¿Qué es e-mail marketing y cómo usarlo en tu empresa?

Hablemos de e-mail marketing

En este artículo me voy a centrar en la definición y en los usos más habituales del e-mail marketing.

Debo reconocer que es una de las opciones que mejor resultado me ofrecen cuando quiero organizar alguna campaña publicitaria o dar a conocer algún tipo de actividad concreta.

Sin embargo, es necesario utilizarla de forma correcta para evitar que el efecto en la persona que recibe el mensaje sea el contrario al que se intenta conseguir.

¿Qué es el e-mail marketing?

La traducción directa del inglés es «campaña de promoción a través del correo electrónico».

Su uso debe estar siempre ligado a la segmentación de la clientela potencial. Es decir, el secreto del éxito de esta estrategia reside en la personalización absoluta de cada envío.

Cada producto o servicio tiene un cliente potencial dependiendo, entre otros factores, de su edad, sexo y gustos personales. Analizar estos factores es fundamental para no enviarle, por ejemplo, la publicidad de un plan de pensiones a un joven de 15 años.

El ROI que se puede alcanzar con una campaña de estas características es del 4300 %, por lo que resulta muy sencillo lograr el retorno de la inversión y conseguir aumentar el número de conversiones.

Nuestra experiencia nos indica que un diseño erróneo de este tipo de estrategias produce un rechazo en la clientela potencial que afecta directamente a la reputación de la empresa.

Ventajas del e-mail marketing

Esta estrategia comercial se caracteriza por tener una serie de ventajas que merece la pena comentar. Son las siguientes:

– Su eficacia es muy alta. Debes recordar siempre que les vas a enviar un mensaje a los clientes que te han facilitado anteriormente su dirección para seguir e contacto con tu negocio. Acertar es fundamental para aumentar la fidelización.

– Permite seleccionar a un grupo determinado de clientes. En ningún momento es recomendable enviar el mismo correo electrónico a toda tu base de datos. Como ya te hemos comentado, encuentra el segmento adecuado para lograr un resultado más favorable.

❤️ Popular:   Vende más haciendo e-mail marketing

– Puedes comprobar sus resultados. Al final de cada campaña podrás saber cuántos clientes han abierto el mensaje, lo han enviado directamente a la papelera o se han dado de baja de tu lista de correo.

– Se amolda a tus necesidades. Puedes anunciar lo que desees. Esta versatilidad juega siempre a tu favor, ya que solo tienes que cambiar el diseño de cada mensaje para conseguir la repercusión deseada.

– Se ajusta a tu presupuesto. Poner en marcha una campaña de estas características no te exige un desembolso económico demasiado alto. La inversión es siempre proporcional al número de clientes a los que quieras enviarles tu propuesta.

– No molesta. Al contrario que sucede con otras campañas publicitarias, recibir un mensaje no afecta a la actividad del cliente. De hecho, abrirlo es algo totalmente voluntario, por lo que se trata de una publicidad amable que siempre está bien vista.

¿Cuáles son los pasos que debes seguir para crear una campaña de e-mail marketing efectiva?

Tras definir el grupo de clientes al que va a dirigirse la promoción de tu evento, servicio o producto, es esencial que tengas en cuenta los siguientes factores para que el mensaje que envíes tenga la efectividad necesaria.

Personaliza cada mensaje

No hay nada más contraproducente que recibir un mensaje genérico teniendo la sensación de ser «uno más» para la empresa que lo envía. Existen métodos para incluir el nombre de cada destinatario en el mensaje logrando así una personalización que siempre es positiva.

Cuida el diseño

Es muy importante que tengas en cuenta la norma básica del neuromarketing: si un cliente no tiene claro tu concepto en 15 segundos escogerá otra opción. Como ya sabrás, es habitual recibir varios correos electrónicos anunciando algo a lo largo del día. El tuyo, aparte de ser personal, debe tener un diseño muy cuidado en el que no falten las siguientes características:

– Un título que llame la atención. Olvídate de conjugar los verbos comprar y vender. Mejor apuesta por otros más prácticos como probar o invitar. Y si puedes incluir la palabra «gratis» en el título, mejor que mejor. Tu meta debe ser que esa persona se sorprenda al ver el asunto de tu newsletter y que quiera entrar a leer lo que quieres comunicarle.

– El texto debe dividirse en un máximo de tres párrafos con titulares y con una conclusión que invite a hacer clic para ampliar la información. De un simple vistazo, la persona debe saber qué pretendes y qué tiene que hacer para conseguirlo.

❤️ Popular:   Vende más haciendo e-mail marketing

– Incluir el logotipo de tu empresa y la opción para ver la versión web. Ambos factores ayudan a aumentar el alcance del mensaje.

El contenido no ha de ser comercial

Este suele ser el error más repetido y el que provoca un mayor número de cancelaciones en la suscripción a tu lista de correo. Tu cliente potencial aceptó ofrecerte su dirección de correo electrónico para conocer las novedades comerciales que pudieras tener y las de tu sector en general.

Esto no significa que esa persona no se haya informado anteriormente sobre un producto concreto o que no tenga la posibilidad de visitar tu catálogo comercial cuando así lo desee. Por estas razones, el contenido del mensaje, aparte de estar bien redactado, no debería centrarse en el aspecto comercial sino ser más bien explicativo.

Resulta mucho más adecuado explicar las ventajas de un producto concreto e invitar al cliente a que lo vea en tu catálogo que apostar por redactar un anuncio concreto que bien puede provocar una reacción adversa a lo que se pretende lograr.

Es decir, la lectura del texto debe sorprender, resolver dudas, ser amena y convertirse en una invitación sutil a que se adquiera lo que se está promocionando. Para lograr estos objetivos volvemos al punto de inicio: la segmentación. A la hora de redactar el texto es fundamental hacerlo de una forma que conecte lo mejor posible con el grupo de edad y con el tipo de producto que pretende promocionarse.

El peligro de las imágenes

Aparte de tu logotipo, que es obligatorio, puedes tener la tentación de completar tu texto con una serie de imágenes de gran tamaño que invite al lector a identificar mejor el objeto de tu promoción. Sin embargo, debes tener en cuenta que muchos gestores de correo, especialmente los de dispositivos móviles, bloquean las imágenes por defecto.

El resultado no deja de ser un texto con demasiados huecos y la obligación de hacer clic en la versión web para que se pueda ver correctamente el mensaje. Para evitar todo lo anterior, apuesta por imágenes de tamaño pequeño o mediano pero que mantengan su calidad.

No te olvides de incluir tus datos comerciales

Es posible que pienses que el destinatario ya sabe quién le envía el mensaje, pero en la parte inferior de este es obligatorio incluir todos tus datos comerciales para refrescarle un poco la memoria. Este uso te evitará tener que repetir el nombre de tu empresa continuamente en el texto, ayudándote a crear un texto mucho más sencillo de leer y de comprender.

❤️ Popular:   Vende más haciendo e-mail marketing

No obvies el botón para darse de baja de tu newsletter

Aunque pienses que su inclusión es contraproducente, es justo lo contrario. Darle la opción al cliente para que deje recibir tus mensajes genera confianza y, sobre todo, respeto por la decisión de esa persona. Tu reputación mejorará fácilmente y el cliente no se sentirá forzado a seguir recibiendo mensajes que quizá hayan dejado de interesarle.

La herramienta más adecuada

Tras haber seguido las recomendaciones que acabo de darte llega el momento de enviar los correos electrónicos. Para hacerlo, debes encontrar siempre una herramienta que esté a la altura de tus necesidades. Te puedo aconsejar que escojas una opción que sea escalable y que te garantice tanto la entrega de todos los mensajes como la emisión de un informe tras la finalización de la campaña.

En ocasiones, se cae en el error de pagarle a una compañía por un paquete de 1000 mensajes, por ejemplo, cuando solo necesitas enviar 100. Para ahorrar costes resulta más eficaz ir poco a poco aumentando la capacidad de envío tras comprobar el alcance de cada campaña.

Y, como consejo final, te ofrezco el que debe ser el demoninador común de todo lo arriba expuesto: no envíes nunca un correo electrónico a alguien que no te lo haya solicitado expresamente. Si tienes un negocio en Internet, es más que probable que exijas que el cliente se registre para que le envíes su pedido. Es en esta sección de tu página web donde puedes incluir una opción para suscribirse a tu newsletter.

Usar las direcciones de los clientes que no te han dado su permiso puede provocar que la reputación de tu negocio baje varios enteros, aparte de algún que otro problema legal con la LGPD.

Espero haberte ayudado a conocer mejor en qué consiste el e-mail marketing y, sobre todo, a convertir su uso en una costumbre más que recomendable para lograr convencer a tus clientes de que tu oferta comercial es la que mejor encaja con sus gustos personales.

0/5 (0 Reviews)
¡Dale caña y haz que se enteren!

¡Déjanos tus comentarios!