El porcentaje de rebote de una página web es uno de los factores más determinantes para confirmar que su estructura interna es la más acertada. A continuación, definimos el concepto y aportamos consejos para su mejora.

¿Qué es el porcentaje de rebote de una web?

Es la métrica encargada de determinar cuántas personas visitan nuestra página web y la abandonan sin hacer clic en ninguna de sus secciones. Se usa para determinar el alcance de un contenido específico y puede ser determinante a la hora de fidelizar a los posibles visitantes.

El objetivo de nuestra propuesta en Internet ha de ser siempre mantener a una persona interesada en la misma el máximo de tiempo posible visitando sus diversos apartados. De lo contrario, habría que tomar medidas para la corrección de los posibles errores que evitan alcanzar esta meta.

¿En qué radica su importancia?

En el posicionamiento de nuestra web. Ningún buscador lee todos los contenidos que subimos, solo los indexa. Para conocer la calidad de los mismos se basa en el número de visitas y en su procedencia. La posición en la lista de resultados del buscador depende de:

✅ La interacción de cada persona con una página web.

Cuánto tiempo permanece, de media, el visitante.

✅ La actividad que tiene la persona dentro de la página web.

¿Significa lo anterior que todas las páginas que creemos tienen que tener una enorme cantidad de contenido para obtener un posicionamiento óptimo? No, es posible tener una única web con un único contenido, pero si la persona que entra tarda pocos segundos en volver a la lista de resultados de un buscador, este considerará que nuestra web no obedece a la búsqueda, por lo que nuestro posicionamiento será peor.

¿Existe una tasa de rebote ideal?

Podríamos decir que sí, pero varía mucho de cada sector y según el tipo de negocio.

¿Cuál es la tasa habitual en nuestro nicho de mercado?

Dependerá de a qué te dediques y de tu grado de especialización. Para tener una idea algo más cercana a las cifras idóneas podríamos valorar la siguiente información:

✅ Las landing pages con una llamada a la acción que publicitan un producto concreto deberían tener una tasa de entre el 70 y el 90 %.

✅ Los portales generalistas, entre el 30 y el 50 %.

✅ Una tienda que venda diversos productos, entre el 30 y el 50 %.

✅ Páginas que combinen la venta de productos con un blog, entre el 40 y el 60 %.

Google Analytics, la herramienta perfecta

Google pone a disposición de cualquier usuario esta alternativa que analiza, en profundidad, cualquier página web. Entre los indicadores que utiliza para hacerlo destacan los siguientes.

? Número de visitas recibidas

Una cifra alta no es siempre sinónimo de éxito, ya que dependerá de si se ha logrado como resultado de una campaña de SEM o si proviene de páginas enlazadas con anterioridad. El posicionamiento natural se consigue con tráfico orgánico generado por el interés que despiertan nuestros contenidos.

? Páginas vistas

En relación con el concepto que se viene describiendo, Google también tiene en cuenta cuántas páginas se visitan en cada sesión. De esta cifra se realiza un promedio que nos permite conocer, con mayor exactitud, cuáles son las más visitadas para actuar en consecuencia.

? Promedio de tiempo de la sesión

Es otro de los indicadores más importantes. Una sesión que supere los cinco minutos se puede considerar como un éxito, pues significa que esa persona ha encontrado lo que estaba buscando y otras secciones de su interés.

? Porcentaje de rebote

Google suma a los indicadores anteriores, entre otros, el porcentaje correspondiente cuyo estudio nos permite saber:

✅ Si el contenido que generamos es de interés.

✅ Si la estructura de nuestra web es la correcta.

✅ Cómo es la experiencia de navegación del usuario.

✅ Si resulta fácil adquirir los productos o servicios a la venta.

Es importante que subrayemos que no todas las secciones de nuestra web van a tener la misma tasa de rebote. La home o la sección que habla sobre la empresa no van a ser tan visitadas como la encargada de vender nuestra oferta o la de atención al cliente.

De disponer de un blog, es también aconsejable que tengamos en cuenta la temática del mismo y si los contenidos que ofrecemos pueden convertirse en una fuente de consulta a la altura de las exigencias de los usuarios finales.

También es necesario hacer una distinción entre el porcentaje de rebote y el de salida. Este último es el que determina la cantidad de personas que abandonan nuestra web tras haber visitado al menos una sección de la misma.

Consejos para mejorar la tasa de rebote

Tras haber usado la herramienta arriba indicada y haber leído los informes que nos facilita, llega el momento de actuar. Los siguientes consejos son imprescindibles para mejorar los resultados de nuestra web.

La actualización del contenido

De tener un blog, es esencial actualizarlo continuamente, incluir enlaces a artículos más actuales y apostar por la curación de contenidos. De lo contrario, el buscador entenderá que nuestra web no se actualiza y la irá relegando, poco a poco, lo que afectará a su posicionamiento en las SERPs.

Debemos reseñar que el contenido que lleva años generando tráfico quizá sea el más adecuado para ser puesto al día de forma periódica. Igualmente, los cambios en los contenidos han de incluir nuevos enlaces y las últimas novedades sobre la temática desarrollada.

? Mejora del diseño

En ocasiones, no entendemos por qué nuestros contenidos no llegan a nuestros clientes potenciales o por qué la tasa de rebote no para de bajar. Es imprescindible ir cambiando el diseño de la página hasta encontrar uno que facilite su lectura y la consulta de todos sus apartados.

Igualmente, cada texto ha de estar bien estructurado, contener palabras resaltadas y posibles enlaces a otros artículos de calidad. En lo que respecta a los catálogos comerciales, cada producto debería incluir una ficha descriptiva completa y las opiniones de clientes anteriores para facilitar la conversión.

? La página de inicio es solo una tarjeta de presentación

Es habitual encontrar en la página de inicio un pequeño avance de todo lo que ofrecemos, pero tanta información puede provocar el efecto contrario al que buscamos. Lo más adecuado es usarla para presentar, por poner algún ejemplo, tres de los últimos productos llegados al comercio o el extracto de los tres últimos contenidos.

Apostar por colgarlo todo en la primera página es contraproducente y acorta, sensiblemente, el tiempo de estancia en la página.

? El correcto uso de los enlaces externos

Su inclusión en nuestra web es siempre bien valorada por los buscadores, pero hay que aclarar que debemos configurarlos para que se abran en una nueva pestaña. De hacerlo en la misma página, el buscador entenderá que esa persona ha abandonado la web afectando así a la tasa de rebote, aunque la persona decida volver a nuestra web tras leer la información de su interés.

? Los imprescindibles enlaces internos

Si nuestro objetivo es aumentar el tiempo de estancia de una persona en nuestra web, en cada contenido debemos añadir enlaces a otros artículosrelacionados con la temática correspondiente. Es mejor enlazar a los artículos más leídos para conseguir que el lector nos considere como una fuente de consulta de prestigio.

? El control de los comentarios

Si en muy poco tiempo observamos que alguna entrada consigue miles de visitas y genera cientos de comentarios, es adecuado revisar lo que está sucediendo. En ocasiones, ambas circunstancias son sinónimo de spam, uno de los aspectos más castigados por los buscadores que no tardarán en calificar a nuestra web como insegura, con las consecuencias que esta decisión nos puede acarrear. Se recomienda realizar algún control de seguridad de forma semanal.

? Analizar el tráfico

No podemos caer en el error de pensar que una cifra elevada de tráfico significa que nuestra web es exitosa. Es importante analizar la procedencia de cada visita y, sobre todo, si nos enlazan páginas de cierto prestigio relacionadas con nuestro sector. Es importante, por lo tanto, determinar las características de las fuentes de tráfico y mejorar las palabras clave todo lo posible para conseguir los objetivos arriba mencionados.

? El uso de plugins o extensiones

De trabajar en WordPress, debemos repasar el inmenso catálogo de extensiones diseñadas para mejorar la tasa de rebote. Algunos ejemplos son Simple Reach Slide (incluye un artículo relacionado para que el lector siga leyendo sobre el tema de su interés) y SEO Smart Links (crea enlaces a otros contenidos propios de forma automática).

Las extensiones en los navegadores también pueden ayudarnos a conocer los posibles errores y a aprender de las estrategias de la competencia. Igualmente, ayudan a conocer cuáles son las palabras clave más adecuadas entre otros aspectos ya expuestos.

Así, el porcentaje de rebote puede mejorar progresivamente y comenzar a convertir nuestra web en una fuente de ingresos o de tráfico de alta calidad.

Leave A Comment