¿Qué es un ERTE?

El estallido de la emergencia sanitaria producida por la llegada del coronavirus a España trajo consigo el Estado de Emergencia que hizo parar toda la actividad económica “no imprescindible” y confinar en sus domicilios a los ciudadanos. La respuesta del Gobierno a través del Ministerio de Trabajo como plan de choque para aliviar la situación de empresarios y trabajadores han sido los ERTE: enviar a los trabajadores al paro mientras dure el impacto económico del coronavirus.

Pese a todo, las empresas no pueden de forma unilateral mandar al desempleo a los trabajadores a través de un ERTE, tiene una serie de trámites que tiene que cumplir para su aprobación.

¿Qué es un ERTE exactamente?

¿Qué implica?

¿En que situación deja a las partes implicadas?

¿A qué tiene derecho el trabajador?

¿Deja desprotegidas a las empresas?

A continuación, mostramos un resumen con las claves para despejar todas las dudas.

¿Qué significa ERTE?

La crisis del coronavirus ha obligado a las empresas a optar por practicar ERTE, es decir, expedientes de regulación temporal de empleo. A diferencia de un ERE, expediente de regulación de empleo, donde encontramos que la desvinculación entre empresa y trabajador es definitiva, en el ERTE el punto clave se encuentra en la palabra “temporal”, y el trabajador pasa al desempleo durante el tiempo que se haya estimado que la actividad estará frenada debido a la COVID-19.

¡Ey! Vende millones de euros en internet con estos pasos... 👇👇👇

Enviando sabes que aceptas nuestra política de privacidad.

Al menos, así será hasta el próximo 30 de septiembre.

¿Qué tipos de ERTE existen actualmente?

Por un lado, tenemos ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción: cuando se produzca una pérdida de actividad o ingresos, disminución de ventas, previsiones de inviabilidad, cambios en la producción, cambios en métodos de trabajo, caída de la demanda…

Por otra parte, también podemos encontrarnos ERTE por fuerza mayor temporal: se entiende que existe fuerza mayor cuando las pérdidas de actividad son consecuencia directa de la COVID-19, siempre que la empresa se vea afectada, en este sentido, por la suspensión o cancelación de actividades, cierre temporal de locales, restricciones en el transporte y, en general, de la movilidad de las personas y/o las mercancías, falta de suministros…

¿Cuál es el procedimiento para la tramitación de un ERTE?

El Ministerio de Trabajo y Economía Social recoge en su guía de preguntas frecuentes “Información sobre la presentación de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo por Fuerza Mayor por Causa de la COVID-19” que “La empresa presentará una solicitud ante la autoridad laboral competente, que se acompañará de un informe que justifique la pérdida de actividad como consecuencia del COVID-19, así como, en su caso, de la correspondiente documentación acreditativa.

Asimismo, la empresa deberá comunicar la solicitud de ERTE a las personas trabajadoras y, en caso de existir, a la representación sindical”.

Además, la autoridad laboral “verificará la existencia de fuerza mayor, como causa motivadora de suspensión de los contratos o de la reducción de jornada solicitada, y dictará la resolución declarativa de la existencia o no de la fuerza mayor en el plazo de cinco días desde la presentación de la solicitud”. Únicamente en aquellos supuestos en que la autoridad laboral lo considere necesario “se solicitará informe previo informe a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social”.

Una vez hemos recibido la resolución de la autoridad laboral reconociendo la situación de fuerza mayor, la empresa nos comunicará las medidas de suspensión de los contratos o reducción de jornada adaptada. Estas medidas surtirán efecto desde la fecha del hecho causante de la fuerza mayor. Tras dicha comunicación, a las personas trabajadoras se les podrán reconocer la prestación de desempleo.

¿Puede la autoridad laboral suspender por algún motivo el ERTE ?

La respuesta es sí. Todos los ERTE pueden ser revisados de oficio por las autoridades competentes cuando no se constate expresamente el motivo por el que recurrimos al expediente regulador. Con esta revisión, además de comprobar la causa del ERTE, se podrá investigar si se ha producido algún tipo de fraude a la administración pública en la tramitación.

¿Cuánto se cobra? ¿Hasta cuándo?

A cualquier trabajador que se haya visto afectado por esta medida seguro que le preocupan los diversos gastos y recibos que deberá seguir pagando y se estará preguntando, ¿cuánto se cobra?

El cobro de los ERTE supone el 70 % de la base de cotización en base a un cálculo con los 180 últimos días cotizados, o menos si no llegamos a esa cantidad. En el paro, el máximo que podemos percibir es de 1411,83 euros al mes si se tienen dos hijos o más. El mínimo sin hijos es de 501,98 euros y el mínimo con hijos de 671,40 euros.

Otra de las preguntas que podemos formularnos si nos encontramos en ERTE es ¿hasta cuándo percibiré los ingresos por ERTE? Bien, El Gobierno de España a través del Real Decreto ley 8/2020 aclara que los trabajadores en ERTE vinculados al coronavirus cobrarán la prestación mientras esté vigente el expediente de regulación temporal de empleo y en ningún caso el cobro de esta prestación implicará el consumo de cotizaciones acumuladas.

😎 Por cierto, ¿Sabes que podemos posicionar tu web o tienda y atraer contactos? Click aquí para saber más >>

Según la última regulación aprobada, el art. 3 del Real Decreto-ley 24/2020 del 26 de junio, el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) mantendrá hasta el 30 de septiembre de 2020 la protección especial por desempleo para los trabajadores afectados por los dos tipos de ERTE, por fuerza mayor temporal o por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción. Lo hará de tal forma que puedan acceder a ella los trabajadores afectados, aunque no tengan cotizaciones por desempleo suficientes y sin que se consuman las cotizaciones que ya tuvieran acumuladas anteriormente.

En el caso de los trabajadores fijos discontinuos, estas medidas serán aplicables hasta el 31 de diciembre.

¿Cómo me afecta un ERTE? ¿Son todos los casos iguales?

Si el contrato se suspende significa que se suspende la obligación de prestación de servicios del trabajador y de abono de salarios del empresario. Desde ese momento, no seguimos cobrando la nómina y, si es el caso, si cumplimos las condiciones de acceso a las prestaciones por desempleo, entonces podremos cobrar el paro.

También es posible que la empresa nos haga un ERTE de reducción de jornada. Desde ese momento los trabajadores cobraremos la nómina de forma proporcional a las horas que trabajemos, y percibiremos la prestación por desempleo, siempre que cumplamos los requisitos por las horas no trabajadas.

Todos los ERTE de suspensión de contrato o reducción de jornada se considerarán de fuerza mayor si son causados por las medidas adoptadas para combatir la epidemia provocada por el coronavirus.

¿Consume paro?

La respuesta es no: un ERTE no consume paro. Un trabajador afectado por un ERTE que tenga su origen en la COVID-19 cobra el paro, es decir, tiene derecho a la prestación si está dado de alta en la Seguridad Social y no se le va a exigir, como sí se hace al resto de desempleados, que tenga cotizados al menos doce meses durante los últimos seis años.

Además, este período no computará como paro consumido, y se cobra la prestación mientras esté vigente el expediente de regulación temporal de empleo y en ningún caso el cobro de esta prestación implicará el consumo de cotizaciones acumuladas. Esto quiere decir que si en un futuro el trabajador pierde el empleo, los meses del ERTE no afectarán para nada al derecho a recibir las ayudas contributivas por desempleo.

¿Quién lo paga?

Como aclaramos en el punto anterior, el trabajador pasa a situación legal de desempleo, por lo que será el SEPE, el Servicio Público de Empleo Estatal quien empiece a pagar. Eso sí, hay que diferenciar los distintos tipos de ERTE, puesto que si el trabajador se encuentra en uno u otro, su situación también variará.

Si el ERTE implica una reducción de jornada, en este caso la empresa deberá pagar al trabajador el tiempo que ejerza su actividad profesional en la empresa, y el SEPE se encargará de abonar el resto de horas correspondientes a la reducción de dicha jornada.

Si el ERTE es por fuerza mayor no hace falta que tengamos los periodos de cotización mínimos para el derecho de desempleo. En definitiva, todo trabajador, independientemente de su cotización, tiene derecho al subsidio.

¿Me pueden despedir al volver a la actividad?

La respuesta es no, gracias a la “salvaguarda de empleo” establecido por el Gobierno. “Las medidas extraordinarias en el ámbito laboral estarán sujetas al compromiso de la empresa de mantener el empleo durante el plazo de seis meses desde la fecha de reanudación de la actividad”, recoge el BOE.

Es decir, el despido no se puede producir en los 6 meses siguientes de volver a la actividad. Esto no solo afecta a los empleados que han sufrido un ERTE, es decir, los que han continuado trabajando durante el estado de alarma tampoco podrían ser despedidos. Aunque esto es para los trabajadores indefinidos.

¿ERTE y fin de contrato temporal?

Muchos trabajadores, sobre todo en el sector de la hostelería y el turismo, pueden encontrarse en la situación de tener un contrato temporal en el momento de la emergencia sanitaria por el coronavirus y que la empresa plantee un ERTE. Esto nos plantea una pregunta: ¿Qué sucede si mi contrato temporal finaliza durante el ERTE?

“La suspensión de los contratos temporales, incluidos los formativos, de relevo e interinidad, por las causas previstas en los artículos 22 y 23 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, supondrá la interrupción del cómputo, tanto de la duración de estos contratos, como de los periodos de referencia equivalentes al periodo suspendido, en cada una de estas modalidades contractuales, respecto de las personas trabajadoras afectadas por estas.” (Real Decreto-ley 9/2020, de 27 de marzo, en su artículo V).

Esto quiere decir que los contratos temporales que se hayan suspendido por un ERTE, también quedan suspendidos en lo que se refiere a su duración. Por ejemplo, si el periodo restante del contrato es de dos meses el día que se inició el expediente de regulación temporal de empleo, cuando finalice, el empleado tendrá derecho a trabajar durante eses dos meses posteriores.

Algo parecido ocurre con los contratos temporales por obra y servicio que se hayan visto interrumpidos por un ERTE debido a la crisis sanitaria. Al no completarse, el contrato seguirá vigente hasta que no se pueda completar el servicio.

¿ERTE para autónomos?

También puede ocurrir que una misma persona realice una actividad como autónoma al mismo tiempo que trabaja por cuenta ajena en una empresa. ¿Qué ocurre entonces? ¿Puede solicitar ambas prestaciones públicas?

Para solicitar la protección por desempleo uno de los requisitos imprescindibles que debe cumplir el demandante, según detalla el SEPE, dependiente del Ministerio de Trabajo y Economía Social, es “no realizar una actividad por cuenta propia o trabajo por cuenta ajena a tiempo completo, salvo compatibilidad establecida por un programa de fomento de empleo”. Es decir, en caso de estar dado de alta como autónomo no será posible solicitar esta prestación, puesto que es incompatible.

De esta manera, los trabajadores que combinen ambas actividades solo pueden percibir en este caso la prestación extraordinaria de cese de actividad propuesta por el Ministerio de Trabajo y Economía Social como consecuencia de la COVID-19 para autónomos. El principal requisito es estar dado de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

Destacamos que desde el 1 de julio el autónomo también tiene que contar un periodo de cotización de al menos 1 año para poder acceder a esta prestación abonada por la mutua del trabajador. No es un importe fijo, sino que se aplica el 70 % a la base reguladora por la que cotiza el autónomo.

En este resumen hemos recogido los puntos claves que creemos que son vitales a la hora de entender qué es un ERTE. Como hemos podido comprobar, es un proceso relativamente sencillo, pero a la vez complejo, en el que el empresario debe seguir los pasos escrupulosamente para recibir el visto bueno y sacar adelante el ERTE. Estamos encantados de ofrecer esta información y, en caso de que siga quedando alguna duda, se nos puede consultar.

¿Sabes que hacemos software cloud a medida?

➝ Click para saber más sobre software cloud a medida
5/5 (3 Reviews)

¡Envía a quien quieras!