image

Diseño web; Qué es y como hacerlo bien

El diseño de paginas web es un elemento clave en cualquier empresa. En pleno siglo XXI la imagen digital de nuestra empresa supone un pilar básico de nuestro negocio. El trabajo de los profesionales de este sector, aunque todavía hoy cueste valorarlo, supone una diferencia clave en el futuro de tu negocio.

Una página web es mucho más que una forma de visibilizar tu marca, es una ventana al mercado.

En un mercado que no para de crecer.

Tipos de diseño web

¿Nos gustaría crear una página web, pero no sabes por donde empezar?

Pues dependerá de cuáles son tus objetivos.

A continuación, repasamos los distintos tipos de páginas web para darte ideas y ver cuál se adapta mejor a tu negocio.

Un diseño web para cada necesidad

Teniendo en cuenta que diariamente se crean unas 600.000 páginas web, parece que dar el paso de tener una, es imprescindible. En cuanto a los tipos existentes, se podrían clasificar en los siguientes grandes grupos.

➞ Página web empresarial /  corporativa

Es la que se crea para contar la historia de la empresa, los servicios que ofrece y cómo es posible contactar con ella. Además, suele incluirse un formulario de contacto para que los clientes puedan comunicarse mejor.

Si esta es la alternativa a elegir, debemos intentar evitar la seriedad y apostar por la originalidad frente a la competencia más directa. La originalidad es siempre positiva para lograr los resultados más acordes a cada negocio.

➞ E-commerce

Es el nombre que reciben los comercios electrónicos o tiendas online.

Enfocaríamos el diseño web a la venta directa de productos o servicios.

Debemos incluir fotografías, vídeos, menú de navegación atractivo y, sobre todo, un diseño responsive que permita ver la web en cualquier dispositivo móvil.

Para marcar la diferencia, nada mejor que apostar por la realidad aumentada (que permite al cliente pasear por la tienda como si se tratase de una física) y por la inteligencia artificial (dotando a la página de chatbots que solucionen los problemas más habituales y de otros servicios complementarios que faciliten la compra de los artículos). Esto lo trataremos en detalle en otra publicación.

➞ Un catálogo virtual

Se suele usar esta página para promocionar productos específicos.

La idea es crear un catálogo más detallado de cada artículo que permita apreciar todo tipo de detalles, características y peculiaridades. Es el complemento perfecto al tipo de página anterior y también puede usarse para vender algunos productos de forma limitada.

➞ Portafolio digital

Es la mejor opción para un diseñador, pintor, escultor, músico o artista en general, nada mejor que crear una página web donde se pueda consultar toda su obra. Esta alternativa también es muy eficaz para empresas que ofrecen servicios profesionales, ya que permite que el cliente potencial aprecie la calidad del trabajo.

➞ Una web con contenido educativo

Suelen ser un gran éxito, pero siempre y cuando se tenga presente que la especialización ha de ser su denominador común.

Si tenemos alguna habilidad concreta o nuestro nicho de mercado es muy específico, se debe aprovechar esta circunstancia para crear tutoriales, cursos en Internet o manuales que le permitan a cualquier persona adquirir nuevos conocimientos.

➞ Un portal web (tipo revista)

Es posible pensar que pasaron a mejor vida hace años, pero no es así. En los últimos tiempos están volviendo con fuerza y se han convertido en tendencia.

Se debe aglutinar en una única web contenidos diversos que puedan atraer a su visitante potencial. En realidad, es como diseñar una revista o periódico que logre convencer a sus lectores de que su lectura diaria es necesaria.

➞ Una página personal

En el mundo del marketing cada vez es más importante la personalización.

De hecho, las mejores marcas son las personales, como se puede comprobar a diario gracias a los influencers que siguen marcando los pasos a dar en este sentido. En una página personal hay que incluir un poco de todo: un portafolio con las creaciones, un blog, una agenda con los próximos trabajos y todo lo que se considere oportuno para que todo el mundo conozca mejor a la persona tras esta propuesta.

➞ Un blog personal

Es otro de los claros ejemplos de que el pasado siempre vuelve.

Si bien es cierto que hay miles de blogs en Internet, se debe escoger muy bien el tema a desarrollar y completar sus contenidos con la eficacia de las tendencias más actuales.

Usar el vídeo, la fotografía, el podcast y todo aquello que permita que una persona conecte de forma más directa con la historia. Mejor si se apuesta por la variedad.

➞ Sitios web sin ánimo de lucro

Nuestra página no tiene por qué ser siempre comercial. También puede convertirse en una plataforma idónea para mejorar la vida de las personas menos favorecidas.

Si se trata de una asociación con estas características, es adecuado crear una web que dé a conocer mejor cómo queremos cambiar el mundo.

➞ Un directorio de empresas

Quizá no nos parezca una opción lógica, pero crear una página que se convierta en un directorio de empresas locales, por citar un ejemplo, facilitará a muchas personas la posibilidad de adquirir un servicio o producto concreto.

➞ Una web con una finalidad concreta

Puede ser una red social a nivel local, un buscador, un tablón de anuncios o todo aquello que tenga un único objetivo. Dependerá de nuestra imaginación y del nicho de mercado en el que nos movamos para convertir una idea en realidad.

➞ Una página web de noticias

La actualidad es siempre una fuente inagotable de contenidos. Añadir artículos de opinión o entrevistar a personajes de actualidad nos permitirá marcar la diferencia y convertir la página en un gran éxito comercial.

Aconsejamos centrarse en un tema concreto, como las noticias musicales, políticas o del corazón, por citar algunos ejemplos.

Consejo: Fomenta tu creatividad y apuesta por la originalidad

Si bien los tipos anteriores son los más exitosos, esto no significa que no sea posible crear un híbrido o una página distinta. Es necesario probar aquellas páginas web que encajen mejor con nuestra filosofía para encontrar nuestro propio espacio en Internet.

No debemos dudar en dar ese paso definitivo hacia el futuro. Algunas de las páginas que ahora triunfan fueron proyectos que no parecían adecuados sobre el papel, pero que han conseguido cambiar nuestras costumbres.

Los tipos de páginas web existentes son, por lo tanto, una herramienta de alta utilidad para dar a conocer nuestras propuestas. Encontrar la más adecuada en cada caso puede convertirse en el inicio de una nueva etapa personal y empresarial.

¿Sabes quién inventó la página web?

Seguramente nos hayamos hecho esta pregunta alguna vez y hayamos pensado en cómo sería ese primer diseño web.

Veamos toda la información referente a esta creación que ha sido considerada como una de las tres más importantes del siglo XX.

Así fueron los inicios del diseño web

Fue en 1989 cuando Tim Berners-Lee, un ingeniero informático del CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear), les comentó a sus jefes la posibilidad de crear un sistema de información basado en el hipertexto, pero que requiriera que la persona que fuera a consultar algún dato tuviera que mecanografiar una dirección determinada.

Bernd Pollerman, su jefe, no creía demasiado en este proyecto, pero le concedió el beneficio de la duda. Le dio cierto tiempo para que desarrollase todo lo que tenía en mente y Tim no tardó en ponerse manos a la obra. Al año siguiente, Robert Cailliau, otro ingeniero, se sumó al proyecto para crear los cuatro pilares fundamentales para que la primera página web pudiera ser vista: el HTTP (protocolo de hipertexto), el HTML (lenguaje de programación para crear la página web), las direcciones URL y la Worldwideweb.app (el primer navegador que era una versión distinta de uno que usaba para una máquina NXT).

Quizá uno se pregunte, «¿si crean todo lo anterior, cómo es posible que alguien pudiera consultarlo a través de la línea telefónica?» Pues porque Internet, como red de comunicación, existía desde los años 60, pero se le daba un uso distinto al que tiene en la actualidad.

De hecho, lo más importante de la obra de Berners-Lee es, precisamente, el haberse dado cuenta de que esa tecnología podía ser usada de forma distinta.

La primera web de la historia

En diciembre de 1990.

El estreno de esta tecnología fue un hito en el CERN y confirmaba que la idea primigenia de Berners-Lee, facilitar la comunicación entre científicos, podía ser un enorme éxito. El diseño de esta primera página era bastante básico, contenía los siguientes apartados: «¿qué hay ahí fuera?», «ayuda», «programas utilizados», «tecnología», «bibliografía», «personas», «historia», «¿cómo puedo ayudar?» y un enlace final para conseguir el código.

Ver una imagen de esta primera web nos recordará, inmediatamente, a Wikipedia. El fondo blanco, la tipografía en Times New Roman y los enlaces subrayados de color azul siguen teniendo la misma vigencia que hace treinta años.

En 1993, el CERN hizo público el código y la estructura interna de la página web para que cualquier persona pudiera programar la suya y compartir la información que desease de manera más eficaz. Fue Flückiger el ingeniero encargado de crear este código abierto que sigue utilizándose.

¿Qué hizo Berners-Lee tras dar a conocer su creación?

Estuvo cuatro años más en el CERN, pero se marchó al MIT de Estados Unidos desde donde empezó una tremenda cruzada contra las empresas que controlan Internet. Comenzó registrando la extensión .mobi para luego criticar que se creasen páginas que solo pudieran verse en dispositivos móviles. De las .com opina que no pueden ser propiedad de nadie, ya que su idea no era, precisamente, la de crear algo para que se enriqueciera una empresa determinada.

En lo que respecta a su vida profesional, ha sido galardonado como oficial de la Orden del Imperio Británico (1997) y con el Príncipe de Asturias (2002) entre otros premios. Sigue en activo y sigue comentando que la información que se comparte en Internet, especialmente la científica, no debería ser propiedad de nadie salvo de las personas que quieran poner en práctica los nuevos descubrimientos que se van realizando en distintos sectores como la ciencia o la medicina.

Las empresas más importantes de la red de redes siguen respetando su opinión, y él no deja de insistir en que lo que hoy en día usamos para navegar por Internet es un proyecto casi opuesto a su idea inicial, mucho más abierta.

El aniversario de la primera página web

Se celebró en 2019 en el CERN y a Berners-Lee se le dedicó una placa conmemorativa. Flückiger estuvo presente para destacar cómo Tim trabajó de forma decidida para darle forma a su proyecto.

Sin duda alguna, la mente de los ingenieros implicados en el mismo fue fundamental para que hoy en día podamos navegar y consultar todo lo que deseemos.

¿Cómo era navegar por Internet en la década de los 90?

En torno a 1997, Internet comenzó a ser más accesible, y las primeras páginas conservaban la misma estructura que la de Berners-Lee.

Para consultar algo era habitual ir a una biblioteca o locutorio que nos permitiera acceder a Internet. En las mesas correspondientes había unas guías telefónicas donde se incluían las direcciones de las páginas web más demandadas.

La velocidad era muy pobre y el diseño arbóreo con enlaces se impuso. Como curiosidad, esta es una de las tendencias de diseño web más actuales por lo que el minimalismo de la primera página web sigue estando de moda.

No fue hasta entrado el siglo XXI cuando se popularizara el algoritmo de búsqueda y comenzasen a desarrollarse lenguajes de programación diversos como el HTML 5. Igualmente, a estos códigos se les añadió el CSS para mejorar el diseño de la página.

Sea como sea, lo que nadie pone nunca en duda es que la creación de Berners-Lee, aunque distorsionada, sigue teniendo la misma vigencia que hace 30 años. En el fondo, una página web no deja de ser una fuente de información que se puede consultar. Entendemos la lucha de Berners-Lee por respetar más este aspecto y por dejar a un lado las páginas más comerciales destinadas a otro tipo de cuestiones.

Ideas para un diseño web

¿De qué crear una página web? 

La respuesta a esta pregunta dependerá, como veremos ahora, de tus intenciones y gustos, trabajar en algo que amemos marcará la diferencia sin duda, porque estarás deseando ponerte a trabajar sin importante el tiempo que empleas, pero podemos establecer algunas líneas maestras para que tu proyecto consiga convertirse en uno exitoso, que te permita generar beneficios progresivamente y vivir de ello.

Analizamos la cuestión en los siguientes apartados.

¿Cuál es el tema perfecto para tu diseño web?

El mejor consejo que podemos darte es que dediques tu web a algo que te apasione. Seguro que tienes una afición concreta desde hace décadas de la que nunca te cansas. Se trata, precisamente, de hacer público tu conocimiento al respecto y, por supuesto, de exponer por qué puedes considerarte un experto en la materia.

Puedes dedicar tu página web a tu equipo deportivo favorito, a un tipo de música determinada, a contar tus experiencias en otros países o a recomendar los libros que te han marcado durante tu existencia. Lo importante es que el tema sea un filón inagotable que te permita generar contenido de forma continuada y que no se trate de algo comercial que te aburra a las pocas semanas.

La marca personal ayuda

Una web con marca personal potente es éxito seguro y un gran negocio, si está medianamente bien planteada.

La mayoría de usuarios de Internet tienen claro que entrar en una web respaldada por una empresa o en un blog personal con alguien reconocido, es sinónimo de garantías para lo que en ella se ofrece.

Risto Mejide

El famoso juez de programas de talento no dejaba de ser un simple trabajador de una agencia de publicidad que cantaba los fines de semana en los bares de Barcelona.

Un buen día, decidió abrir su página web para venderle al mundo lo que pensaba de su trabajo y para dar a conocer su innato talento.

Este acto publicitario le sirvió para ser mejor valorado en su empresa, la cual terminó abandonando para crear su propia agencia. Luego llegaron los programas de televisión, los libros y su ácida opinión sobre la realidad, pero su ejemplo confirma que una web personal es siempre recomendable para dar a conocer tu talento.

Kim Kardashian

La omnipresente socialité comenzó su carrera con una página web cuando nadie la conocía. Ella siempre pensó que podía convertirse en influencer, incluso años antes de la existencia de las redes sociales, por lo que apostó por convertirse en marca. Lo ha logrado y facturas cientos de millones de dólares al año.

Si tu intención no es venderte como marca, pero sí conseguir beneficios a través del tráfico que reciba tu página, ten en cuenta las siguientes alternativas para conseguir tu objetivo.

Crea un diseño web de autoayuda

Son muy eficaces y puedes siempre usar una para contar tus experiencias con el único objetivo de ayudar a los demás. Si abres los comentarios para crear una comunidad de ayuda, mejor que mejor.

Se trata de mostrar empatía y no de convertir el monitor en una barrera entre tu propuesta y el usuario.

En este tipo de webs, la marca personal y la cercanía aumentan drásticamente los resultados.

Un diseño web de tutoriales diversos

La filosofía del «hazlo tú mismo» siempre triunfa. Crea tutoriales de tu especialidad y no tardarás en comprobar los resultados.

Puedes subir vídeos o explicaciones relativas a cualquier tipo de actividad. Esta libertad creativa jugará a tu favor para que puedas convertirte en una fuente de consulta obligada para cualquier persona que tenga un problema relacionado con tu contenido.

Un diseño web de humor

Puedes centrarte en el diseño de memes o bien en subir vídeos humorísticos. No dudes en dar a conocer tu talento proponiendo algunos textos de tu creación para contagiar tu simpatía.

¿Quién sabe?

Igual terminas como profesional.

Un diseño web de guías de viajes

Cualquier persona que desee viajar a una ciudad determinada siempre va a buscar información.

Cuenta tu experiencia en una ciudad con todo lujo de detalles, no te quedes en lo básico y opina sobre bares, restaurantes, visitas, monumentos, museos y tiendas en general.

Te sorprenderás con el tráfico que puedes llegar a generar gracias a tus escapadas.

Un diseño web de cursos de formación

¿Llevas años dedicado a tu trabajo?

 ¿Crees que puedes ayudar a alguien a formarse?

Solo tienes que crear un pequeño guion, grabarte y ofrecer tus clases, previo pago o de forma gratuita.

Mejor si cabe si redactas un libro electrónico que el estudiante pueda bajarse para tener una guía más concreta.

Una vez más, la variedad de temas a tu disposición es siempre la mejor alternativa para que te especialices en uno poco conocido que pueda generar un tráfico más que interesante hacia tu página.

Diseño web de venta de productos

Es una opción tentadora, pero la más difícil. La competencia es feroz, pero todo dependerá de que crees la exclusividad necesaria para tu oferta y evites vender tus artículos en tiendas mayoristas. Apuesta por la artesanía para conseguir la confianza de tu clientela potencial.

Como habrás comprobado, una página web es siempre un reto al que has de enfrentarte con energía, originalidad y muchas ganas de triunfar. Resulta más adecuado tomarte tu tiempo para decidir de qué vas a hablar en tu proyecto que comenzar una página para abandonarla al poco tiempo.

Y ahora que ya sabes de qué crear una web, ¿vas a animarte a dar el paso definitivo para convertir en realidad tu idea o prefieres seguir esperando? Atrévete a poner en marcha tu creatividad para sorprender con tu propuesta. Seguro que no te arrepentirás cuando recojas los frutos de tu esfuerzo.

Diseño web personal VS Diseño web profesional

Para las empresas, disponer de una página web corporativa es de vital importancia porque les permite brindar contenidos relevantes que respondan a su imagen y sus valores, y dar a conocer los productos o servicios que ofrecen.

Asimismo, este será el espacio oficial que usen los usuarios para mantenerse informados de las novedades de las marcas de su preferencia.

Por su parte, la creación de una página web personal responde a objetivos similares, pero su esencia o propósito es diferente. Estos espacios, entre otros particulares, tienen diferente alcance, enfoque, diseño y tipos de contenidos.

Por lo tanto, antes de comenzar con un proyecto de página web, se hace necesario definir el tipo que resulte más conveniente para nosotros, ya sea una página web de empresa o una web personal.

¿Qué criterios debemos tener presentes para crear una página web?

Una de las primeras acciones que se deben realizar previas a la creación de una página web es definir los objetivos que guiarán el desarrollo de este espacio digital. Es decir, se trata de conocer detalladamente el propósito o fin que persigue el nuevo sitio web.

Si lo que deseamos es darle publicidad y comercializar productos o servicios propios, o de terceros, lo ideal en este caso es crear una página web empresarial.

Por el contrario, si pretendemos dar a conocer estrategias o temas personales, sin duda, la página web personal es la más aconsejable en este caso.

Para los autónomos que necesiten un espacio propio y oficial para mostrar los servicios que prestan, también es conveniente usar una web profesional. Pero si se desea crear un espacio para tratar una temática específica como puede ser: cocina, moda, videojuegos o deporte, es mejor optar por una web personal.

Secretos del diseño web corporativo

Las páginas web corporativas y las personales se diferencian en varios aspectos y características.

Una web corporativa se fundamenta en una estrategia de comunicación que permite potenciar la imagen de una marca. También es usada para dar a conocer a la audiencia los valores, los productos y los servicios que se ofrecen.

En estos espacios es donde se harán públicos aspectos relativos a la cultura organizacional, la historia, la trayectoria, los años de experiencia, los principales resultados, las certificaciones o los premios obtenidos por las empresas.

Asimismo, se darán a conocer la visión, la misión y los objetivos que guían el proceder de los trabajadores de una organización. De este modo, una página web de empresa tiene entre sus propósitos aumentar su reputación en el mercado y entre la competencia, así como influenciar en las decisiones del público objetivo de la marca.

Para ello, trata de generar confianza en los posibles clientes, aportando datos de valor para el usuario, con los que se demuestre el nivel de experticia que se posee.

Conjuntamente, se brindan la mayor cantidad de garantías posibles que demuestren a los nuevos usuarios que la empresa trabaja de forma eficiente para resolver sus necesidades puntuales.

Con la web empresarial, buscamos atraer una mayor cantidad de usuarios hacia una organización para convertirlos de clientes fieles a esta. Igualmente, se encarga del marketing y la promoción de los productos o los servicios de la marca, llevando a cabo estrategias adecuadas para que las nuevas creaciones tengan, incluso antes de ser lanzadas al mercado, alta aceptación entre la audiencia de estudio.

La web corporativa trata de posicionar una marca y volverla confiable para su público potencial.

Diseño web personal

En una web personal, a diferencia de en una web corporativa, se trata de interactuar de una forma menos formal con la audiencia.

Este espacio se articula alrededor de una persona, de la reputación que como profesional ha logrado crear, de sus experiencias exitosas o los desaciertos que le han servido para crecer en el medio en el que se desempeña, y de las aspiraciones y los criterios personales.

Una web personal nos puede reportar grandes oportunidades si somos profesionales, pues en esta queda reflejada nuestro estilo, valores humanos y el modo en el que se comunica y transmite la información que poseemos a las demás personas.

En muchos casos, el nombre de una marca corporativa está asociada a una persona. Sin embargo estos espacios, aunque tengan puntos de convergencia y de cierta forma se complementen, son distintos y tienen definidos objetivos diferentes.

La web personal da la posibilidad de que la audiencia perciba a una persona como lo que es en sí; además de la parte profesional, de emprendimiento o la relacionada con la persona de negocio.

Sin embargo, por extensión la actividad profesional también está implícita. Se puede planificar y lograr una sinergia interesante entre estos dos tipos de páginas.

Diferencias principales entre diseño web corporativo y personal

Citamos ahora las diferencias principales entre una y otra.

1º Enfoque

El enfoque que tienen las webs corporativas y las personales es diferente.

En la web de una empresa se atienden o publican conceptos extensos asociados con la gestión de los procesos que en ella se llevan a cabo. En este espacio se relacionan las pautas definidas en la institución y las acciones específicas asociadas a estas con el fin de potenciar los valores y el sello distintivo de la marca. También para mostrar la calidad de los productos o servicios que se ofertan.

Mientras que una web personal se enfoca en posicionar a especialistas o profesionales de varias ramas. Para ello, se centra en los atributos que los hacen diferentes del resto de sus competidores o de los demás expertos del sector al que pertenecen. Está dirigida a conceptos más específicos y limitados.

Una página web corporativa se diseña con el objetivo de apoyar y potenciar el desarrollo de la identidad corporativa de una empresa, mientras esta se encuentre operativa.

A diferencia de las web personales, que giran en torno al trabajo y los resultados alcanzados por un profesional calificado.

Diseño

Otro de los temas importantes que debemos priorizar en el desarrollo de las páginas web es su diseño.

Su calidad es esencial para lograr que los usuarios tengan una experiencia de navegación agradable. Aspectos como la facilidad de uso, el grado de funcionalidad alcanzado, la navegabilidad, así como la eficiencia de carga y la rapidez de respuestas a las peticiones formuladas por los usuarios; se deben tener en cuenta en cualquier tipo de espacios digitales.

El diseño web corporativa tiene que girar en torno a la imagen que deseamos crear de la marca. Además, debemos incluir el logotipo que la representa. El uso de colores debe concordar con los definidos por la empresa y con las emociones que se desea despertar en el público objetivo.

Otro de los aspectos que debemos tener en cuenta para diseñar una web corporativa son las características, las preferencias, las exigencias, las necesidades y el comportamiento de la audiencia. Además de las tendencias del mercado al que pertenece la empresa y la capacidad de adaptarse a tecnologías novedosas y eficientes. Estos son de los aspectos que se necesitan conjugar y potenciar para atraer una mayor cantidad de clientes hacia nuestra web.

En el caso del diseño de una web personal, este debe ser impactante, elegante y sencillo a la vez. Pero debe reflejar la identidad del propietario del sitio, sus valores y las ideas que defiende. Este diseño puede ser menos formal, más fresco pero que a la vez respete el uso de colores adecuados. Asimismo, si no se poseemos logotipo o eslogan podemos incluir como parte del diseño la firma personal del creador.

Contenidos

La creación y gestión de contenido relevante, de valor para la audiencia, es de los particulares que debemos priorizar para lograr un buen posicionamiento de una página web. El empleo de ideas originales, de palabras entendibles y contextualizadas es esencial en todos los casos.

En el momento de crear los contenidos a publicar, debemos tener en cuenta las necesidades y las problemáticas que presenta el público objetivo definido; de modo que en cada artículo se ofrezcan vías o modos de solución para estas.

Debemos aportar información útil e instructiva a la vez que logramos atraer a un mayor número de usuarios. En este tipo de espacios se ha de potenciar el uso de las palabras clave más populares entre la audiencia y el empleo de un lenguaje natural y entendible por todo tipo de personas, para lograr un mayor grado de aceptación entre los usuarios.

El contenido que se publica en una página web empresarial debe responder a los objetivos organizacionales. Al mismo tiempo debe estar enfocado en las características, las propiedades, los atributos y la calidad que tienen los productos o los servicios que brinda la institución; de manera que estos elementos sean percibidos de una mejor forma por los clientes potenciales de la marca.

De igual modo, los textos que se publican pueden estar complementados con recursos multimedia que aporten valor y hagan el contenido más ameno y digerible. Entre los cuales están: las imágenes, los gráficos, las infografías, las presentaciones y los vídeos. En todos los casos se debe tener en cuenta que es fundamental que estén optimizados y que a la vez mantengan altos estándares de calidad.

El contenido mostrado en las web personales está estrechamente relacionado no solo con la actividad profesional del propietario, con los resultados personales obtenidos y con las aportaciones hechas a una rama o sector; en estos casos también es importante contemplar otros aspectos relacionados con los modos de actuación personal o las formas en las que se resuelven exitosamente tanto los temas laborales como los técnicos.

En la web personal es preciso incorporar temas poco desarrollados, que pueden ser bastante técnicos o especializados, pero que resulten entendibles e interesantes para el público objetivo. En este espacio debemos tratar de conectar con los usuarios de modo diferente y personalizado; para lograr posicionarnos como referentes en la rama, lograr incrementar el número de seguidores y definir la esencia profesional del espacio.

¿Qué diseño web es más factible?

En todos los casos debemos tener en cuenta la identidad que tendrá el espacio a desarrollar, así como los objetivos que se persiguen con su creación. Siempre teniendo presente que en la web corporativa se fundamenta en la construcción y consolidación de una marca, y en promover los valores organizacionales, los eventos a desarrollar, las aportaciones realizadas al sector y la calidad del personal. En fin, se tienen en cuenta temas relacionados con varias áreas y procesos de una empresa.

En cambio, una página web personal se puede enfocar a dar a conocer experiencias propias; consejos especializados sobre una temática o un área del conocimiento particular. En este caso se pretende ganar prestigio y reputación en un sector dado, mientras se aporta valor a la audiencia.

Por lo tanto, no existe un tipo mejor o peor, estos conceptos no deben competir entre sí: sencillamente la elección depende de la identidad, de los objetivos que se desean alcanzar y de la línea de trabajo que se vaya a llevar a cabo.

Por ejemplo, en el caso de ciertos profesionales resulta conveniente el desarrollo de una web personal, vinculada a su profesión, donde compartan y hagan promoción de sus conocimientos, sus resultados y las competencias adquiridas en cierto sector. Pero en esta misma página web personal, resulta inapropiado promocionar estrategias generales o potenciar la imagen de la marca de cierta compañía.

En este punto vale la pena recalcar que la brecha entre estos dos tipos de páginas web cada vez es más corta; sobre todo cuando se trata de los dueños o los creadores de las empresas o las marcas. En estos escenarios, las páginas personales, sin perder su esencia y propósito, pueden llegar a complementar a la corporativa, incidiendo favorablemente en la visibilidad y el tráfico que se genera en esta.

Como resumen, queremos añadir que en el caso de las empresas, el desarrollo de una página web corporativa que ayude a construir la identidad y la imagen de la marca es esencial para mantener informados a los usuarios y lograr mayor aceptación y tasas de conversión. Por su parte, algunos profesionales requieren de una página web personal para llegar a ser referentes en el sector al que pertenecen.

 

Claves y tendencias de un buen diseño web

Cada vez son más las empresas que apuestan por un excelente diseño web. Entidades y corporaciones que marcan tendencia y nos dan las claves del desarrollo web. El año está cargado de novedades que ponen sobre la mesa la magnificencia de un diseño web profesional.

En el contexto actual, una web es el escaparate donde las empresas y marcas muestran sus cualidades. Actualmente, no basta con brindar un sitio web más funcional y elegante. Tenemos que ir más allá y ofrecer al usuario lo que pide: satisfacer sus necesidades, intereses y expectativas.

Además de ser una excelente carta de presentación, es un recurso de captación de clientes. Eso sí, siempre que prime un sobresaliente diseño web. Ahondemos, pues, en las claves y las tendencias que marcan la excelencia.

Consejos para un diseño web profesional

Al pensar en un diseño web profesional podemos plantearnos: ¿un diseño web tiene que ser atractivo o funcional? ¿Hemos de conformarnos con una de las dos opciones? Precisamente, lo que lo caracteriza es la combinación de las dos variables: diseño atractivo y uso funcional.

En este sentido, el usuario espera relacionarse con los sitios web igual que lo hace con las personas. Esto es: desea que el mundo virtual sea semejante o lo más parecido posible al mundo real.

En la tarea de crear una web bonita y funcional influyen muchos factores que, a su vez, determinan que nuestros visitantes se conviertan o no en clientes.

Los detallamos.

1. Coherencia y consistencia

Es probable que este sea uno de los principales aspectos que definen la profesionalidad en el diseño web. Se refiere a que todas las páginas tengan una disposición lógica común.

Este aspecto incide tanto en la facilidad de navegación como en los colores, registros, fuentes y estilos. Nos da muchas pistas sobre la imagen de marca de una compañía.

Por un lado, el diseño de una página web debe caminar de la mano del apartado visual de la marca; por otro, el diseño ha de presentar los contenidos de la manera más efectiva posible.

2. ¿Cómo desarrollar una inmejorable experiencia del usuario?

Tanto la navegación como la experiencia de usuario son fundamentales. La estructura de los menús y la distribución en categorías del contenido han de garantizar que los pasos para llegar a la conversión sean pocos y sencillos.

En este sentido y de manera ideal, esta ruta no ha de comprender más de tres pasos. Y cuanto más transparente sea, mejor.

Un buen ejercicio es que empaticemos con el usuario para detectar aquellos puntos que puedan desorientarlo o hacer que se baje del carro de nuestra web.

3. ¿Cómo destacar los enlaces ya visitados?

Algo que nos parece tan sencillo como destacar los colores de los enlaces que el usuario ya ha visitado es un buen ejemplo de cómo facilitar la navegación.

De esta manera, la claridad de una página web se asienta en tres pilares:

1. El usuario sabe exactamente dónde está.

2. El visitante sabe lo que busca.

3. El usuario es consciente de dónde no lo ha encontrado.

Otra cuestión que adquiere relevancia es la distinción de los enlaces internos y externos. La mejor manera es hacer que los externos se abran en una nueva ventana, de tal forma que el usuario no abandone la página.

4. La jerarquía visual

Cuando un usuario llega a una página es porque está buscando algo concreto.

¿De qué depende el que lo encuentre?

De algo tan sencillo como la jerarquía visual de la página.

Recomendamos que no haya mucho texto. El tiempo es oro. La información llega mucho mejor cuando es clara, tiene una organización y un apoyo de imágenes.

A ello añadimos la adaptación a los patrones culturales de lectura: en nuestro contexto de izquierda a derecha y de arriba a abajo. En este sentido y para que la información llegue de forma directa aconsejamos la estructura en F o en Z.

5. El reinado del contenido

Como bien sabemos y así lo han declarado los grandes de Internet, la calidad del contenido es esencial. Tanto Google como Facebook analizan los contenidos con mayor rigor respecto a su calidad y a la corrección de su presentación.

El 95 % de la información que encontramos en la red está en forma de escrito. Por tanto, la revisión de textos y del lenguaje se torna imprescindible.

En el caso de que nuestra página contenga ventanas emergentes, hemos de tener cautela y evitar que aparezcan demasiado rápido e interrumpan, de esta manera, la lectura.

Hemos de prestar atención también a la publicidad, en caso de que la tengamos. Puede saturar la página con cosas que no interesan al usuario.

6. Detectemos los errores de nuestra página

Los errores de una página pueden confundir al usuario, impedir o dificultar que llegue a la información que le interesa y hacer que nos abandone.

Tener la página optimizada para dispositivos móviles, no acumular enlaces rotos o que hayan expirado, no encontrar errores en la redacción o que el contenido multimedia se cargue correctamente parecen obviedades. Sin embargo, se perfilan como problemas frecuentes.

El tiempo de carga también es un factor determinante. Según Google, si el tiempo de carga es superior a tres segundos, la probabilidad de abandono es del 32 %.

7. Reduce las alternativas

Cuantas más opciones se encuentre el usuario, más difícil le resultará navegar y tomar una decisión. Por ello se torna necesario disminuir las alternativas de cada página y, de este modo, facilitar la conversión.

Ofrecer opciones concisas, directas y claras tiene un efecto positivo en el usuario. Le señala y acota el camino de lo que busca en nuestra página.

8. El scroll, nuestro aliado

Cuando ofrecemos el contenido de forma vertical, aumenta el tiempo que el usuario permanece en la página, así como la profundidad de desplazamiento. Es sencillo y obvio, cuanto más interese el contenido, más abajo llegará el usuario.

Recuerda que la profundidad a la que llega el usuario es una métrica que se tiene en cuenta para determinar el interés y el compromiso del mismo por el contenido de una página. Asimismo, si la información es completa, aumenta su posibilidad de conversión.

9. Los botones han de decir lo que hacen

Ponernos en la piel del lector es un buen ejercicio para dar con el mejor diseño web. En ocasiones lo confundimos o frustramos al no cumplir con sus expectativas. Así, el usuario se puede encontrar con botones y enlaces que no lo son o, peor aún, que no desempeñan la función que el usuario espera.

¿Qué efectos conlleva este error? El abandono de la página y, por tanto, la ausencia de conversión.

No nos cansamos de repetir que cuanto más clara sea la interacción del usuario con nuestro espacio web y con el proceso de conversión, más éxito tendrán la página y la marca.

10. El diseño web responsive, determinante para la experiencia del usuario

El diseño web responsive o adaptativo se centra en la correcta visualización de una página en diferentes dispositivos. Este enriquece la experiencia del usuario, quien puede visualizar el contenido de nuestra web en su smartphonetablet o portátil, entre otros dispositivos.

Además, esta técnica de diseño incrementa la viralidad de los contenidos y evita que se dupliquen los textos.

En este sentido, Google Analytics, entre otras herramientas, nos facilita información de los diferentes dispositivos desde los que se conectan los usuarios a nuestra página. Con estos datos, podrás acceder a un rango mayor de personas.

Debemos tener presente que la disposición de los elementos en los diferentes dispositivos puede hacer que la conversión o el abandono varíen.

11. La utilidad de los tests A/B

Que nos resulte agradable nuestra página es importante, pero también lo es que guste a nuestros usuarios y potenciales clientes.

Los famosos tests A/B son herramientas útiles al hablar del diseño de páginas web. Cobran un valor especial cuando se trata de determinar la estructura o la presentación del contenido. La posición de una imagen o la disposición de un cuerpo de texto incidirán en el comportamiento y el compromiso del usuario con respecto a nuestro site.

Por tanto, la usabilidad y la experiencia del usuario caminan de la mano de un diseño web profesional. Estos determinarán que la persona se quede con nosotros.

Por este motivo, animamos a que cualquier empresa se enrole en esta aventura de la mano de una agencia competitiva como la nuestra.

Ofrecemos presupuesto de diseño web. Puede que una marca se decante por un diseño web barato o económico, pero el precio que pague a la larga será mayor.

Somos una opción ideal para una gran parte de las empresas, ya que nos comprometemos con el diseño corporativo, somos flexibles y realizamos un diseño web a medida. Toda aquella empresa que se anime a conocernos tampoco ha de perderse lo que nos trae este año con respecto al diseño de nuestros espacios web.

El rupturismo, seña de identidad del diseño web

Las novedades e innovaciones en desarrollo web vienen marcadas con el rupturismo. Se trata de romper con lo establecido para conquistar al cliente. Recordemos que nos tenemos que adaptar a las necesidades y expectativas de nuestro buyer persona.

Vamos a ello

1. Cuadrículas irregulares para quebrar el orden

En diseño gráfico de páginas web nos encontramos con los denominados grid o cuadrículas que comparten un sentido y/o categoría. La novedad que nos traen es que son totalmente rupturistas.

Los diseñadores han empleado habitualmente estas cuadrículas para crear entornos armoniosos. Sin embargo, este año la tendencia pasa por romper ese orden lógico.

¿Con qué propósito?

Para desviar la atención del cliente y centrarla en puntos clave de la página.

2. Colores saturados y vibrantes

Con respecto al color, los nuevos diseños nos traen tonos saturados y vibrantes con el objetivo de llamar la atención. Definitivamente, es el año de los excesos en lo que a colores respecta.

Mientras que el año pasado se apostaba por una paleta segura, los atrevidos diseños de este año vienen determinados por la saturación y la vibración del color.

Esta novedad, también rompedora, tiene su razón de ser en los nuevos dispositivos, que cuentan con pantallas adecuadas para reproducir colores más ricos.

3. ¿Cómo dar personalidad a nuestra web?

Las imágenes son una manera de otorgar personalidad a nuestra web. De hecho, uno de los retos más interesantes para un diseñador web es elegir las imágenes.

Este año, lejos de optar por fotografías de pago o que nos brinda el cliente, la balanza se decanta por las ilustraciones, las cuales dan personalidad a toda web que se precie.

En este sentido, las ilustraciones son ideales para dar ese toque divertido a nuestra web. Los ilustradores ganan protagonismo y se les encargan imágenes adaptadas a la personalidad y el tono de nuestra marca.

4. Tipografías handmade y llamativas

La tipografía ha sido siempre un elemento clave de la personalidad de una marca. Una seña de identidad del diseño web corporativo.

Las tipografías hechas a mano y llamativas marcan tendencia.

Nos encontramos con tipos de letra capaces de otorgar personalidad, evocar emociones y establecer el tono de un sitio web, además de transmitir la información más relevante. No hemos de obviar este elemento, ya que está muy ligado al SEO.

Aprovechémoslo.

5. Inteligencia artificial y chatbots interactivos

La oleada que de la inteligencia artificial y los chatbots interactivos no deja de impregnar a los diseñadores web.

Los chatbots no son solo elementos con los que se interactúa, sino que también otorgan al usuario una experiencia personalizada. Establecer una conversación con estas interfaces de comunicación no solo enriquece la experiencia de usuario, sino que también mejora el compromiso del usuario y su capacidad de atención.

Usabilidad y experiencia del usuario

La usabilidad y la experiencia del usuario son los dos ejes de la elaboración de páginas web. En este caso, aportan una experiencia positiva y creativa para que la persona nos elija frente a nuestra competencia.

Por tanto y, en los tiempos que corren, optamos por un diseño web en el que prima la claridad y el rupturismo.

El diseño web responsive y por qué es tan importante

Este es un post que no te puedes perder si vas a comenzar con tu desarrollo web. Estamos seguros de que has oído unas cuantas veces eso del «diseño responsive». Pues bien, te adelantamos que hoy no existe ni una sola agencia de diseño web seria que lo pase por alto. Si a tu diseñador se le ocurre decirte que la parte responsive no tiene importancia…

¡Next!

Busca otra agencia.

Diseño web responsive

Mira a tu alrededor en tu día a día. Presta atención a lo que hace la gente en las grandes ciudades cuando va en el metro, en el autobús o en los asientos del parque, así como al esperar al médico o la salida de los niños del colegio.

¡Todo el mundo está mirando su teléfono móvil!

Te encontrarás con personas que están chateando con sus amigos, consultando el tiempo atmosférico o echando un vistazo a catálogos de productos y servicios que les interesan.

El smartphone ha llegado para quedarse…

Y para abrirte un nuevo canal de visitas y clientes para tu sitio web. El diseño responsive consiste en adaptar una página web a la pantalla de un teléfono móvil.

Bueno, no solo a la pantalla del teléfono, también a las de otros dispositivos como las tablets, que poco a poco han ido ocupando el lugar del ordenador portátil.

¿Cuál es el objetivo del responsive en el diseño web?

Ha de permitir que cuando un usuario abra tu página en su dispositivo portátil (teléfono, tablet…) todos los elementos se vean correctamente. O sea, que las imágenes no aparezcan cortadas, que los textos no se vean montados unos sobre otros, que no sea necesario hacer scroll hacia la derecha para ver elementos que han quedado fuera de la pantalla… Las webs no adaptadas al diseño responsive presentan todos esos problemas.

Y, ¿sabes qué? Aumentan la temida tasa de rebote. Esto quiere decir que el usuario llega, y si no encuentra la usabilidad que busca o la web le resulta difícil de ver, automáticamente sale de la página.

Fíjate en todos los potenciales clientes que estarías perdiendo tan solo por no adaptar la web al ancho de un dispositivo móvil. Hoy en día esta práctica es imprescindible.

¿Quieres datos reales sobre la importancia del responsive en el diseño web?

Si al comenzar el post te hablamos de cómo se ha extendido el uso de Internet en el smartphone, ¡atento a estos datos!

En España, un 92 % de las personas nos conectamos a la Red a través de nuestros teléfonos móviles.

Casi la mitad de los españoles afirman que no podrían vivir sin acceso a Internet desde sus smartphones. Y un 43 % de los españoles usa el móvil para comprar online.

Pero aún hay más: otro dato sorprendente es que el 72 % de los compradores online prefieren ir directamente a la web de la marca o el distribuidor.

¿Te das cuenta de la repercusión de no tener tu web adaptada a móviles?

¡Podrías estar perdiendo casi la mitad de tus clientes potenciales!

Y ten en cuenta que estos son datos solo de España. En países como China, es un 80 % el porcentaje de internautas que compra desde el móvil frente a nuestro 43 %.

¿Quién te dice que en unos años no alcancemos esa cifra?

Cuanto antes adaptes tu web a móviles, mejor.

Especialmente si estás usándola como tienda online. Tus compradores están esperándote en el móvil. Conoce las ventajas que te aporta el responsive.

Razones para incorporar un diseño web responsive

– Mejora el posicionamiento SEO.

Es un hecho innegable: a Google le encanta que una web esté adaptada para dispositivos móviles, es algo que valora mucho. ¿Quieres llegar lejos en cuanto a posiciones en el buscador? Cuida el responsive.

– Disminuye la tasa de rebote.

Si la web no está adaptada, se verá lo suficientemente mal en el móvil como para que el usuario se vaya.

¿Sabes que esto también afecta al posicionamiento?

Si la gente no se queda en la página, los buscadores entienden que esta no es atractiva y hacen que baje su ranking.

¡Dales un motivo a los usuarios para quedarse mediante una gran usabilidad móvil!

– Una única página web para todos los dispositivos.

Muy popular:  Prestashop o Magento ¿Cuál es la mejor para tu e-commerce?

El diseño responsive no consiste en crear un sitio web para ordenador y otra versión para el teléfono.

Eso ya se ha quedado anticuado. Se trata de llevar a cabo un desarrollo web que haga la misma página correctamente visible en todo tipo de dispositivos.

No hace falta decir que para el SEO esto también es lo mejor: ¡todas las visitas van al mismo sitio!

Curiosidades del responsive: método «antes móvil, luego PC»

Finalizamos con una curiosidad: ¿Sabías que es tendencia para algunos diseñadores comenzar el diseño web por el responsive?

Así es, dada la importancia que ha adquirido la usabilidad móvil, muchos comienzan a diseñar las webs enfocadas al móvil y luego las adaptan a los navegadores de PC.

¿Qué tipo de diseño web hacer para generar dinero?

La página web es la herramienta básica para generar dinero a través de internet.

La red nos ofrece muchas posibilidades a la hora de conseguir ingresos. Los negocios online ya no son el futuro, son el presente. Sin embargo, al igual que el índice de éxitos crece cada año, también lo hace el de fracasos.

Para evitarlo, conviene conocer cómo utilizar un sitio web para ganar dinero. He aquí la clave que desvelamos a continuación.

¿Cómo se puede enfocar un diseño web para ganar dinero?

La red nos brinda muchas oportunidades en forma de negocios distintos.

Una tienda online, sumarse a una red de afiliados, la monetización de un blog o una web a través de Google Adsense, un sitio de venta a través del sistema dropshipping, vender en marketplace o comercializacíon de productos digitales.

Creación de una tienda online

Las ventas a través ecommerce no dejan de crecer, prácticamente escala el 20 % cada trimestre. Existen comercios electrónicos de todos los sectores que venden en todos los rincones del mundo. Solo en el primer trimestre del año, la facturación de las conversiones online superó los diez mil millones de euros. Por tanto, hay mercado y hay oportunidades que es interesante aprovechar.

¿Qué es necesario?

Evidentemente, la base es la web.

Podemos desarrollar diferentes tipos de tiendas online, desde las personalizadas adrede para el cliente hasta las que creamos a través de CMS de código abierto como puede ser la extensión de Woocommerce de WordPress. También están Prestashop, Shopify o Magento. En estos casos, los sitios de comercio electrónico se construyen a través de plantillas gratuitas o de pago.

Es verdad que cualquier usuario podría crear un ecommerce a través de un CMS o gestor de contenidos. La teoría puede ser atractiva, pero en la práctica es más complicado. Lo ideal es contar con una empresa especializada en diseño para que construya un sitio friendly, optimizado e intuitivo que ofrezca una buena experiencia de compra a todos los usuarios.

Las webs de comercio electrónico pueden tener diferentes enfoques. Hay veces que complementan las tiendas físicas o sirven de canal de venta para comercializar productos que bien se producen o bien se tienen en stock. En otros casos, se puede optar por una solución de dropshipping en la que el propietario de la web solo hace de mediador entre el mayorista y el cliente. Pasamos a explicar este sistema que tan de moda se está poniendo en la actualidad.

Comercio electrónico con dropshipping

El dropshipping es una opción que está teniendo mucho éxito en la actualidad. Consiste en la venta de productos sin necesidad de invertir en stock, puesto que es el mayorista quien realiza el envío directamente al cliente.

El proceso sigue el siguiente esquema: se crea una tienda online en la que se ofertan una serie de productos para su venta, el cliente entra en el sitio y selecciona aquello que quiere. Automáticamente, el pedido llega al sitio web desde donde se realiza a su vez el pedido al mayorista que tiene el stock. A continuación, el mayorista hace el envío al cliente directamente sin pasar por el dueño del sitio web que hizo la venta. Básicamente, es un modelo que se asemeja mucho al del comisionista de toda la vida. El propietario de la tienda online se queda con su margen de beneficios por haber realizado la conversión y el mayorista obtiene, así, canales de venta retail.

El mismo sistema que se aplica a través de una web se puede hacer también creando perfiles en marketplaces como Amazon o eBay. En estos casos, el proceso es el mismo. El dueño de la cuenta ofrece el producto para su venta, el cliente lo compra y el mayorista hace el envío. Es una especie de triángulo que está funcionando muy bien en la actualidad por el bajo nivel de riesgo que entraña.

Infoproductos o productos digitales

Otra opción de monetizar un sitio web o de ganar dinero a través de Internet es el de ofrecer infoproductos. En este caso, de lo que se trata es de vivir de la venta de conocimientos mediante la comercialización de productos digitales.

Podemos crear un sitio web en el que ofrezcamos cursos de formación online, e-books, guías, tutoriales, audiolibros, audioresponders, suscripciones a comunidades cerradas, webinars o mentorías, entre otros.

Red de afiliados

Las redes de afiliados son otras de las opciones que tenemos para ganar dinero a través de internet. Se trata de plataformas que ponen en contacto las páginas webs y los anunciantes. Es decir, por ejemplo, el anunciante de productos cosméticos busca sitios webs a través de los que ofrecer sus artículos, y las redes de afiliados facilitan ese contacto para que el dueño de la página la monetice.

Se puede llegar a diferentes acuerdos entre el propietario de la web y el anunciante. Los más comunes son el de incluir un banner de publicidad, un link, realizar contenidos (posts, vídeos, podcast) relacionados con el negocio del anunciante o sugiriendo sus servicios.

Cada acción o conversión que se realice gracias a este acuerdo recibe una compensación, normalmente económica, que se divide entre el dueño de la web y la plataforma. Las redes de afiliados suelen quedarse entre un 10 o un 30 % por su mediación.

Publicidad con Adsense

Es una manera de ganar dinero de forma pasiva a través de la publicidad con Adsense.

Se trata de una fórmula similar a la del marketing de afiliación que hemos comentado en el apartado anterior.

El propietario de la web gestiona el alta en la plataforma de Google para poder insertar anuncios en su sitio. Ingresa dinero cada vez que el usuario hace clic, no es necesario que se produzca una venta para llevarse una comisión. Es el conocido como «pago por clic» o PPC.

Esta opción tiene muchas ventajas para los propietarios de la web. Los anuncios suelen ser de interés para su target, de manera que su inserción no es forzada, además no tiene que buscar anunciantes y maximiza el dinero que se puede llegar a ganar gracias a la publicidad a través de internet.

Ofrecer servicios en sitios especializados

La contratación de servicios profesionales a través de internet es una constante.

Para ello, existen también plataformas que facilitan el contacto entre la demanda y la oferta. Se puede optar por ofrecer los servicios a través de estos sitios. En este caso, la web es un escaparate para que los posibles clientes puedan conocer al profesional en cuestión.

Sitios de membresía o membership websites

Se trata de un modelo de ingresos recurrente, pero para ser miembros debemos realizar un pago. Dispone ya de una audiencia o de un público que garantiza cierta estabilidad, pero también es exigente en la calidad de los contenidos que desea consumir.

Recibir donaciones

En internet han surgido plataformas que gestionan las donaciones. En este caso, el dueño de un sitio crea contenido de alto valor para los usuarios y crea una serie de privilegios, es decir, habrá recursos que serán gratuitos y otros que exigirán un pago o suscripción. Así, tenemos la figura de los «creadores» y la de los «mecenas».

Es más, hay algunos que directamente ofrecen los recursos gratuitos y solo piden donaciones voluntarias, por ejemplo, Wikipedia o Pixabay.

El caso de Wikipedia es bastante conocido porque no admite publicidad para no perder su independencia y, por eso, suele financiarse con el pago de los usuarios que desean colaborar con el proyecto.

Claves para ganar dinero a través de un diseño web

Como hemos podido ver, existen muchas opciones para ganar dinero mediante una web. 

Sin embargo, conviene tener en cuenta una serie de cuestiones para lograr monetizar el sitio:

– Calidad y confianza: Los usuarios valoran la calidad de lo que reciben y la confianza en el sitio. Si conseguimos trabajarla bien y brindar una excelente experiencia al cliente, lo más posible es que sigamos vendiendo o escalando posiciones para ganar más dinero a través de nuestra web.

– Buscar un buen nicho y centrarnos en él: Internet es tan grande que, si no focalizamos la atención en un target concreto, solo conseguiremos diluirnos en la inmensidad de la red. Buscar un público objetivo concreto y centrar nuestra atención en él nos ayudará a concretar, a llegar hasta las personas, empresas o usuarios que forman parte del mismo.

– Posicionamiento de la web: Es prácticamente lo más importante a la hora de ganar dinero en internet. Si no realizamos un buen trabajo de posicionamiento, seremos invisibles y no podremos monetizar el sitio, ni los servicios, ni los productos que ofrezcamos.

– Constancia y motivación: Una web es un negocio y, por tanto, necesita una atención que sea constante. La paciencia, la constancia y la motivación serán nuestras grandes aliadas para triunfar en la red.

En definitiva, internet nos ofrece muchas posibilidades, pero el éxito de todas ellas está ligado a un mismo eje: el marketing digital. Son las estrategias y las acciones de marketing las que consiguen atraer usuarios y conducirlos por nuestro funnel hasta que realicen la conversión que teníamos fijada en nuestra página web.

¿Merece la pena crear una web gratis?

Son tantos los motivos como ideas puedan surgir para crear una página web por primera vez. Quizá ha llegado la hora de que nuestro negocio tenga un lugar donde los clientes puedan consultarnos cuando quieran.

Puede que nos hayamos decidido por fin a dar nuestros primeros pasos en la generación de ingresos pasivos e Internet o, simplemente, hay un tema que nos apasiona y desearíamos disponer de un blog para compartir todo lo que sabemos.

¿Qué opciones hay para hacer una web?

¿Página web gratis o de cuota mensual?

Esta suele ser una de las primeras opciones a las que recurren las personas inexpertas que quieren tener su primera página web.

¿En qué consiste?

En primer lugar, cabe destacar que la palabra «gratis» con la que se anuncian estas plataformas no significa exactamente que no haya que pagar nada de dinero. Normalmente, contratar la creación de una página web profesional es un servicio que, como cualquier otro, lleva un precio asociado. La diferencia de este servicio respecto a esas plataformas es la siguiente.

– Creación de página web profesional: se paga un precio inicial, que será mayor o menor dependiendo del número de prestaciones que deseemos para la página. Una vez terminada, ya no se vuelve a pagar nada (salvo el servidor donde se aloje, que es algo necesario para todas las webs del mundo).

– Plataformas para crear página web «gratis»: No hay coste por hacer el sitio web. Lo habitual es que ya venga prediseñado, con unas funciones muy básicas y sencillas para que personalicemos la plantilla a nuestro gusto. Aunque no hay que desembolsar mucho dinero inicialmente, sí hay que pagar una pequeña cuota mensual para siempre. Además, esta cuota será más cara según las prestaciones de la página. Cada agencia ofrecerá varios paquetes (de menos a más funcionalidades). Por ejemplo: un paquete básico por 20 € mensuales, otro con más memoria de alojamiento y tienda online por 35 €, etc.

Aquí ya se ve el primer inconveniente de estas plataformas para hacer webs gratis: a la larga, el servicio sale más caro que comprar una web profesional desde un principio. Pero hay algunos otros problemas asociados a esto.

Lo que hemos de saber sobre las plataformas para hacer una página web gratis

Aunque pretendemos desmerecer la utilidad de estas plataformas (veremos cómo en algunos casos pueden resultar útiles), es cierto que a veces juegan un poco con el desconocimiento del cliente. Con frecuencia se dan a sí mismas publicidad del tipo «con el precio incluye un correo profesional, el dominio, un cloud profesional, un hosting, protección contra spam…».

Todas esas palabras, al cliente sin experiencia le suenan tan extrañas como atrayentes: «si la cuota incluye tantos servicios, esto tiene que ser bueno». Lo que nadie le ha explicado es que una web profesional creada desde cero también incluye todas esas utilidades. Y tampoco que algunos de esos servicios ni siquiera tienen un coste real asociado; por ejemplo, no hay por qué pagar un dinero mensual por una cuenta de correo asociada a la página, aunque esta sea profesional.

El dominio

El dominio de una web es la dirección que tenemos que introducir en el navegador de Internet para acceder. Por ejemplo, el de nuestra empresa es https://www.fc-networks.com/. Los dominios que mejor funcionan para que Google ayude a una página (y que la gente la visite) y para que las personas la recuerden son los dominios propios, únicos y profesionales.

El problema de las plataformas es que darán un dominio que llevará una extensión de su marca. Si, por ejemplo, contratásemos nuestra web en una agencia llamada «Crear tu Web Fácil» y el negocio fuese de venta de pienso, el dominio que proporcionarán será del tipo «www.todopienso.crearwebfacil.com». Eso no es nada profesional; es necesario un dominio normal sin referencias a otra marca.

Si el cliente se va, lo pierde todo

Es muy complicado hacerle entender al cliente con poca experiencia este gran problema. A veces, es difícil comprender que una cosa es la web y otra distinta el lugar donde está alojada en Internet. Todas las webs necesitan un servidor; de este dependen cosas como la capacidad de almacenamiento de datos y la velocidad de la web.

Hay muchas empresas de servidores y siempre está la posibilidad de mover la web de unos a otros, según apetezca y para ganar en prestaciones (conforme el negocio crezca, quizá necesitemos un servidor más rápido o con más memoria de almacenamiento).

Lo malo de las plataformas de webs gratis es que hay que acogerse sí o sí al servidor que ofrezcan ellas. El cual, además, suele ser muy básico y de calidad inferior a otros del mercado. Antes de lo que pensamos, se quedará corto y, si deseamos trasladar la página a un nuevo servidor, la agencia no lo permitirá. En la letra pequeña de sus condiciones estará recogido que el cliente tiene que alojarse con ellos sí o sí.

«¡Pero es nuestra web! ¿No nos la podemos llevar?»

Ahí está el otro secreto de la letra pequeña: la web «gratis» nunca es del cliente.

La web por cuota mensual no pertenece al cliente

Es suya mientras pague la cuota; pero si decide irse, la agencia se la quedará. No tendrá la posibilidad de dejar de pagarles, recuperar lo que había hecho hasta el momento y moverse a otro servidor.

En otras palabras, si nos vamos (dejamos de pagar la cuota) lo perderemos todo. Incluso, si Google ya había empezado a reconocer algunos de sus productos y a mostrárselos a los clientes, eso también se perderá.

Habría que empezar a hacer la web otra vez de cero con una agencia profesional de diseño para tener un control total sobre ella y alojarla en el servidor que se quiera.

Es muy conveniente estar al tanto de este tipo de cosas antes de optar por una plataforma de webs gratuitas, pues nos evitará más de un disgusto.

Lo ideal para crear un diseño web profesional es una agencia especializada

Las plataformas de webs gratuitas pueden tener su utilidad para academias, escuelas, cursos de ofimática… Es decir, en formaciones donde se pretenda que el público de a pie se familiarice con las partes y funcionamiento de una web. Pero, desde luego, cuando se trata de una web personal o para un negocio, lo mejor es optar por diseñadores profesionales que la hagan a medida. No hay ninguna empresa seria y con reputación cuya web esté alojada en ese tipo de plataformas.

Una empresa de diseño especializada va a crear una página totalmente acorde a la temática y necesidades del negocio del cliente. Habrá un trato cercano y una asesoría previa al comienzo del trabajo, algo que no ocurre en las plataformas gratis.

Domino propio

En una empresa de diseño web nos ayudarán a escoger el nombre de dominio más adecuado para la idea o negocio. Único, atractivo para los buscadores de Internet y fácil de recordar para los clientes; sin publicidad ni referencias a otra empresa.

La web es del cliente y puede moverla cuando quiera

La agencia de diseño web nos ayudará proponiendo un servidor con buenas prestaciones desde el principio. Pero incluso si más tarde las necesidades del negocio cambian y se hace necesario moverse a otro hosting, podremos hacerse sin problemas. La web es del comprador y llave en mano.

Más posibilidades de personalización y ampliación

Es muy importante tener en cuenta esto. Nunca sabemos cómo puede evolucionar una empresa o proyecto en Internet.

Una empresa de diseño profesional nos permite incorporar nuevas herramientas y funciones a la página, y hacer los cambios que sean necesarios. Por ejemplo, ¿qué ocurre si en el futuro queremos instalar un módulo con chat para atender a los clientes? ¿O incorporar una calculadora de presupuestos? ¿Y darle un cambio de look total a la página?

Las webs por cuota mensual, aparte de las pocas opciones de personalización que brindan, son demasiado básicas. No nos permiten incorporar nuevas funciones que las contratadas en la cuota ni tampoco renovar su diseño. Y, cabe recordar, que tampoco dejarán llevarse el trabajo a otra agencia especializada en diseño para hacer los cambios.

Optimizada para el posicionamiento

Google y los demás buscadores de Internet valoran mucho más una web profesional que una página de plantilla prediseñada gratuita. Se requiere una web bien estructurada, con una buena velocidad de carga y optimizada para ser reconocida por los buscadores de Internet.

Esto solo lo podemos conseguir con una agencia de diseño profesional.

La tarea no solo es hacer la web; sino que todo su diseño y estructura han de estar preparados para que la encuentren en los buscadores. De nada sirve tener la web si luego las personas no nos visitan. Quienes pueden hacer una web que posicione bien en buscadores de Internet son los profesionales del diseño.

En FC ya hemos tenido casos de clientes con problemas tras haber tenido una web contratada bajo cuota mensual. Por eso, hemos escrito esta entrada para ayudar a prevenir y que a nuestros lectores no les ocurra lo mismo. Empezar otra vez una página de cero es una gran desilusión para los clientes.

Así que lo ideal es crear la página web por primera vez a medida y con los profesionales adecuados.

Mantenimiento web ¡Nadie quiere una web muerta!

Si tenemos una página web, es necesario que nos encarguemos también de su mantenimiento periódico.

Para conocer en qué consiste este proceso, nada mejor que leer la siguiente información en la que exponemos todos los pasos a dar para conseguir que una página siga siendo competitiva y eficaz.

¿En qué consiste el mantenimiento de un diseño web?

Básicamente, en lo mismo que consiste el mantenimiento de una comunidad de vecinos, por citar un ejemplo. Nuestra web es nuestra tarjeta de visita, por lo que si alguien entra en la parte virtual de la propuesta y la encuentra desordenada, descuidada y sin los atractivos suficientes para amoldarse a los tiempos que corren, es lógico deducir que esa persona se marchará para no volver. Para que nuestra página web esté siempre a la altura de las necesidades de las personas que la visiten, tenemos que tener en cuenta los siguientes factores.

Debemos monitorizarla de forma continua

Aunque el diseño sea perfecto, aunque no hayamos recibido ninguna notificación de que hay algún error y aunque pensemos que todo va bien, quizá no sea así. Debemos usar herramientas que nos permitan controlar si todos los enlaces funcionan y, lo más importante, si no se ha caído del servidor. Para esta función existen programas que nos permiten comprobar el estado de nuestra página cada cinco minutos, lo que siempre es una garantía de éxito.

Controlar la seguridad

Los delincuentes cibernéticos pueden haber escogido nuestra página para introducir un virus silente que termine por convertir nuestra propuesta en una amenaza. De hecho, si tenemos una web en la que es posible comentar nuestros contenidos, es más que probable que a mayor difusión de los mismos, mayor incidencia de la actividad ilegal que puedan lanzar contra nuestra página.

Al menos una vez a la semana hay que hacer una prueba de seguridad total que confirme la inexistencia de virus, malwarespyware adware. Todo sea por lograr que la visita a nuestra página no termine por ser un problema grave para la persona que está interesada en su oferta comercial o de contenidos.

Optimizarla de forma continua

Un servidor web puede sufrir modificaciones para amoldarse mejor al diseño responsive, a la velocidad de carga o a la inclusión de complementos en la página. Si no optimizamos nuestra web progresivamente no dejaremos de quedar en evidencia ante nuestra competencia más directa.

¿Preferimos entrar en una página moderna que cargue en dos segundos o en otra que tarda tres minutos en cargar y que tiene un aspecto descuidado?

Tenemos que actuar en consecuencia.

Actualizar los contenidos

Lo más buscado en la actualidad en Internet son contenidos que se ajustan a las preguntas que puedan formular las personas que podrían visitar la página. Debemos actualizar los contenidos, o revisarlos para su actualización, una vez a la semana para ofrecer siempre la mejor imagen posible. Así evitaremos que alguien entre en la página y observe que llevamos meses sin actualizarla.

Realizar copias de seguridad

Lo habitual es hacerlas una vez al día y guardarlas entre una semana y un mes en un disco duro externo. De lo contrario, nos arriesgamos a que un fallo informático nos deje sin página web y tengamos que comenzar a diseñarla desde cero.

Mejorar el SEO continuamente

Para que encuentren nuestra web debemos indicarle a los algoritmos de los buscadores cuáles son sus contenidos y cómo queremos que nos encuentren.

Teniendo en cuenta el aumento de las búsquedas por voz, parece evidente que el SEO de siempre ha dejado de ser útil. Cada contenido y cada sección deben tener las etiquetas correspondientes y, sobre todo, amoldarse al lenguaje natural de nuestro visitante potencial.

Esta labor es imprescindible para conseguir que nuestra propuesta siga siendo popular.

Ofrecer un soporte personal gracias a un eficaz servicio al cliente

Si bien los chatbots están marcando tendencia, lo más adecuado es contar siempre con la posibilidad de llamar a alguien que solucione el problema que pueda tener cualquier persona. El trato cercano y amable ha de ser el denominador común de este servicio.

Actualizar el software correspondiente

Si nuestra página forma parte de una empresa como Wordpress o Blogger, por citar dos ejemplos, tendrá que ir actualizando continuamente el software para amoldarse a los nuevos modelos que vayan creando. El desfase entre una versión antigua y la más moderna puede provocar que nuestra página no se vea correctamente. Podemos evitar esta circunstancia instalando cada nueva versión.

Leer la métrica de la página web

Cualquier página genera una serie de datos que se han de convertir en un informe básico para saber cuál debe ser nuestro próximo paso.

Gracias a esta métrica podremos saber cuántas personas han visitado nuestra página, de dónde son, cuál es su rango de edad y otras características fundamentales para crear un visitante-tipo.

Podemos basarnos en esta segmentación para hacer los cambios pertinentes a nuestra web consiguiendo así mejorar sus resultados en cuanto a tráfico y a conversión.

¿Tenemos tiempo para realizar todas estas tareas?

Si repasamos la lista anterior, es más que probable que nos hayamos dado cuenta de que necesitamos realizar estas tareas de forma diaria y dedicarle un mínimo de unas dos horas para comprobar que todo va bien. Si no somos expertos en el tema, es más que probable que cualquier alteración, por mínima que sea, nos sorprenda o nos provoque un ataque de ansiedad.

Nuestro consejo es que confiemos en una empresa externa para que se encargue de todo lo anterior. Ahorraremos tiempo y dinero, podremos dedicarnos durante más tiempo a nuestro negocio y, sobre todo, podremos preguntar cualquier tipo de duda que tengamos a profesionales del sector.

Hay que recordar que la página web es un proyecto vivo que debemos mantener correctamente para que nunca deje de ofrecer los mejores resultados. De nosotros depende encargarnos de las tareas arriba descritas y de centrarnos, exclusivamente, en crear contenidos, diseñar ofertas y lograr así ver el resultado de nuestro trabajo sin preocuparnos de cuestiones técnicas de vital importancia para que nuestra alternativa en la red siga siendo atractiva.

¿Cómo saber quién visita mi página web?

¿Quién visita mi página web?

Esta pregunta es casi obligatoria para cualquier persona que considere que su proyecto en Internet puede generarle beneficios. En los siguientes apartados explicamos cómo se le puede sacar el máximo partido al tráfico que genera una propuesta en la red de redes.

¿Por qué es imprescindible saber cómo son las personas que entran en una página web?

Básicamente, porque una página está en internet para conseguir el objetivo de dar a conocer una serie de productos o servicios. Si obtenemos una serie de datos concretos sobre las personas que están interesadas en un sitio, es más fácil llevar a cabo una segmentación que permita ir creando contenidos específicos para ese grupo de personas.

Es decir, una oferta comercial tiene una serie de clientes potenciales a los que se puede llegar con mayor facilidad si se lleva a cabo un estudio detallado de la métrica que ofrece una página. Para conseguir los mejores resultados, nada mejor que confiar en las siguientes herramientas.

Google Analytics, la opción más completa

No es necesario explicar por qué Google se ha convertido en la puerta de entrada a millones de páginas web en todo el mundo. Además, el buscador nos ofrece la posibilidad de usar Analytics, una herramienta gratuita con la que podemos conocer todos los detalles de cómo es el tráfico que recibe una página web.

Datos como el número de visitas diarias, los picos de tráfico recibido, el porcentaje de rebote, el sistema operativo utilizado o el país de procedencia de las visitas son siempre necesarios para ir amoldando la página a los requisitos de los visitantes potenciales y no al revés. El uso de gráficos es siempre positivo para ir comprobando la evolución de las remodelaciones en el diseño de la página.

Clicky

Ofrece una estadística de la página en tiempo real, algo similar a lo que hace la herramienta anterior, pero especifica cuáles son las secciones de la página más visitadas. Fomentarlas es siempre positivo para seguir generando tráfico y conversiones.

GoSquared

Aparte del análisis completo de una web, da la posibilidad de hablar con ellos directamente y de automatizar la gestión de la página para aumentar el tráfico. Es una alternativa que está ganando una enorme popularidad en países de habla inglesa y que creemos que hay que tener en cuenta para conseguir mejorar los resultados.

StatsCrop

Es una herramienta gratuita en la que solo hay que introducir el nombre de una página web y hacer clic. Ofrece una métrica actualizada en la que se incluyen las visitas diarias, las recibidas a través del SEO y otros datos relacionados con el servidor de la página.

La importancia del seguimiento

Cualquier persona que visita una web deja un rastro que ofrece una información muy útil para afinar al máximo y lograr el éxito.

De hecho, se puede saber:

· Qué ha escrito el usuario en el buscador correspondiente para llegar a la web en cuestión.

· Cuáles son las secciones más consultadas.

· Cuántas veces visita la misma persona una página.

· Qué recorrido hace la persona con el ratón y dónde pincha en primer lugar.

· La velocidad del ratón y dónde se para.

· Cuáles han sido los comentarios de esa persona en la página o en las redes sociales de la empresa.

Es esencial anunciarle al visitante que se va a rastrear su comportamiento con un objetivo concreto. Los datos obtenidos han de ser usados siempre con el único objetivo de mejorar el diseño, la oferta y la forma de distribuir los contenidos de la web.

De lograr que una personase suscriba a una newsletter es importante incluir en el formulario algún tipo de dato para conocer su franja de edad y algún que otro dato personal. Consideramos esencial realizar este tipo de segmentación para que cada contenido se redacte siempre a medida del usuario potencial.

¿Qué debemos hacer con la información que obtengamos de las herramientas anteriores?

Tras recopilar toda la información sobre una página se debe crear un plan de renovación de la web con los siguientes puntos:

• La reescritura de las palabras clave apostando por tendencias de SEO como el longtail. Debe tenerse en cuenta el aumento de las búsquedas por voz para amoldar la página a las exigencias de los clientes potenciales.

• Apostar por los contenidos como generadores de tráfico orgánico. Mejorar la redacción de los textos, convertir la web en una fuente de consulta sobre las novedades del sector de la empresa que está detrás de la web.

• Diseñar la página para que el cliente-tipo no dude en visitarla. Se trata de crear un espacio virtual que deba visitarse a diario para comprobar si hay algún tipo de actualización. Hay que generar esta necesidad para lograr convertirse en parte de la vida diaria de las personas que pueden terminar comprando algún producto o servicio de la oferta comercial en cuestión.

Dependerá de cada caso particular, pero a lo largo de nuestra experiencia profesional hemos encontrado una larga serie de páginas que presentan al menos un 80 % de las carencias arriba descritas.

Realizar un estudio detallado del comportamiento de los que visitan una página web concreta es, por lo tanto, una obligación para seguir consiguiendo generar tráfico y beneficios.

¿Es posible seguir adelante con una página web sin prestarle atención a los datos arriba referidos?

Posible sí, pero aconsejable no. Cualquier persona que tiene un negocio lo que pretende es vender y llegar a su clientela. Si se ignora cómo son los clientes, qué tipo de contenidos requieren, cómo navegan por la página o qué les gustaría ver en una web, difícilmente va a lograrse aumentar los beneficios.

Así, el cuestionarse quién visita mi página web no es una pregunta retórica, sino necesaria para la supervivencia de una empresa. Usar las herramientas arriba explicadas para comenzar a analizar unos datos que, a buen seguro, serán la base perfecta para construir un futuro más que prometedor.

Todo sea por lograr ver el mejor resultado a un intenso trabajo diario destinado a generar más beneficios.

¿Cuál es la página web más visitada?

Mucha gente se pregunta cuál es la página web más visitada, aquella que logró posicionarse como la URL de referencia a nivel mundial durante el año pasado. Pues bien, se trata de Google, uno de los buscadores más famosos que ha revolucionado nuestro día a día.

Google: la página web más visitada

Google es uno de los buscadores más visitados alrededor del mundo y un líder indiscutible a nivel global, creado por los estadounidenses Larry Page y Sergey Brin en 1997. El 90 % de usuarios lo utiliza como su página de inicio principal, recibiendo cientos de millones de consultas diariamente.

Uno de los objetivos primordiales de Google Search es buscar texto en las diversas páginas web de todo el mundo, en vez de investigar otro tipo de datos. Esto permite que el proceso de búsqueda sea mucho más rápido y efectivo.

Dejando atrás a Google: ¿cuál es la siguiente web más visitada?

Pero no todo termina aquí, ya que existe un extenso grupo de buscadores, tiendas virtuales y redes sociales que conforman el listado de las páginas web más visitadas.

Sin duda, un conjunto de dominios digitales que debes conocer en la actualidad:

YouTube

El segundo motor de búsqueda más visitado en todo el mundo. YouTube nace en febrero de 2005, siendo su primera versión creada por tres antiguos trabajadores de PayPal: Steve Chen, Chad Hurley y Jawed Karim. Es el buscador de vídeos más popular en la actualidad, con más de 1900 millones de usuarios registrados mensualmente. Esta plataforma utiliza una logística que localiza los vídeos a través de etiquetas de metadato, descripciones o títulos asignados por los propios usuarios.

YouTube, adquirido en el 2006 por Google Inc., ha generado un gran impacto en la sociedad y la cultura popular actual, ya que ocho de cada diez personas de 18 a 49 años utilizan sus servicios.

Facebook

Una de las redes sociales más populares del planeta, contando con más de 2.2 billones de usuarios activos al mes. Fue fundada el 4 de febrero de 2004 por Mark Zuckerbeg junto a otros compañeros de Harvard. Más del 85 % de los usuarios registrados viene de fuera de Canadá y de los Estados Unidos y el grupo más grande de usuarios de Facebook lo conforman los hombres que tienen entre 25 y 34 años, quienes ocupan el 18 % de la totalidad de usuarios.

Por último, un dato interesante que podemos dar de esta red social es que se encuentra bloqueada en China, situación que comparte con Twitter y The New York Times, a raíz de un dictamen de las autoridades en el 2009 que quieren preservar su carácter proteccionista de puertas para fuera también en Internet.

Baidu

Reconocido como el Google chino, es uno de los buscadores más populares dentro del país asiático. Fue creado por Robin Li y Eric Xu a finales de 1999. Su plataforma presenta un diseño muy similar al de Google, la cual permite que los usuarios realicen búsquedas de noticias, archivos de audio e imágenes.

Es uno de los sitios web más populares en China que ofrece un catálogo de más de 740 millones de páginas web, 80 millones de imágenes o fotos y 10 millones de archivos multimedia. Actualmente, podemos ver cómo se posiciona como el SEO internacional más atractivo para un sinnúmero de empresas, las cuales están interesadas en abrir nuevos canales de ventas para expandir sus posibilidades de negocio en diferentes países.

Wikipedia

Es muy probable que en algún momento todos nosotros hayamos visitado uno de sus artículos para realizar un trabajo de investigación. Wikipedia, reconocida como la enciclopedia virtual más popular del mundo, cuenta con más de 500 millones de usuarios mensualmente. Lleva 15 años en el mercado y ha logrado convertirse en una herramienta muy útil para estudiantes y académicos, que la consideran como una plataforma ideal para la construcción colectiva de conocimiento.

Fue creada por el estadounidense Jimmy Whales y el desarrollador Larry Sanger con el objetivo de que cualquier persona con acceso a Internet pudiera crear y modificar contenidos. En la actualidad cuenta con 80 000 escritores voluntarios que redactan 7000 artículos diariamente y resulta uno de los pocos sitios web sin ánimo de lucro que se encuentra entre los más visitados a nivel mundial.

Twitter

La segunda red social y el servicio de microblogging más popular a nivel global contó con 9 millones de usuarios activos mensuales. En la actualidad, ya alcanza los 330 millones y se posiciona como una de las plataformas más visitadas por más de 134 millones de usuarios, que acceden a su sitio web cada día.

Durante el año pasado, consiguió triplicar los beneficios obtenidos durante el primer trimestre del año, recaudando 190 millones de dólares. Por otro lado, es una plataforma que continúa en crecimiento, ya que ha logrado aumentar sus ingresos un 18 %, permitiendo que sus acciones crezcan un 7 %. Creada por Jack Dorsey en marzo del 2006, ha sido denominada como el SMS del Internet.

Instagram

Con más de 1000 millones de usuarios activos cada mes, es la red social con mayor crecimiento en la actualidad. Ha logrado duplicar su número de usuarios registrados en tan solo dos años. Es una herramienta esencial para acercar nuestra marca a su audiencia específica. En cuanto a la segmentación de los targets, el público que más utiliza Instagram son los jóvenes de entre 18 y 24 años, siendo el 71 % de usuarios menores 35.

Adicionalmente, la plataforma digital cuenta con 500 millones de perfiles que visitan la plataforma diariamente y se ha posicionado como la red social con más interacciones después de Facebook.

En conclusión, aunque la página web más visitada sea un buscador mundialmente reconocido, no es excusa para dejar atrás a aquellas plataformas para compartir vídeos, hacer streaming, tiendas virtuales o incluso las famosas redes sociales. Cada una de ellas ha demostrado cumplir un logro significativo y relevante dentro de su categoría, y es que Internet sigue siendo una red realmente variada donde todos podemos encontrar aquello que buscamos.

¿Por qué mi página web no aparece en Google?

Que mi página web no aparezca en Google no solo es una posibilidad, sino que cuando sucede es algo terrible especialmente cuando se trata del sitio de una empresa. Escribimos la dirección en el buscador y no aparece la página.

Ni rastro de ella. ¡Que no cunda el pánico!

Repasemos por qué sucede esta circunstancia, los errores que nos llevan a esta situación y cómo podemos remediarlo, entre otras cuestiones que tienen mucho que ver con este asunto. Un tema más común de lo deseable por la inexperiencia de muchos a la hora de pegar el salto a Internet o de iniciar el arduo camino de la transformación digital.

Mi página web no aparece en Google

Mientras la lucha más habitual es conseguir los primeros puestos en los resultados de los buscadores, otros se enfrentan a este problema. Un asunto que no tiene una explicación única, sino que puede venir dada como consecuencia de una serie de situaciones sobre las que hay que preguntarse.

¿Hemos dedicado el tiempo suficiente?

¿Hemos plagiado?

¿Hemos caído en los errores que son penalizados por Google?

Lo primero que hay que hacer a la hora de realizar un diagnóstico de esta situación es ponerla en manos expertas. Al igual que cuando nos duele un oído vamos al médico, cuando existe un problema de este tipo lo ideal es ponerlo en conocimiento de profesionales.

El diagnóstico certero pasará por algunas de esas preguntas que ya hemos formulado, con el fin de encontrar las respuestas para poner remedio. No aparecer hoy en día en Google puede hacer perder mucho dinero a las empresas, especialmente a las pequeñas y a las pymes. La razón no es otra que una cifra: ocho de cada diez consumidores se deciden por un servicio previa consulta de las opiniones en Internet y de su presencia online. Razones más que de sobra para poner el foco en las razones de esa ausencia en Google.

Las posibles razones por las que no estamos en Google

Partiremos de una premisa que todo aquel que tiene presencia online debe llevar a la práctica como si de un mandamiento se tratara: en la presencia o el SEO no valen los atajos. De hecho, usar ese tipo de vías solo nos puede conducir a las indeseadas penalizaciones.

Sin embargo, antes de llegar a ellas veamos cuáles son algunas razones:

· No hemos dedicado tiempo suficiente a nuestro SEO. Hay que investigar, sopesar, hacer contenidos, una estrategia y una serie de cuestiones previas dirigidas a la calidad en todos los sentidos. Google es muy listo y sabe cuándo no hacemos cambios, también cuándo estamos usando contenidos de valor, etc.

Aun dedicando tiempo y siguiendo a rajatabla los parámetros de excelencia premiados por el buscador, no veremos resultados hasta pasados los seis meses. Imaginemos qué será de nosotros si ni siquiera ponemos interés.

· La palabra clave no es adecuada o has abusado de las etiquetas. Existen muchos errores relacionados con las palabras clave. A veces no se trata de las más populares, sino de las más apropiadas. Las que mayor engagement tienen. Otra de las cuestiones que pueden provocar problemas es el uso indebido de esas palabras. El abuso puede estar mal visto y que en lugar de ayudar con el posicionamiento, haga el efecto contrario: arrastre un sitio al olvido.

· Mucho diseño y poca optimización. Es uno de los problemas más comunes. Creemos que por tener una web magnífica en cuanto al diseño ya lo tenemos todo ganado. Nada más lejos de la realidad, cuando de hecho se premia más el contenido que el continente. El ranking de una web se verá más beneficiado por el interior que por el exterior. Google es muy romántico en ese sentido, dando poca importancia al aspecto.

Cuidado con duplicar el contenido, con no tenerlo actualizado, con provocar navegaciones confusas o con caer en lo que se conoce como la canibalización de las palabras claves, entre otros aspectos relacionados con ese interior tan valorado por Google.

· La web está mal enlazada. No se trata de enlazar más, sino de enlazar bien. Incluso para los principiantes, es sabida la importancia de los enlaces. De redirigir el tráfico al sitio. Sin embargo, si los enlaces no están bien conseguidos, su uso puede resultar negativo. La variación y la naturalidad son imprescindibles en este asunto de los enlaces.

Las temidas penalizaciones de Google

Es la causa más importante de todas, porque puede borrar de un plumazo una página web de la faz de Internet. Si el cambio de altura en el buscador es muy brusco, no hay duda de que la razón es una penalización.

Ahora bien, ¿por qué se penaliza un sitio? Las respuestas a esta pregunta pueden ser varias:

· La web ha sufrido un ataque informático.

· El administrador de la página ha difundido spam.

· Se ha producido un contenido engañoso.

· Se han realizado enlaces artificiales, engañosos o fraudulentos.

· Contenido plagiado.

· Ausencia de valor en los contenidos.

· Se han usado imágenes ocultas.

· Uso abusivo de palabras clave a través de textos ocultos.

No obstante, para consultar los motivos y poder corregir o subsanar las circunstancias y no tener que adivinar, se puede acceder al informe «Acciones manuales» de Google. Será la mejor manera de conocer con exactitud cuáles han sido los motivos que han incumplido las normas o los parámetros del buscador.

Como es lógico, los proyectos nuevos pueden caer en estos errores por puro desconocimiento. Por ese uso de atajos al ignorar todo lo que está en juego. Sin embargo, es llamativo cómo proyectos de webs no tan nuevos son penalizados de manera frecuente por muchos de los motivos que ya hemos mencionado. Unos errores que pueden suponer una caída significativa en esa posición con consecuencias indeseables.

Un asunto por lo tanto de suma importancia para las nuevas empresas y para las que ya hace tiempo que andan a vueltas con esto del SEO. No dejarse tentar por cantos de sirena es el mejor de los consejos.

Cómo revertir esta situación para volver a estar

Lo más importante de todo es acceder a ese informe que ya hemos mencionado. Poder concretar la razón es indispensable para ahorrar tiempo y para dirigir los esfuerzos. No es lo mismo no estar porque hemos sido objeto de un ataque informático, que no estar porque nos hemos dedicado a introducir contenidos o enlaces fraudulentos.

Es cierto que revertir esta situación, además de tiempo, conlleva paciencia y poner el acento precisamente en aspectos que nos han llevado hasta la desaparición.

Introducir texto suficiente

Si uno de los errores más frecuentes tiene que ver con el hecho de introducir poco texto, tendremos que hacer lo contrario: aumentaremos las dimensiones de nuestros textos.

Hay que saber, porque es de suma importancia, que el algoritmo de Google hará más de 200 preguntas a una web cuando se realiza una búsqueda. Preguntas como si en una web hay contenido relacionado con la búsqueda, alguna keyword relacionada o si existen sinónimos, entre otras muchas más.

La web tendrá que responder a esas preguntas a través de sus textos. Cuanto más texto contenga, más probabilidades tendrá ese sitio de poder contestar a todas y posicionarse de una forma natural.

La relevancia de los contenidos

Para volver a estar presentes tendremos que hacer textos que no sean genéricos, Que sean originales, que contengan palabras clave relacionadas innovadoras. Nada de generalidades. Hay que hacer contenidos que se alejen de la competencia, que sean novedosos.

Ofrecer respuestas claras a las necesidades de la información que los clientes demandan es una forma de conseguir estar de vuelta. No copiar estructuras y palabras claves de la competencia, también.

Cuidado con los títulos

No poner atención en los títulos suele ser otro de los errores más comunes. Solucionarlo es otra de las maneras de arreglar esta situación que estamos tratando. Precisamente cuidando los títulos, vamos a conseguir que Google nos premie. En este sentido hay que saber que de los textos, los títulos es la parte más importante. Es el cebo. Lo que hace que un lector entre o pase de largo.

Frases cortas y atrayentes. Los títulos tienen que ser los reclamos. Llamadas de atención originales y que contengan la palabra clave. Será la forma de que los buscadores sepan qué es lo que hay tras ese titular.

No olvidarse de los enlaces

Aunque ya hemos avanzado que el mal uso de los enlaces puede ser muy perjudicial para los sitios, los vínculos tienen un papel protagonista. Son importantes a la hora de revertir la situación de no aparecer en Google.

Muy popular:  Diseño web: ¿Qué es el porcentaje de rebote?

Los enlaces tienen importancia, independientemente de si son externos o internos, desde el punto de vista técnico, pero también en cuanto a las visitas. Son una vía de acceso al sitio y, por lo tanto, una manera de aumentar el tránsito: uno de los factores que más influyen en el posicionamiento de una web.

Escribe para la audiencia, no para el SEO

En muchas ocasiones se escriben los contenidos pensando en Google y en el SEO. Una forma no solo que no va a conseguir posicionar, sino que va a influir negativamente en el propósito. Es por esto por lo que, cuando se trata de revertir una penalización, más que nunca es necesario hacer contenidos de calidad. Contenidos que interesen a una audiencia.

¿Por qué? Simplemente porque esos contenidos atractivos van a generar unas visitas y un tránsito que van a repercutir en la vuelta a un buen posicionamiento. De nuevo, nada de atajos. Otra vez, ese posicionamiento natural a través de la audiencia. Google siempre va a premiar las respuestas mejores a esas búsquedas en sus motores.

Los contenidos estructurados, por favor

Ordenar las temáticas o las secciones de un sitio es indispensable para escalar posiciones. Aún más si hemos sido penados por el buscador. La estructuración y el rápido acceso a los contenidos será muy positivo para volver a estar bien posicionados.

No dividir los contenidos no solo conlleva caos, sino seguir desaparecidos del buscador. Dividir las áreas de la web, clasificar y hacer que el acceso sea rápido para los usuarios es otra manera de conseguir zafarnos de los efectos de una penalización.

En definitiva y como conclusión, debemos decir que los motivos por los que no aparecemos un día en el buscador pueden ser muchos. Sin embargo, no cabe duda de que trabajar solo el SEO no garantiza los mejores resultados y puede llevarnos a situaciones anómalas como esta si no sabemos trabajarlo bien. Para tener los mejores resultados y no desaparecer, está claro que tenemos que trabajar el marketing de contenidos, nuestra presencia en las redes sociales y otras estrategias de marketing de grandes resultados.

La permanencia en nuestra web por parte de los usuarios, el número de clics, las menciones y las buenas referencias son algunos de los aspectos que tener muy en cuenta a la hora de estar, y no solo eso: de seguir estando. Existen numerosos aspectos que nos ayudan en la presencia, pero hay otros que colaboran en esa ausencia que estamos tratando de evitar.

Google tiene en cuenta más de 200 aspectos. Esas 200 preguntas que tenemos que saber responder a través de nuestros contenidos. El buscador conoce lo que hacemos: lo que hacemos bien, pero también lo que no hacemos.

Si una web no aparece en Google, será síntoma de que hay mucho por hacer. Mucho que trabajar tanto si se trata de un ascenso de un nuevo proyecto, como de un ascenso tras una caída de uno no tan nuevo. Sin embargo, que no nos dé miedo ese reto que tenemos por delante. Tiempo, paciencia, algunos cambios y conocimientos expertos es cuanto se necesita.

Que mi página web no esté en Google es posible, pero también es subsanable. Es una situación reversible y una necesidad. No hay que olvidar que hoy en día quien no está no existe y que quien más arriba esté más se va a llevar en el reparto de ese gran pastel en el que se ha convertido Internet.

¿Por qué no carga una página web?

Quizá, en más de una ocasión, uno se haya encontrado ante esta situación. Al intentar entrar en una web ha notado que no carga o que su navegador le avisa de que hay algún problema. Si tenemos una página web de nuestro negocio este error, de no corregirse, puede convertirse en un problema grave que termine provocando la irreparable pérdida de nuestra clientela. A continuación, analizamos los motivos más habituales de los problemas de carga de una web y aportamos las soluciones más eficaces.

¿Qué provoca una carga lenta de nuestra página web?

La velocidad de carga de una página en Internet no es un factor que no merezca toda nuestra atención. De hecho, el neuromarketing subraya que si una persona que va a entrar en una web tarda más de 15 segundos en hacerlo, no tardará en apostar por otra alternativa. Ahora bien, los problemas de carga pueden estar provocados por una serie de factores diversos que pueden depender, o no, directamente de uno. Los comentamos en los siguientes apartados.

Causas ajenas a la página web

Debemos recordar que una web es un archivo que se sube a un servidor, por lo que el error también puede estar provocado por este último. Entre los errores externos más habituales se encuentran:

· El uso de un hosting con poca capacidad. Esta es la parcela que nos pertenece dentro del servidor. Si es compartido con otros, será la web que reciba mayor tráfico la que aproveche al máximo su capacidad. Si solo se usa para nuestra web, es la empresa que nos lo ofrece la que debe encargarse de ampliar sus discos duros, mejorar su memoria RAM y, resumiendo, modernizar su tecnología para que nuestra página cargue en el menor tiempo posible. La solución es preguntar a la empresa encargada de este servicio si se trata de un error puntual o si es lo habitual. En este último caso, debemos apostar por otra alternativa que nos ofrezca más garantías.

· El centro de datos en el que se basa el servidor que hemos elegido no se ha modernizado y presenta errores de forma continua en cuanto sube la demanda. Una vez más, el cambio de compañía puede solucionarnos el problema.

Causas internas que provocan el error de carga

Una de las más habituales es una mala programación. Si hemos llenado nuestro diseño de fotografías de alta resolución y gran tamaño, no hemos repasado el Javascript y no hemos limpiado el código resultante para facilitar que la carga de nuestra web sea lo más rápida posible, estaremos apostando por aumentar, sin sentido, el peso de nuestra página y por provocar que tarde unos minutos en cargarse.

Si nuestro diseño es correcto, quizá el problema esté provocado por un tráfico continuo que no pueda ser absorbido por el servidor, por lo que, o contratamos un hosting de mayor capacidad, o cambiamos de proveedor de este servicio.

En ocasiones, se usa un software para la empresa que está integrado en el servidor de la página, restándole así capacidad de carga. Esta alternativa no es conveniente si lo que queremos es conseguir que nuestra página sea siempre rápida y eficaz.

Dependiendo de la propuesta, es recomendable usar un servidor distinto para cada sección. Si, por ejemplo, tenemos una tienda en Internet con un catálogo demasiado amplio, resulta más eficaz tener esta importante parte de la tienda en un servidor, y el resto en otro o en otros.

Igualmente importante es tener en cuenta que muchas de las páginas web actuales se basan en plataformas como WordPress o Woocommerce por citar algunos ejemplos. Si hay algún error en las mismas, no tardaremos en tener que afrontar sus consecuencias.

En no pocas ocasiones, la lentitud de carga está provocada por una falta de mantenimiento de la página web. Es decir, si se programado o encargado la página y uno no se ha molestado en comprobar las actualizaciones de Javascript, los posibles cambios en el código que debe llevar a cabo para acelerar la carga o la mera actualización de las galerías de imágenes o de los menús, es más que probable que esa página cada vez pierda más adaptabilidad y que los nuevos navegadores no puedan cargarla con rapidez.

¿Y si todo va bien, pero la página sigue sin cargar?

¿Qué podemos hacer si el diseño es ligero, el servidor funciona correctamente y el hosting tiene capacidad de sobra, pero nuestra web no carga? La mejor alternativa es comenzar un nuevo proyecto programado en lenguajes como el HTML5 y apoyarnos en el CSS3 para crear el estilo de tu web.

Esta renovación es esencial para que nuestra propuesta siga viva, para lograr clientes y para aparecer en los mejores puestos en la lista de resultados de los buscadores más consultados. Las estadísticas confirman que por cada décima de segundo que tarde la web en cargar, se perderá un 1 % de clientela. Si hemos colocado alguna oferta concreta y nuestro tráfico aumenta un 60 %, podríamos llegar a perder hasta un 80 % de conversiones.

Por lo tanto, recomendamos no esperar a comprobar que la página no carga correctamente para comenzar a poner en marcha las soluciones ya explicadas. Al menos una vez a la semana, podemos usar alguna herramienta como GTMetrix o Pingdom Website Speed Test para leer un informe completo de cuál es la velocidad exacta de nuestra página web. En cuanto notemos alguna variación, iremos corrigiendo los errores para evitar siempre las consecuencias arriba descritas.

Si no logramos ver la web con normalidad, podemos comprobar en el navegador si hay alguna extensión que sea incompatible con otra, limpiar la memoria caché o actualizarlo para confirmar, o desestimar, el problema de carga.

Cabe recordar que la página se encuentra en una red en la que interactúa con una serie de factores diversos, por lo que siempre es aconsejable el ir amoldando su diseño a los requisitos que exige Internet.

¿Por qué se cae una página web?

En ocasiones, se intenta entrar en una página web y se comprueba que no está operativa. Las causas para su caída, nombre popular con el que se conoce a esta circunstancia, pueden ser múltiples. Se comentan en los siguientes apartados en los que también se ofrecen las posibles soluciones a este problema.

Causas por las que puede caerse una página web

Por norma general, el fallo no está provocado por la página en sí, sino porque el servidor donde está alojada no tiene la capacidad suficiente para afrontar el problema de manera puntual. Entre las causas más habituales para que esto suceda podrían destacarse las siguientes.

La saturación

Suele ocurrir en páginas destinadas a la venta de algún producto concreto (como entradas para eventos) o servicios a un precio irresistible. Los servidores tienen una capacidad limitada de respuesta por lo que si de forma repentina la demanda se multiplica quizá no puedan atender a cada una de las personas interesadas en adquirir ese servicio. La solución para estos casos pasa por contratar servidores con mayores garantías de poder afrontar este tipo de subidas repentinas del tráfico hacia la web en cuestión.

No tener un sistema de caché eficaz

Si se programa una página web, y se permite que se quede en la memoria caché del navegador que use la persona que está interesada en visitarla, se logra aliviar la carga del servidor. En caso contrario, cada vez que alguien quiera entrar en la web tendrá que esperar unos segundos a que el servidor le envíe los mismos datos que podría ya tener almacenados cómodamente. Este esfuerzo continuado puede provocar que el servidor se caiga y que la web deje de funcionar.

El hosting compartido

En ocasiones, un grupo de usuarios comparte el mismo servidor web y crea parcelas distintas para cada página. Cada parte se denomina hosting, pero este tipo de reparto no es equitativo. Es decir, si, por ejemplo, hay tres páginas web que tienen un hosting compartido en el mismo servidor y una de ellas recibe miles de visitas para comprar algún producto, será esta la que utilice toda la memoria disponible del servidor dejando a las otras dos sin posibilidad de respuesta. Como este tipo de situaciones es muy difícil de prever, nada mejor que apostar por el hosting dedicado con el que se evita este problema.

La ley

Hay páginas que han sido cerradas por decisión judicial debido a que se dedicaban a actos delictivos o a colgar contenido ilegal. El volver a consultarlas depende más de los recursos que presenten sus gestores que de una solución técnica.

Virus diversos

Los hackers suelen introducir virus de todo tipo en páginas web con un alto tráfico como las de los periódicos. En estos casos, los delincuentes tienen como objetivo robar toda la información posible de los suscriptores o, en ocasiones, llevar a cabo un acto simbólico con el que muestren su descontento con la línea editorial de esa publicación. Disponer de un buen antivirus es imprescindible, ya que será el propio programa el que le indique a la persona interesada que no se debe visitar la página infectada.

La falta de mantenimiento

Una página web no es algo que se diseña, se sube a la red y se olvida. Es fundamental llevar a cabo labores continuas de mantenimiento que permitan ir adaptándola a los usos más habituales de los que la visitan. Uno de los fallos más comunes es no actualizar el software correspondiente por lo que el servidor no puede leer la página correctamente. Aconsejamos la revisión periódica de este tipo de detalles al menos una vez a la semana para evitar las comentadas consecuencias.

Un problema de fuerza mayor

Un error de hardware, la rotura de un disco duro, agentes externos (meteorología, accidentes, derrumbes) o un error en la conexión a Internet provocada por la empresa que suministra este servicio son circunstancias contra las que resulta imposible protegerse. No en vano, hay errores masivos en compañías que ofrecen Internet a sus clientes que les dejan sin conexión durante horas.

¿Cuáles son las consecuencias directas de la caída de una página web?

Pues todo dependerá de cuándo se produce el fallo. Si la página en cuestión se dedica a la venta de productos o servicios y la caída se sufre en Navidad, por citar un ejemplo, podríamos hablar de miles de euros de pérdidas en un solo día. Lo mismo sucede cuando se trata de páginas que venden entradas, sector este en el que el monopolio ha dejado paso a una mayor variedad de opciones. La página que esté caída terminará también afrontando pérdidas económicas irreparables.

Para evitar los errores arriba indicados resulta casi imprescindible que contemos con un servidor que ofrezca garantías y que incluso dispongamos de un segundo espacio de almacenamiento por si fallara el primero. Igualmente, sería adecuado no contratar un servidor que no tenga la posibilidad de ampliar su capacidad para días concretos. La mejor alternativa es contar siempre con una alternativa que nos permita ampliar los servicios de manera progresiva o según se vaya necesitando.

Igualmente, hay páginas concretas en las que es posible conocer si la página se ha caído solo para un usuario determinado o para todo el mundo gracias a un sistema de diagnóstico que ayuda a emprender las acciones pertinentes para resolver la situación.

Lo más importante es tener siempre en cuenta que una página web puede sufrir todo tipo de problemas y que hay que estar siempre atento para aportar soluciones. Todo sea por lograr que cualquier proyecto en Internet siga siendo tan exitoso como deseen los que decidieron ponerlo en marcha.

Una alternativa idónea es la de externalizar el mantenimiento de la página para tener siempre la seguridad de que va a estar operativa mientras su gestor se dedica a atender a sus clientes o a buscar nuevas fórmulas para generar beneficios.

Esperamos haber aclarado por qué se cae una página web y cuáles son los puntos débiles de cualquier página. No dude en revisarlos de manera continuada para conseguir que su oferta sea siempre visible para sus clientes potenciales.

¿En qué consiste el mantenimiento de una página web?

Si tenemos una página web, es necesario que nos encarguemos también de su mantenimiento periódico. Para conocer en qué consiste este proceso, nada mejor que leer la siguiente información en la que exponemos todos los pasos a dar para conseguir que una página siga siendo competitiva y eficaz.

Básicamente, en lo mismo que consiste el mantenimiento de una comunidad de vecinos, por citar un ejemplo. Nuestra web es nuestra tarjeta de visita, por lo que si alguien entra en la parte virtual de la propuesta y la encuentra desordenada, descuidada y sin los atractivos suficientes para amoldarse a los tiempos que corren, es lógico deducir que esa persona se marchará para no volver. Para que nuestra página web esté siempre a la altura de las necesidades de las personas que la visiten, tenemos que tener en cuenta los siguientes factores.

Debemos monitorizarla de forma continua

Aunque el diseño sea perfecto, aunque no hayamos recibido ninguna notificación de que hay algún error y aunque pensemos que todo va bien, quizá no sea así. Debemos usar herramientas que nos permitan controlar si todos los enlaces funcionan y, lo más importante, si no se ha caído del servidor. Para esta función existen programas que nos permiten comprobar el estado de nuestra página cada cinco minutos, lo que siempre es una garantía de éxito.

Controlar la seguridad

Los delincuentes cibernéticos pueden haber escogido nuestra página para introducir un virus silente que termine por convertir nuestra propuesta en una amenaza. De hecho, si tenemos una web en la que es posible comentar nuestros contenidos, es más que probable que a mayor difusión de los mismos, mayor incidencia de la actividad ilegal que puedan lanzar contra nuestra página.

Al menos una vez a la semana hay que hacer una prueba de seguridad total que confirme la inexistencia de virus, malwarespyware adware. Todo sea por lograr que la visita a nuestra página no termine por ser un problema grave para la persona que está interesada en su oferta comercial o de contenidos.

Optimizarla de forma continua

Un servidor web puede sufrir modificaciones para amoldarse mejor al diseño responsive, a la velocidad de carga o a la inclusión de complementos en la página. Si no optimizamos nuestra web progresivamente no dejaremos de quedar en evidencia ante nuestra competencia más directa. ¿Preferimos entrar en una página moderna que cargue en dos segundos o en otra que tarda tres minutos en cargar y que tiene un aspecto descuidado? Tenemos que actuar en consecuencia.

Actualizar los contenidos

Lo más buscado en la actualidad en Internet son contenidos que se ajustan a las preguntas que puedan formular las personas que podrían visitar la página. Debemos actualizar los contenidos, o revisarlos para su actualización, una vez a la semana para ofrecer siempre la mejor imagen posible. Así evitaremos que alguien entre en la página y observe que llevamos meses sin actualizarla.

Realizar copias de seguridad

Lo habitual es hacerlas una vez al día y guardarlas entre una semana y un mes en un disco duro externo. De lo contrario, nos arriesgamos a que un fallo informático nos deje sin página web y tengamos que comenzar a diseñarla desde cero.

Mejorar el SEO continuamente

Para que encuentren nuestra web debemos indicarle a los algoritmos de los buscadores cuáles son sus contenidos y cómo queremos que nos encuentren. Teniendo en cuenta el aumento de las búsquedas por voz, parece evidente que el SEO de siempre ha dejado de ser útil. Cada contenido y cada sección deben tener las etiquetas correspondientes y, sobre todo, amoldarse al lenguaje natural de nuestro visitante potencial. Esta labor es imprescindible para conseguir que nuestra propuesta siga siendo popular.

Ofrecer un soporte personal gracias a un eficaz servicio al cliente

Si bien los chatbots están marcando tendencia, lo más adecuado es contar siempre con la posibilidad de llamar a alguien que solucione el problema que pueda tener cualquier persona. El trato cercano y amable ha de ser el denominador común de este servicio.

Actualizar el software correspondiente

Si nuestra página forma parte de una empresa como Wordpress o Blogger, por citar dos ejemplos, tendrá que ir actualizando continuamente el software para amoldarse a los nuevos modelos que vayan creando. El desfase entre una versión antigua y la más moderna puede provocar que nuestra página no se vea correctamente. Podemos evitar esta circunstancia instalando cada nueva versión.

Leer la métrica de la página web

Cualquier página genera una serie de datos que se han de convertir en un informe básico para saber cuál debe ser nuestro próximo paso. Gracias a esta métrica podremos saber cuántas personas han visitado nuestra página, de dónde son, cuál es su rango de edad y otras características fundamentales para crear un visitante-tipo. Podemos basarnos en esta segmentación para hacer los cambios pertinentes a nuestra web consiguiendo así mejorar sus resultados en cuanto a tráfico y a conversión.

¿Tenemos tiempo para realizar todas estas tareas?

Si repasamos la lista anterior, es más que probable que nos hayamos dado cuenta de que necesitamos realizar estas tareas de forma diaria y dedicarle un mínimo de unas dos horas para comprobar que todo va bien. Si no somos expertos en el tema, es más que probable que cualquier alteración, por mínima que sea, nos sorprenda o nos provoque un ataque de ansiedad.

Nuestro consejo es que confiemos en una empresa externa para que se encargue de todo lo anterior. Ahorraremos tiempo y dinero, podremos dedicarnos durante más tiempo a nuestro negocio y, sobre todo, podremos preguntar cualquier tipo de duda que tengamos a profesionales del sector.

Hay que recordar que la página web es un proyecto vivo que debemos mantener correctamente para que nunca deje de ofrecer los mejores resultados. De nosotros depende encargarnos de las tareas arriba descritas y de centrarnos, exclusivamente, en crear contenidos, diseñar ofertas y lograr así ver el resultado de nuestro trabajo sin preocuparnos de cuestiones técnicas de vital importancia para que nuestra alternativa en la red siga siendo atractiva.

¿Por qué diseñar tu página web con profesionales?

Existe un sinfín de motivos para crear una página web para tu negocio, o para rediseñar aquella que ya tienes. Aunque algunos son más evidentes que otros, la importancia de los mismos es siempre grande. Veamos algunos ejemplos.

Causa una buena primera impresión

Cuando tu audiencia visita tu página web, obtiene una primera impresión de tu negocio. Esta primera impresión, con frecuencia, es definitiva. Y esto es especialmente común si dicha primera impresión es negativa. No puedes correr ese riesgo, pues estamos hablando de un cliente potencial. En Internet los usuarios otorgan unos pocos segundos a las páginas que visitan, especialmente a las menos conocidas. Exprimir al máximo esos segundos y transmitir una imagen profesional es dinero.

Basta con ponerse en ese lugar. ¿Qué impresión te llevarías de una página web vieja, con imágenes obsoletas? La confianza del cliente en ese negocio empezaría a quebrarse desde el comienzo.

Establece una impresión del servicio al cliente

Relacionado con lo anterior, crearás una impresión del servicio al cliente. Tienes que tener en cuenta que tu página será la cara de tu negocio. Esta cara debe ser amable y confiable. También debe estar cuidada. ¿Por qué? Porque cuidando tu página estarás dejando claro que cuidas de su negocio. Y tus clientes son una parte fundamental del mismo.

Construye confianza con tu audiencia

Páginas que parecen desactualizadas o que funcionan lentamente minan la confianza de los usuarios. Es vital, especialmente si te dedicas al e-commerce, que tu web parezca un sitio seguro. Debes invitar a comprar en ella. Hacer saber que si alguien quiere usar tu tienda onlinesus datos personales y bancarios estarán seguros.

Por ejemplo, en caso de ofrecer productos debes mostrar los precios con la máxima claridad posible. Ocultar precios finales con subterfurgios solo espantará a alguien que ha llegado hasta ahí para comprar tus productos.

Debe ayudarte en tu estrategia SEO

El SEO lo es todo en Internet hoy día. El acrónimo SEO viene del inglés Search engine optimization, optimización de los motores de búsqueda en español. El SEO es el alfa y el omega de cualquier página web. Es el elemento que marcará el éxito o el fracaso de un negocio en Internet.

Sin un buen posicionamiento en los motores de búsqueda, no importará nada que tu web funcione rápidamente o sea bonita. Es absolutamente necesario que Google, Yahoo y demás buscadores te conozcan. Deben conocer tu web y elevarla al máximo en sus búsquedas, porque así llegarán la mayoría de los usuarios.

Tu web debe ser Seo-friendly, o lo que es lo mismo, debe hacer un trabajo favorable en tu posicionamiento web. Esto no es sencillo de conseguir, y contar con profesionales que te ayuden es casi imprescindible. Necesitarás una optimización completa de tu contenido, del peso de las imágenes, del uso de los plugins…

Mencionar con asiduidad las palabras clave de tu negocio, por ejemplo, hará que los buscadores las asocien a tu web. Este trabajo no debe ser casual, sino causal. Usar imágenes asociadas a aquello que vendas también es clave.

Todo esto lo premian los buscadores con un buen posicionamiento. Existe la posibilidad de comprar un buen posicionamiento, pero es un camino caro y poco efectivo. El cliente potencial no debe buscar tu web desde un anuncio, sino desde una respuesta a sus búsquedas.

Por lo tanto, el SEO debe impregnar cada artículo, cada sección de tu página web, con el fin de que sea cada vez más sugerente para el tráfico.

Tu competencia lo está haciendo

Por último, pero no menos importante, está el factor de tu competencia. No tengas ninguna duda, el negocio online es el futuro de las empresas, pero también su presente. Tu competencia directa ya no solo se encuentra al otro lado de la ciudad, también en Internet. Y si de verdad se encuentra interesada en promover su negocio, buscará unos profesionales que le diseñen una web ideal.

Por lo tanto, tú no puedes quedarte atrás. La calidad de tus servicios, los precios de tu trabajo, etcétera, deben tener su reflejo en tu web. Si no lo haces, tu competencia te quitará clientes del sector con mayor potencial hoy día: Internet.

La originalidad en Internet siempre encuentra premio. Si fuiste capaz de distinguirte de sus competidores por un excelente servicio de atención al cliente o por tus bajos precios, debes trasladar eso a la red.

¿Te has decidido a tener una nueva página web?

Si tras leer todo lo anterior te has decidido a tener una nueva página web, has tomado la decisión correcta. Debes ser consciente de que los mejores servicios nunca son gratuitos. No esperas un coste cero del trabajo de un mecánico o un fontanero, ¿por qué iba a ser de otro modo con el diseño de páginas web? Es posible que si un día el aire acondicionado de tu coche deja de funcionar llames a tu cuñado, que sabe un poco sobre esas cosas; pero si un día tu coche no arranca y necesitas el vehículo para tutrabajo, irás directo a un mecánico de confianza. Esto mismo sucede con el diseño web.

Es posible que tu sobrino sepa hacer una web de su equipo de rugby preferido, pero eso no significa que puedas confiar en él para tu negocio. La profesionalidad en el diseño web puede suponer la diferencia entre el éxito y el fracaso de los negocios. Hay empresas especializadas en la conversión digital de las marcas, y es en ellas en quien debes confiar. Añadirán alguno de los pilares fundamentales que definen una web bien diseñada. Estos son los más importantes.

Rapidez y funcionalidad

El ser humano es impaciente por naturaleza, pero parece que Internet acrecenta ese espíritu. A nadie le gusta tener que esperar varios segundos hasta que carga el sitio que quería visitar. Si una vez dentro de la web navegar es más lento de lo acostumbrado, eso supondrá un fracaso.

Las páginas web hoy día deben ser, por encima de todo, rápidas y funcionales. La belleza estética es importante, pero no dejará de ser secundaria. En última instancia, el valor de una página web se medirá por su capacidad de conversión.

La conversión es el logro de que los visitantes de tu sitio realicen una acción específica previamente definida por ti. De lo contrario, la página web será un folleto informativo. Esto es útil, pero lo diferencial es convertirla en un valor activo, que genere beneficios contables en tu marca.

Conseguir la conversión en una página requiere una estrategia de marketing bien definida. Nada en la web debe dejarse al azar, pues la intención es convertir a tus visitantes en clientes. Esto se logra creando, por ejemplo, una tienda digital dentro de tu sitio.
Guiando a los visitantes hasta el lugar en el que les vendes tu producto alcanzas la efectividad deseada en el marketing online. Tu página web debe ser como tu tienda física. Esto es, los clientes deben poder ver todo lo que ofreces, pero sobre todo deben poder adquirirlo si les convence. La web debe convencerlos y luego facilitar la adquisición del producto.

Debes contar con un libro de estilo

Al igual que un periódico, una web profesional debe contar con un libro de estilo. Cuando abres periódicos como El País, salta a la vista una uniformidad en su diseño. Tu página debe ser única y uniforme. El desarrollo de las tipografías y el uso constante de los mismos tipos de imágenes son un buen ejemplo. Debes otorgar visibilidad al logo de tu empresa, que será la insignia de tu marca.

Debes tener también una uniformidad en la redacción del contenido. Es importante marcar un estilo consensuado con quien la diseñe, y mantenerlo. Si decides que sea formal y a base de datos estadísticos, debe ser así en su conjunto. Si, por el contrario, quieres que tenga un estilo joven e informal, debe tenerlo en su totalidad.

El aspecto visual debe tener un sentido

Las imágenes, que siempre deben ser optimizadas, tienen que tener un propósito. La gratuidad de las mismas solo restará seriedad y añadirá peso a la página. Debes usar los elementos visuales de forma inteligente y concienzuda. Una imagen vale más que mil palabras, y esto es muy cierto en Internet.

Exprime redes sociales como Pinterest Instagram: son canales paralelos de tu negocio. Toda imagen debe tener un mensaje. El uso de imágenes de buscadores libres de derechos o personales es imprescindible para no sufrir penalizaciones de los buscadores.

Ser una tienda online

Relacionado con la conversión, se encuentra el concepto de tienda online. Sean cuales sean tus productos, existe la posibilidad de desarrollar en su web una tienda para los mismos. Muchas empresas han dejado de contar con intermediarios para vender sus materiales. Una tienda en Internet permite que el cliente te contacte y te compre a ti directamente.

Ahorrarás en intermediarios, podrás centralizar tu logística y conseguirás una nueva tienda, con un potencial mayor que cualquier tienda física. La elección correcta de precios, imágenes y descripciones supone todo un trabajo. Del mismo modo, para fomentar esas compras, la publicación regular de ofertas online incentivará a sus potenciales clientes.

Un diseño responsive

Al hilo de lo dicho al comienzo, su web debe ser todoterreno. ¿Qué significa esto? Que no debe esperar que todo el mundo acceda a ella desde el mejor ordenador posible para que le funcione correctamente. Debe estar optimizada al máximo. No solo los buscadores penalizan la lentitud, también los clientes. Su web debe verse correctamente en un ordenador de hace una década. También debe ser completamente funcional en los teléfonos móviles.

Muchas estadísticas indican que la mayoría de los usuarios que hoy navegan por Internet usan más los móviles y las tablets que el ordenador. Por lo tanto, una web debe estar capacitada para ofrecer una experiencia funcional en móviles y tabletas, sin importar lo viejas que sean. En algunos sectores, los clientes serán personas menos relacionadas con la informática, que no contarán con equipos punteros. Para ellos, debes facilitar que tu web se adapte a sus canales de búsqueda. La optimización es una regla de oro en el diseño web.

La consecución de buenos resultados en webs como Google pagespeed insights es el fiel reflejo de un trabajo bien realizado. En ella la gran G te mostrará los puntos débiles y fuertes de la construcción de la web, y como mejorarlos. Es un proceso complejo que se resuelve con trabajos profesionales.

Cuida la ortografía

En medio de la vorágine de extranjerismos y nuevas formas de palabras mal escritas, haz que tu web suponga un orgullo para la lengua. Evita la más nimia falta de ortografía, denotando seriedad y preparación. Confía en alguien que haga de tu proyecto un libro abierto sin errores gramaticales.

Llamada a la acción – CTA

Las llamadas a la acción son otro de los mantras de Internet. Haz que tus visitantes se encuentren con la oportunidad de actuar. La interacción web-visitante es clave para otorgar utilidad al diseño y para mejorar el SEO.

Otorga crédito y visiblidad a tu tienda online, si es el caso. Invita a que contacten contigo para resolver sus dudas. Facilita conocer trabajos que ya has realizado, para así demostrar de lo que eres capaz. Las llamadas a la acción pueden convertir una página web del montón en un foco de atención, ¡aprovéchalo!

Haz de tu próxima web un sinónimo de su éxito

El diseño web profesional es un elemento clave para cualquier empresa hoy en día. Confiar en profesionales que aseguren para tu negocio la visibilidad en Internet que merece no tiene precio. Cada día más empresas son conscientes del potencial de las redes, y aquellas que dejan pasar el tren probablemente acaben desapareciendo.

Ningún mercado crece más que el online, de modo que todas las posibilidades de tu empresa de cara al futuro pasan por él. Un buen diseño de paginas web puede convertirse en el símbolo de tu marca. Por esa razón no puedes realizar un trabajo de principiante, sino confiar en profesionales que la conviertan en la bandera de su negocio.

¿Dónde comprar una web?

Todavía son muchas las personas que no son conscientes del enorme potencial que Internet tiene para transformar o impulsar un negocio. El poder de la «red de redes» es extraordinario, por eso es fundamental saber dónde comprar una página web y cómo sacarle el máximo provecho ahora que nos encontramos en plena era digital.

Profesionales, emprendedores, grandes y pequeñas empresas, todos se han adaptado a esta nueva era para aprovecharse de la tecnología ofrecida por el mundo digital y hacer crecer sus negocios. Sin embargo, aún existen personas que no tienen ninguna intención de conocer este mundo, probablemente porque no conocen las grandes ventajas que supone para su trabajo.

Jamás ha sido tan sencillo impulsar un negocio que cuando se sigue una estrategia correcta de marketing digital. Gracias a ella, conseguimos potenciar la imagen de la marca, aumentar la visibilidad de la empresa, sumar un mayor número de clientes potenciales, mejorar la fidelidad de los ya existentes e implementar diferentes sistemas para generar más ventas.

Por eso, cualquier emprendedor, profesional autónomo o empresario tiene que estar en Internet. De hecho, es el primer sitio en el que buscamos cuando necesitamos un servicio, un producto o incluso cuando queremos encontrar una solución a un problema. De esta forma, conviene hacer todo lo posible para estar ahí cuando alguien realice dicha búsqueda.

Maneras de usar Internet para impulsar nuestro negocio

Existen distintas formas de exprimir al máximo Internet para sacar el mayor provecho a esta superred. Por ejemplo, si somos propietarios de una tienda, ofrecer nuestros servicios y productos es lo más evidente, pero también es muy importante la promoción. Es necesario gastar una buena parte del tiempo en publicitar la empresa para que lleguen hasta ella el mayor número de clientes.

Por otro lado, es fundamental ofrecer toda la información que la audiencia necesita para que tenga claro qué es lo que hace el producto promocionado. Puede ser que no sean conscientes de cómo pueden llegar a solucionar sus problemas o mejorar su vida gracias a los servicios ofertados. Así que es preciso proporcionarles la información y educarles para que puedan ir avanzando hacia el objetivo final.

Por muy profesionales que seamos y por muchos conocimientos y experiencia que poseamos, si no aparecemos en Internet, no va a servir de mucho. Hoy en día, es imprescindible que nos posicionemos en el mercado digital para convertirnos en ese referente al que la gente quiere seguir . Además, este factor hará que surjan nuevas oportunidades de negocio.

Asimismo, otro aspecto fundamental se basa en conocer la opinión de los compradores, lectores, suscriptores o seguidores, por lo que conseguir un feedback va a ser tremendamente útil. Hacer una encuesta, por ejemplo, es una de las mejores opciones para ello y, para un profesional en la creación de páginas web, es una tarea relativamente sencilla.

Dónde comprar una página web

Si después de leer todo esto, la pregunta es dónde se puede comprar una página web, invitamos a todo el mundo a que nos visite en FC-NETWORKS.COM. En esta web, mostramos toda la información que se necesita para dar un empujón al negocio.

A día de hoy, el diseño de páginas web es una de las tareas más usadas para comercializar servicios o productos online. Pero, en el momento de diseñarla o crearla, es primordial que sea un profesional el que se encargue de todo para conseguir los resultados que se esperan.

Por ejemplo, es importantísimo que dicha página web contenga elementos que faciliten su navegabilidad, manejabilidad, interactividad, función e interacción con distintos medios (texto, audio, vídeo, imágenes, enlaces, etc.).

Ha de tener un aspecto profesional y atractivo para que, de esta forma, los usuarios se animen a interactuar en ella y, además, sus colores deben ser los adecuados dependiendo de su contenido y del tipo de público al que va a ir dirigida.

Por otro lado, hemos de tener en cuenta que, para conseguir el éxito de la página, es primordial saber manejar los elementos que se van a incluir en ella. Evitar una saturación de información y el uso excesivo o incorrecto de links son otros de los puntos a considerar.

El nombre de la web es igual de importante que su aspecto. Si contiene las palabras clave correctas, podrá ser identificada de forma sencilla por cualquier motor de búsqueda, un proceso al que se conoce por sus siglas en inglés: SEO y que consiste en mejorar la visibilidad de cualquier página web en los diferentes buscadores.

Para todo ello, es necesario que acudamos a un experto que consiga un buen diseño y procure una serie de garantías y de ventajas, las cuales difícilmente lograríamos haciendo el trabajo por cuenta propia.

Beneficios de elegir un diseño web de calidad y profesional

En FC, nos preocupamos de crear la mejor página a nuestros clientes de acuerdo a sus necesidades. Para ello, sabemos que una primera impresión es primordial, básicamente porque un sitio web se encuentra abierto todos los días del año durante las 24 horas y, durante este tiempo, miles de personas entran en él.

Un diseño de calidad atraerá visualmente al lector o posible cliente que entra en la página a buscar información, la cual, por otro lado, tiene que estar bien estructurada y actualizada para que ayude a mejorar la imagen de la marca.

Por otra parte, un diseño web profesional no necesita demasiado mantenimiento. Los expertos aseguran todas las actualizaciones, ahorrándonos un valioso tiempo en estas labores.

Además, realizar la maquetación y estructura de la web por uno mismo es casi una locura si no se cuenta con la formación necesaria, ya que los resultados que vamos a conseguir no van a ser ni parecidos a los que logrará un profesional.

Conseguiremos marcar la diferencia con la competencia siendo originales, creativos y distintos, calificativos que siempre son una garantía de éxito. Para ello, es necesario pensar en el público al que va dirigido y crear una imagen apropiada para ellos. También ofrecemos un servicio de posicionamiento dentro de los buscadores.

De esta forma, no solo creamos la presencia en la red, sino que garantizamos que esta sea visible. Realizando un trabajo conjunto, la página va a ser mucho más efectiva dentro de los motores de búsqueda.

Uno de los mandamientos principales para crear páginas web es la usabilidad. Este criterio solo puede ser asegurado por un profesional que cree estructuras intuitivas que ayuden a mejorar la experiencia y faciliten la navegación de los usuarios.

Muy importante es ofrecer un diseño adaptativo, es decir, que consiga una visualización correcta del portal independientemente del dispositivo desde el que se acceda, ya sea un móvil, un ordenador, una tablet, un portátil, etc. Por eso, para garantizar un correcto uso de la página, vamos a necesitar una web que sea capaz de adaptarse a cualquier dispositivo que pueda ser utilizado por un usuario.

Crear un diseño web moderno y actualizado va a ayudarnos en la creación de un apartado visual agradable para nuestra empresa, pero también va a contribuir en la mejora de las posiciones en Google. Es decir, creando un buen diseño web, vamos a tener muchas más posibilidades de aumentar el tráfico que se recibe a través de cualquiera de los buscadores existentes.

Todos estos beneficios y prestaciones no se van a encontrar en una página web gratuita o en una de bajo coste. Por lo tanto, si deseamos aumentar el rendimiento de nuestra web, hacerla visible, conseguir una buena imagen o mejorar la navegación del usuario, debemos invertir en un diseño web que haya sido elaborado por profesionales, ya que, a medio y largo plazo, conseguiremos unos resultados positivos y totalmente garantizados.

Ventajas de comprar una página web en FC Software

La página web de una empresa es su carta digital de presentación, así como el escaparate perfecto para mostrar los productos, servicios y valores del negocio en Internet. Por este motivo, tiene que estar lo más optimizada posible y ser muy efectiva, ya que va a ser la que va a convencer al usuario de manera definitiva.

De nada va a servir crear estrategias de marketing online con las que captar clientes nuevos, si, después, el sitio web no tiene una imagen correcta o una interfaz que proyecte seguridad.

De ahí que nuestro objetivo sea aumentar la confianza de los clientes consiguiendo que se sientan seguros y cómodos navegando por la página web. Y ¿cómo lo logramos? Pues creando un diseño adecuado al tipo de empresa que queramos publicitar. De esta forma, el usuario estará tranquilo y protegido solicitando información o comprando dentro de nuestra web.

Para ello, son muchos los factores que entran en juego. Desde la creación de una interfaz que sea sencilla de usar hasta la inclusión de una tipografía bien legible, unos colores adecuados de la marca, diseños modernos e imágenes de calidad. En definitiva, una composición digital amable que se encargue de transmitir profesionalidad y que muestre los valores que hacen que nuestra firma sea diferente y especial.

Otro punto imprescindible que no podemos dejar de lado es mejorar la experiencia de los usuarios. Uno de los factores que más influye en este aspecto es la velocidad de carga.

Según estudios recientes, cuando una web tarda en cargar más de 3 segundos, pierde más de la mitad de usuarios, ya que estos no se molestan en esperar y ni siquiera vuelven a intentar entrar por segunda vez. Y es que la inmensa mayoría de los clientes buscan la inmediatez, un factor que siempre hay que tener muy en cuenta.

La navegación es igual de importante. La clave radica en ofrecer una que sea lo más simple posible donde los usuarios puedan explorar la página de forma sencilla e intuitiva.

De esta manera, vamos a conseguir que estén más tiempo navegando por ella y descubriendo todo lo que tiene para ofrecer, con lo que van a aumentar de forma considerable las probabilidades de llamadas, ventas, etc. Si se encuentran con un sitio web complicado de manejar, seguro que acaban desistiendo y buscando otra página más sencilla.

Por último, un punto que hay que tener en cuenta y que va a influir de manera positiva en el posicionamiento de tu página web es el diseño conocido como responsive o mobile first.

Ser trata de un diseño pensado, sobre todo, para que podamos visitar la página desde cualquier dispositivo móvil, ya que, cada día, es más habitual que los usuarios naveguen desde su móvil por Internet. Google lo sabe, por lo que es fundamental que la web se encuentre 100 % adaptada a todos estos clientes en potencia.

En resumen, estos son los principales beneficios que va a aportar un diseño web realizado por profesionales, pero hay muchos más. En nuestra agencia, podemos garantizar que la creación de un sitio web hecho a medida es lo que necesita un negocio para alcanzar el éxito que tanto se merece.

Cómo comprar una página web profesional

Lo primero que debemos tener claro es la diferencia que existe entre adquirir una web que se haga para una empresa en exclusiva (es decir, una nueva) y una ya existente que, por diferentes motivos, su propietario haya puesto en venta.

Sin ninguna duda, nosotros siempre recomendamos una página web inédita en la que nos encargaremos de todo el proceso para que nuestro cliente no tenga que preocuparse por nada. Tan solo será necesario indicarnos cuál es el tipo de negocio y nuestros programadores y diseñadores se ocuparán de hacer el resto.

Garantizamos la funcionalidad de por vida de la página web y su construcción sin ningún tipo de restricción, pudiendo solicitar todo lo que se necesite: galerías de imágenes, formularios varios, portafolios con todos los servicios y productos o cualquier otra cosa que al cliente se le pueda ocurrir.

Si optamos por una página web ya creada, podemos asesorar sobre todas las que se encuentran disponibles según precios, posibilidades y sectores de negocio.

En conclusión, si elegimos bien dónde comprar una página web, conseguiremos todos los recursos y mecanismos para que la inversión realizada empiece a generar beneficios cuanto antes.

Author Casto Aparicio
Amante de las ventas. Me gusta ver como un negocio crece y genera riqueza a su alrededor. En mi camino, he ayudado a vender millones de euros a empresas a través de Internet. En mi tiempo libre, estoy deseando salir a la naturaleza con mis perros a pasear y relajarme con el aire más puro.

Deja un comentario