitativa. Cabe añadir que principalmente se basa en tres principios: progresividad, generalidad y capacidad económica. Basándose en estos principios, cada contribuyente debe pagar una cantidad u otra.

Cuál es su aplicación

Queremos añadir que este impuesto aplica en todas las comunidades autónomas de España. No obstante, las comunidades autónomas pueden establecer las deducciones que consideren oportunas según la cuota establecida.

A continuación, responderemos a una serie de cuestiones que hacen referencia a la aplicación del IRPF en las nóminas de los trabajadores por cuenta ajena y los autónomos.

El IRPF, explicado de forma práctica y sencilla

En términos generales, cuando nos referimos a este impuesto hacemos alusión a una cantidad de dinero que la Agencia Tributaria aparta de la nómina de cada trabajador. Esta parte hay que pagarla posteriormente al hacer la declaración de la renta. Se trata de una especie de anticipo que los ciudadanos residentes en España realizamos para que Hacienda pueda hacer una previsión.

Queremos destacar que dichas retenciones son fórmulas que usa el Gobierno para poder financiarse. Es una forma de asegurarse que todo el mundo va a cumplir con sus obligaciones con el fisco.

¿Quién debe pagar el IRPF?

Las personas que deben pagarlo son aquellas que tienen su residencia habitual dentro del territorio español. También engloba a quienes cuentan con una misión diplomática, oficinas consulares, etc.

En el caso de los ciudadanos que hayan pagado más cantidad de dinero, la Agencia Tributaria se encargará de devolverles la diferencia, es decir, lo que han pagado de más. Pero siempre se paga por adelantado. Con estos ingresos el Gobierno tiene garantías de que va a tener liquidez cuando sea necesario.

¡Ey! Vende millones de euros en internet con estos pasos... 👇👇👇

Enviando sabes que aceptas nuestra política de privacidad.

Acto seguido, introduciremos tres componentes que forman parte de la renta y que cada ciudadano tiene la obligación de pagar en el IRPF:

1. Rendimientos

Son los que se han obtenido por cuenta propia o ajena, así como los rendimientos de capital mobiliario, bienes o derechos que no se destinan a actividades económicas. También engloba los rendimientos de capital inmobiliario que proceden de otros bienes, así como de derechos reales sobre los inmuebles que no hayan sido destinados a realizar actividades económicas.

2. Ganancias o pérdidas patrimoniales

Se dan cuando se produce una alteración en la composición del patrimonio, y también cuando hay una variación en el valor del patrimonio del contribuyente o una calificación de la renta que ha sido obtenida como rendimiento.

3. Imputaciones de renta

Se trata de las rentas que se deberían haber recibido en forma de dinero. Pueden ser inmobiliarias, provenientes de sociedades transparentes, de transparencia fiscal internacional o por la cesión de derechos de imagen.

¿Cuál es el efecto del IRPF en una nómina?

A continuación, detallaremos el efecto del IRPF en la nómina de los trabajadores. Todas las empresas tienen la obligación de retener a cada uno de sus empleados una parte de su nómina y deben hacerlo teniendo en cuenta la tabla de IRPF, tabla que es facilitada por la Agencia Tributaria. De este modo, teniendo en cuenta las circunstancias de cada trabajador y su sueldo bruto, la retención es mayor o menor.

Consideramos importante que todas las organizaciones hagan de forma adecuada el cálculo para poder pagar el importe exacto de IRPF cada mes.

Pero hay una serie de excepciones, y en estos casos el trabajador no estará obligado a pagar IRPF. A continuación, indicaremos los casos que deben tenerse en cuenta para cumplir con la normativa.

Si el salario es inferior a las cifras que indica la tabla, no es necesario retener el IRPF en la nómina de los trabajadores.

😎 Por cierto, ¿Sabes que podemos posicionar tu web o tienda y atraer contactos? Click aquí para saber más >>

Es necesario calcular tanto el máximo como el mínimo personal que indica la ley para, de este modo, cumplir con las obligaciones fiscales. En el caso de que un trabajador no gane más de 5500 €, no estará destinado a derivar un porcentaje de su nómina al Estado. Además, para los mayores de 65 años, se suman 1500 € a la cantidad nombrada anteriormente, y para los que tienen más de 75 años, 1400 €.

Conocer la tabla facilitada por la Agencia Tributaria es fundamental para que no se pase ningún plazo y cumplir con todos los requisitos.

Ejemplos y casos prácticos a tener en cuenta

Si se trata de una persona que cobra 20 000 € al año, se debería aplicar una retención del 19 % tal y como indica la ley. En este caso, sería necesario deducir la cantidad exacta para que el trabajador cumpliera con sus obligaciones según su salario bruto y su situación personal.

También consideramos que hay que tener en cuenta que el tipo mínimo que se aplica es del 19 % y el máximo es del 45 %. Además, se aplica por tramos.

Recomendamos apostar por profesionales con experiencia en el sector para poder hacer un cálculo exacto y pagar lo debido. De este modo se evitan problemas con la Agencia Tributaria. Es de vital importancia no incurrir en irregularidades y estar al corriente de pago.

A continuación, explicaremos cómo afecta el pago del IRPF a los trabajadores autónomos y cuáles son sus obligaciones. En este caso, la figura de un gestor puede ser de gran ayuda para poder organizar y gestionar las finanzas, facturas y demás elementos de forma eficiente.

¿Cómo afecta el IRPF a los autónomos?

Todos aquellos que trabajan por cuenta propia también tienen la obligación de pagar el IRPF. Es necesario que adelanten las retenciones, igual que hacen los trabajadores por cuenta ajena. Sin embargo, el método de pago que se les aplica es más sencillo y genera menos quebraderos de cabeza. Para conseguir su fácil entendimiento, lo explicaremos de forma detallada.

Una persona que es autónoma trabaja para diferentes clientes, lo cual conlleva que genera unos ingresos irregulares, dependiendo del volumen de trabajo que le llegue cada mes. En función de su volumen de trabajo recibirá unos ingresos u otros. Y en pocos casos suelen ser fijos.

Este aspecto puede llegar a complicar el cálculo de los ingresos a finales de año; por este motivo, la Agencia Tributaria facilita una tabla que incluye una serie de retenciones fijas en función de la actividad que desempeñe cada profesional.

Hay que tener en cuenta que la retención que se aplica a todos los autónomos es del 15 %, aunque durante los dos primeros años se aplica un 7 % para facilitar la incorporación al mercado de los profesionales. La tarea del trabajador autónomo es incluir en cada factura dicho porcentaje.

Presentamos los diferentes casos con los que un trabajador por cuenta propia se puede encontrar:

1. Autónomos profesionales

En este caso, la retención es del 15 %, y dicho porcentaje se resta del importe bruto que el profesional vaya a facturar. No se resta del neto, ya que este también incluye la cantidad de IVA correspondiente.

2. Autónomos en módulos

Este grupo de profesionales que trabajan por cuenta propia debe tributar al 15 %.

3. Autónomos de actividades ganaderas y agrícolas

En este caso, la retención no es la misma en todos los profesionales. Hay que tener en cuenta que para las actividades ganaderas y de avicultura se tributa por el 1 %, mientras que en las actividades agrícolas y ganaderas restantes, los profesionales deben tributar por el 2 %. Conocer estas diferencias es clave para cumplir con las obligaciones.

4. Autónomos actividades forestales

Los autónomos que forman parte de este grupo tributan por el 2 %.

5. Nuevos autónomos

Los nuevos autónomos pagan un 7 % durante dos años desde que se han dado de alta por primera vez. Se aplica cuando esa persona no ha realizado ninguna actividad económica durante los 12 meses anteriores. Es una medida que permite tener una mayor liquidez durante los primeros años de facturación.

6. Autónomos que no deben aplicar retenciones de IRPF

Se trata de un grupo de empresarios que no tributan por IRPF porque no se consideran profesionales y realizan actividades calificadas en la primera sección de la tabla de tarifas, facilitada en el impuesto sobre retenciones.

En definitiva, ya sabemos qué es el IRPF y que debe ser pagado por todos los ciudadanos, ya trabajen por cuenta propia o ajena. Se trata de una obligación que recae sobre todas las personas físicas pagando a la Agencia Tributaria sin esperar nada a cambio. Por eso, cada contribuyente debe conocer su situación personal y su sueldo bruto para comprobar que tributa con la cantidad adecuada.

¿Sabes que hacemos software cloud a medida?

➝ Click para saber más sobre software cloud a medida
5/5 (1 Review)

¡Envía a quien quieras!