¿Qué es una startup?

El término startup se utiliza para designar a las empresas de nueva creación que tienen una base tecnológica. Independientemente del número de empleados, para que estos negocios sean constituidos como tal, necesitan tener ciertas características que las diferencian de una pyme normal y que veremos a continuación.

¿Qué es una startup y qué la caracteriza?

A la hora de definir qué es una startup, hemos de fijarnos, sobre todo, en sus actividades operacionales, que son mucho más ágiles que las de una empresa convencional, y ligeramente diferentes. Así, podemos atribuirles las siguientes características.

1. Es disruptiva

Los emprendedores que ponen en marcha estos negocios buscan productos y servicios que ya están en el mercado para mejorarlos. Es decir, aprovechan las oportunidades que otros están dejando escapar.

La realidad es que vender un producto o servicio que tenga aceptación es muy importante, ya que el mercado debe estar dispuesto a comprarlo. Parece sencillo y obvio, pero en algunas ocasiones no lo es tanto.

Según un informe de CBI Insights, el 42 % de las startups atribuye su fracaso a un mal ajuste de sus productos en relación con el mercado, y no por ello descartamos que no hayan hecho algún tipo de investigación antes de lanzarlo. Sin embargo, puede que esta no cubriera una base de mercado objetivo lo suficientemente amplia como para tener una imagen ajustada de la demanda.

Los emprendedores han de saber que una idea inicial o un concepto nuevo de producto puede necesitar una serie de ajustes, a medida que se va implementando. Así, se va llegando a conclusiones a través de la prueba-error y cambiando de rumbo según sea necesario. Para que una idea sea disruptiva ha de ser innovadora, es decir, adoptar un enfoque totalmente nuevo para algo ya existente.

2. Crecimiento exponencial

Las startup tienen todos los ingredientes para un crecimiento exponencial. Casi sin límites.

Es posible que la idea disruptiva sobre la que estén trabajando pueda tener un impacto mucho más grande de lo planeado al principio, aunque esto no significa que la empresa vaya a conquistar todo ese mercado.

Lo cierto es que una empresa joven que quiera lidiar con mucho, normalmente, va a acabar fracasando. Esto no quiere decir que haya que renunciar a una gran cuota de mercado, sino que hay que comenzar poco a poco, afinando el proceso y teniendo como objetivo su expansión a largo plazo.

Apúntate gratis a las ventas online 👇👇👇

Aprende gratis el proceso para aumentar tus ventas con internet

Enviando sabes que aceptas nuestra política de privacidad.

😎 Por cierto, ¿Sabes que podemos posicionar tu web o tienda y atraer contactos? Click aquí para saber más >>

3. Practican la escucha activa

El mantra que asegura que el cliente siempre tiene la razón es seguido por los emprendedores como una religión. Saben que en la experiencia que tengan sus usuarios está la clave para triunfar, tomándose muy en serio el feedback que les proporcionan estos, pero también atentos a lo que tienen que decir asesores, mentores o inversores.

Si queremos startups exitosa, vamos a tener que escuchar a todo el mundo, extrayendo el valor de la información que nos proporcionan para mejorar nuestro producto o servicio. Al final, van a intentar mantener un equilibrio, sabiendo en qué momentos mantener firme una estrategia o girar hacia otros derroteros.

Los emprendedores y creadores de startups establecen conexiones con mentores y asesores desde el principio, de manera que pueden aprender de sus errores y éxitos antes de lanzarse al mercado. Una de las mejores maneras de construir esas relaciones es a través del coworking. En el caso de las empresas tradicionales, los canales de escucha no suelen ser muy utilizados, basando su éxito solamente en las cifras de ventas.

4. Construyen comunidad

Al hilo de la anterior, los negocios que tienen más éxito son capaces de pensar más allá de conseguir clientes y trabajan duramente para construir una comunidad. Saben perfectamente que es imposible que la lealtad a una marca se mantenga inalterable con el paso de los años, por lo que saben salir de su zona de confort y adentrarse en sus mercados objetivos. Es decir, que son mucho más flexibles que las tradicionales.

Hoy en día, hay muchas maneras de construir esta red comunal: plataformas de redes sociales, foros online y aplicaciones de mensajería instantánea son, al fin y al cabo, herramientas que nos permiten interactuar directamente con nuestros clientes potenciales.

Una startup de éxito: Airbnb

La empresa fue fundada por Brian Chesky, Joe Gebbia y Nathan Blecharczyk en San Francisco en el año 2008. Se convirtió en uno de los primeros negocios en ofrecer servicios de hostelería alternativos a los tradicionales.

Todo comenzó con la celebración en la ciudad de una convención en la que iba a intervenir Obama y que, según las previsiones, atraería a miles de visitantes en unos días. La capacidad hotelera de la ciudad no estaba preparada para tal avalancha, así que Chesky y Gebbia, que por aquel entonces buscaban fórmulas para sacar rendimiento a su apartamento, idearon una manera de encontrar alojamientos privados para cientos de personas durante esos días.

Ese fue el primer gran éxito de la compañía, a quien poco después se le uniría Blecharczyk y cuyo negocio no dejó de crecer, hasta necesitar una expansión de capital para hacer frente a sus operaciones, cada vez más populares. Es curioso que, para financiar su puesta en marcha, estos jóvenes emprendedores comenzaran a vender cereales con temas electorales. Así, los fundadores de Airbnb lograron ganar la friolera de 30 000 dólares vendiendo los Obama O’s y Cap’n McCains.

A día de hoy, Airbnb se encuentra en más de 191 países y continúa expandiéndose internacionalmente. Incluso ha podido establecer operaciones en Cuba y terceros países donde ha logrado llenar un vacío legal que le permite trabajar sin problemas.

En conclusión, una startup es una empresa de nueva creación (no más de cinco años) que tiene una importante base tecnológica sobre la que se asienta. A diferencia de las empresas más convencionales, esta es más ágil en la toma de decisiones, más disruptiva y está mucho más pendiente de las opiniones de clientes e inversores, para así ir adaptando su producto.

¿Sabes que hacemos software cloud a medida?

➝ Click para saber más sobre software cloud a medida
5/5 (3 Reviews)

¡Dale caña y haz que se enteren!