Globalización: ventajas e inconvenientes

La globalización: ventajas e inconvenientes

Hoy en día, el mundo está sufriendo constantes cambios. Esto se ha acentuado especialmente a partir del siglo XX, cuando comenzó lo que ahora conocemos como “globalización“. Este fenómeno ha afectado a todos los aspectos de nuestra vida cotidiana y el desarrollo de las naciones a nivel social, político y económico. En este artículo, nos centraremos en este último nivel para analizar cómo el globalizar afecta a las empresas y pymes, tanto de forma positiva como negativa.

Ventajas para las empresas

Dado que la globalización tuvo su origen como consecuencia del capitalismo, es indudable que este aporta un componente de valor para las empresas. Entre sus ventajas, encontramos el aumento de la demanda (y, por tanto, de los ingresos), el fomento de las relaciones interempresariales y otros aspectos, entre los que encontramos los siguientes:

Desaparición de las fronteras económicas

La desaparición de las fronteras nacionales de forma física supuso también la llegada de un nuevo modo de entender la economía. Así, se fueron sucediendo los distintos tratados de comercio internacional, logrando que las distintas naciones puedan llevar a cabo operaciones de compra-venta a gran escala a través de sus empresas.

Hoy en día, es fácil encontrar el mismo artículo en distintos países, e incluso en distintos continentes. Por ejemplo, Coca Cola emplea sus seis centros de Investigación y Desarrollo para conocer la demanda específica de cada país y proporcionar productos a medida del gusto de los nativos.

Estandarización de la mano de obra

Con este concepto, nos referimos a la manera en la que las empresas han realizado “mapas” que distinguen una región del mundo de otra en función de la calidad de su mano de obra, pudiendo así implantar sus fábricas en lugares donde les resulte más barato, ya sea por los costes de producción o por la cualificación media del personal del país.

Por ejemplo, las empresas del sector textil tienden a distribuir sus centros de fabricación en países del Sudeste Asiático, mientras que las farmacéuticas se instalan a menudo en Europa. Por su parte, las regiones africanas tienden a ser sede de empresas de agricultura o de otros trabajos donde se requiere menor cualificación.

Desarrollo tecnológico

Esta ventaja se ha desarrollado conjuntamente con el avance en la industria. Gracias a la globalización, las empresas pueden comunicarse más fácilmente. De este modo, pueden compartir avances tecnológicos que les permitan aumentar su productividad y su visibilidad a nivel internacional.

Esto va estrechamente ligado con la siguiente ventaja que comentaremos, puesto que la tecnología ha abierto un mercado totalmente nuevo donde las empresas pueden explorar para variar (y, en la mayoría de los casos, aumentar) su demanda. De igual modo, se observa que, a medida que la tecnología aumenta su potencial, el comercio se ve cada vez más favorecido.

Aumento específico de la demanda

Mientras que diversos sectores han visto su demanda reducida como consecuencia del globalizar (los servicios postales, por ejemplo). Las empresas y pymes han podido disfrutar de un aumento considerable de la demanda gracias a la necesidad de la humanidad de estar en contacto con personas que se encuentran a grandes distancias.

Apúntate gratis a las ventas online 👇👇👇

Aprende gratis el proceso para aumentar tus ventas con internet

Enviando sabes que aceptas nuestra política de privacidad.

Un buen ejemplo de esto son las empresas dedicadas a sectores afines a la tecnología, como Samsung. En este caso particular, comenzaron como fabricantes de electrodomésticos para el hogar para, posteriormente, encaminar su oferta a la distribución de teléfonos móviles.

Nuevas definiciones empresariales

Otra de las ventajas es la aparición de nuevos modelos que definan el alcance de una empresa según su alcance internacional, su productividad y visibilidad. De esta manera, una compañía puede tomar esto como motivación para alcanzar una clasificación superior que le aporte garantías de calidad.

Así, distinguimos dos tipos de empresas: las multinacionales, que están presentes en distintos países del mundo y conciben cada nación como un mercado distinto (controlado por el gobierno y por los habitantes), y las globalizadas, que efectúan operaciones en todos los países del planeta y ven al mundo como un solo mercado (tendencia individualizadora).

Aparición del e-commerce

El comercio online conlleva una innumerable lista de ventajas (eliminación de los costes por envío de mercancía y por apertura de establecimientos, por mencionar algunas de ellas). El hecho de globalizar las transacciones ha facilitado el desarrollo de este comercio, haciendo que las empresas puedan crear un portal web donde vender sus productos sin necesidad de estar presentes físicamente en el país.

😎 Por cierto, ¿Sabes que podemos posicionar tu web o tienda y atraer contactos? Click aquí para saber más >>

Asimismo, también es primordial mencionar que el comercio vía Internet está en proceso de creciente expansión debido a la tendencia globalizadora, aunque esto se da solo en países desarrollados, dejando a un lado las naciones que están en vías de desarrollo o subdesarrolladas.

Desventajas para las empresas

Nadie duda acerca de la capacidad de la tendencia globalizadora para potenciar a las empresas en todos los aspectos. Sin embargo, este fenómeno también tiene una serie de desventajas que, en muchos casos, están relacionadas con las diferentes aspiraciones que pueden tener los países o las multinacionales. A su vez, comentaremos algunas soluciones que han llevado a cabo las multinacionales para superar la problemática habitual.

Aumento de la competencia

Debido a la expansión de una misma empresa por distintos lugares del mundo, esta tiende a menudo a encontrarse con competencia, ya sea por parte de un negocio local o de otra multinacional que también esté expandiéndose por esa misma región. De esta manera, las empresas se han visto obligadas a realizar un esfuerzo adicional para hacer atractivos sus productos.

A su vez, el aumento de la producción de una empresa (como consecuencia de su expansión por un país extranjero) ha supuesto la creación de nuevos negocios que distribuyan esos productos por el país. Esto se traduce, consecuentemente, en un aumento considerable de la competencia entre empresas repartidoras.

Desigualdad de las condiciones laborales

Cada país tiene una legislación propia para regular los derechos de los trabajadores a nivel interprofesional. Esto provoca que en diversas naciones (a menudo, las más occidentales) la mano de obra tenga un nivel de vida superior a la de las naciones africanas o asiáticas, principalmente.

Este fenómeno produce un desequilibrio interno en las multinacionales, ya que tienen que lidiar con las diferentes legislaciones, enfrentándose a menudo a problemas legales como consecuencia de no conocer la ley al completo. Incluso para eliminar este último problema, las empresas deben multiplicar sus asesores legales, contando con un equipo jurídico en cada país.

Riesgos operacionales y de coordinación

Esto está estrechamente ligado a lo anterior, puesto que, a lo largo del planeta, cada país tiene una tradición comercial propia, así como distintas condiciones de inversión y, en algunos casos, idioma. El efecto negativo de esto es el desbalance que tienen que superar los negocios.

Unificación global de las bolsas de valores

Con este término, no nos referimos a una unificación propiamente dicha, sino más bien a la tendencia de las distintas bolsas nacionales a verse afectadas cuando una sufre pérdidas considerables. Un ejemplo lo podemos ver en este año 2020, cuando las bolsas mundiales están perdiendo hasta un 8 % como consecuencia del desplome de la bolsa china por la crisis del coronavirus.

Para superar estos problemas, las distintas compañías suelen elaborar planes de riego que, aunque resultan efectivos, no consiguen eliminar la desconfianza de los inversores cuando un problema global disminuye las bolsas de economías altamente globalizadas como la estadounidense o la europea.

Costes por distancia

Como hemos especificado, la tendencia globalizadora impulsa a las empresas a expandirse por otras regiones del mundo. Sin embargo, esto no es totalmente positivo, ya que las compañías deben incluir en sus gastos los costes de transporte por tierra, mar y aire. Las multinacionales han tratado de solucionar este aspecto situando sus centros de fabricación en los países en los que se despliegan.

Otra de las soluciones más efectivas consiste en reducir la producción a nivel cuantitativo. Por ejemplo, IKEA solo produce verdaderamente el 10 – 15 % de los artículos que vende, comprando el resto a productores locales y evitando costear el traslado de sus productos por barco o avión.

Enfrentamiento de distintas posturas

A pesar de que la mayor parte de la economía mundial se ha unido a esta tendencia globalizadora, todavía podemos encontrar diversos agentes (dirigentes mundiales, multinacionales o países completos) que desconfían de los efectos positivos y prefieren apostar por un modelo proteccionista, provocando desigualdades de riqueza y comercio internacional.

Entre los que apuestan por el modelo aperturista, encontramos a la Unión Europea o Australia. Por el lado contrario, el proteccionismo es actualmente defendido por potencias (algunas de ellas industrializadas y en vías de desarrollo) como la India o Brasil. Mención aparte merece el caso de Estados Unidos, que durante la presidencia de Donald Trump se basa en el proteccionismo.

En conclusión, la globalización presenta una serie de ventajas e inconvenientes que potencian (o dificultan) el progreso de una empresa, permitiendo que aquellas que crean soluciones a los problemas de expandirse puedan convertirse en multinacionales. Conocer los efectos de esta tendencia en la economía mundial es fundamental para entender cómo funciona el comercio internacional y cómo este ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos.

¿Sabes que hacemos software cloud a medida?

➝ Click para saber más sobre software cloud a medida
5/5 (1 Review)

¡Dale caña y haz que se enteren!